En directo
    Tecnología
    URL corto
    Por
    0 142
    Síguenos en

    El coche eléctrico es el futuro de la industria automovilística. La gran apuesta de muchos fabricantes que se encuentra con un gran inconveniente en España: falta de cargadores. Easycharger, Iberdrola, Endesa o Tesla son algunas de las empresas que operan en el país, tanto en carretera como en suelo urbano.

    El vehículo eléctrico se ha convertido en un actor más en las calles españolas. Cada vez es más habitual ver este tipo de autos sobre el asfalto, aunque, en proporción, todavía son muchos menos que los coches a gasolina y gasoil. Y es que, en España, el automóvil eléctrico solo supone un 1% de la cuota del mercado automovilístico.

    No obstante, su crecimiento año tras año lo sitúan en un punto clave dentro del sector. En 2019, según datos de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (ANFAC), en el país se vendieron 12.293 coches eléctricos, un 50% más que en 2018. Además, instituciones como la Unión Europea o el Gobierno de España legislan a favor de esta clase de vehículos. Las leyes de reducción de emisiones europeas impulsan su compra, lo mismo que los incentivos otorgados por el ejecutivo español. Y es que, por el simple hecho de adquirir uno de estos, el Estado otorga una ayuda de 4.000 euros, 5.500 si se pide a través del Plan Moves II, dedicado a impulsar una conducción más sostenible. Si se trata de un auto de gasolina, esta es de 800 euros.

    Sin embargo, el éxito del coche eléctrico en España encuentra un freno en el propio sistema de recarga español.

    "Sin duda, la infraestructura española actualmente es muy insuficiente. El coche eléctrico es el futuro y si queremos que funcione haya que tener una buena red de recarga a nivel nacional", remarca a 'Sputnik Mundo' Marta González, responsable de Marketing de la empresa Easycharger.

    Actualmente, en España, hay 7.607 puntos según ANFAC, pero la intención es que esta cifra crezca. En concreto, el Gobierno Central pretende llegar a los 50.000 antes de acabar 2023. Por su parte, las comunidades autónomas podrán utilizar hasta un 50% del total del Plan Moves II para la instalación de puntos de recarga.

    ¿Qué sistemas de recarga existen en España?

    La escasa infraestructura existente en el país es administrada y cuidada por una serie de empresas. Entre estas, se encuentra Easycharger.

    Ubicada en Palencia, esta compañía se dedica íntegramente al 'llenado' de vehículos eléctricos. Trabajan en la gestión, instalación y explotación de los puntos. Además, cuentan con un software para la gestión de las recargas y colaboran con el fabricante de automóviles Nissan y la petrolera Galp. Actualmente, la corporación palentina tiene más de una decena de puntos de recarga distribuidos por gran parte de la geografía del país. "Tenemos 17 puntos de recarga en toda España, de los cuales 10 son de recarga rápida y, en breves, empezaremos a montar ultrarrápidas. Estamos en pleno crecimiento y nuestra intención es llegar a montar mínimo 100 cargadores solo en carretera", comenta González.

    Este es uno de los sistemas españoles existentes, pero no el único. Junto a Easycharger, operan grandes multinacionales. Es el caso de Endesa, que pretende cerrar 2020 con 2.000 cargadores públicos, los cuales se instalarán en las principales carreteras y poblaciones de más de 35.000 habitantes. Según afirman desde la eléctrica, esto ofrecerá cobertura eléctrica al 75% de la población española.

    También tienen sus propios puntos Repsol e Iberdrola. La petrolera es propietaria de la red de carga IBIL, que cuenta con 1.700 cargadores eléctricos, aunque solo 230 son públicos. Por su parte, Iberdrola maneja 5.000 lugares de recarga rápida y tiene el objetivo de alcanzar los 150.000 en cinco años. De los enchufes actuales, 400 están en carretera o autovía. Para González, es básico que en España haya un mayor número de enchufes a la vera de las vías .

    "Se necesitan muchos puntos en carretera. Es más, son los que más urgen. Es cierto que cada vez hay más en ciudad, en supermercados, centros comerciales…Sin embargo, en trayectos urbanos, es más complicado que te quedes sin batería. En carretera, por el contrario, se hacen más kilómetros y es más fácil que te quedes sin carga. Importante es que ean de recarga rápida. Que el coche tarde lo que tardes tú en tomarte un café".

    Junto a las citadas, Tesla, una de las puntas de lanza del coche eléctrico, ofrece 30 cargadores para sus modelos en las principales carreteras de España. Mientras, Ionity, casi recién llegada al país, da servicio con sus tres estaciones de carga a los vehículos de Audi, Volkswagen, Porsche, BMW, Mercedes-Benz, Ford, Hyundai y Kia. También cuenta con instalaciones en suelo español, la portuguesa EDP, con 150 puntos de carga.

    En suelo urbano, los gobiernos de Madrid y Barcelona han implantado su propio sistema de 'llenado' de las baterías de automóviles eléctricos. La capital española recurre a Electro-EMT, parte de la corporación municipal de transportes de Madrid y que ofrece puestos de carga en los aparcamientos de Colón, Recuerdo, Jacinto Benavente y Marqués de Salamanca. En la ciudad condal, Endolla, perteneciente al Ayuntamiento, tiene casi un centenar de enchufes distribuidos por las calles y estacionamientos municipales, tanto para coche como para moto.

    El vehículo eléctrico es el futuro. Sin embargo, para que deje de sonar a un tiempo lejano y lo haga a presente, los sistemas de recarga tienen que crecer a su lado.

    "Probablemente, estos son el talón de Aquiles del coche eléctrico. Cuando coges un coche de gasolina o gasoil no tienes miedo a quedarte tirado, porque sabes que en algún momento verás una gasolinera. Con el coche eléctrico hay que intentar conseguir lo mismo", sentencia González.
    Etiquetas:
    problemas, Repsol, Iberdrola, vehículos eléctricos
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook