En directo
    Tecnología
    URL corto
    1110
    Síguenos en

    Médicos alemanes desarrollan un nuevo sistema de monitoreo para reducir la mortalidad entre los ciudadanos mayores que se encuentran aislados en sus casas por el COVID-19.

    A los pacientes que han dado positivo del COVID-19, pero tienen una forma leve de la enfermedad, se les recomienda quedarse aislados en casa y buscar ayuda médica solamente si su condición se empeora. Sin embargo, lo que parece una medida perfectamente razonable para evitar la sobrecarga de los hospitales, puede convertirse en un gran problema si los pacientes no pueden monitorear su condición o evaluarla correctamente. Los pacientes mayores, por ejemplo, a menudo evalúan erróneamente su condición. 

    En una entrevista con Sputnik, el cardiólogo alemán Georg Schmidt puso de relieve que entre los enfermos del COVID-19 de edad avanzada en Italia, por ejemplo, se observó que frecuentemente aplazaban al máximo la ida al hospital y, cuando su situación empeoraba por la noche, esperaban hasta la mañana siguiente para buscar ayuda médica. De acuerdo con el médico, a menudo estas personas mayores ingresaban en las clínicas cuando ya era "demasiado tarde", en malas condiciones y con pocas posibilidades de salvación.

    Schmidt, además de cardiólogo, es el líder de un grupo de trabajo de procesamiento de señales biológicas en la clínica Rechts an der Isar de la Universidad Técnica de Múnich. Desde hace cerca de 20 años participa en estudios dedicados a la evaluación remota de la condición de pacientes con problemas cardíacos, una tecnología que podría ser muy útil durante la actual pandemia del COVID-19. Ahora, la clínica donde trabaja, en conjunto con el departamento de salud de la ciudad, planea realizar un estudio para monitorear el estado de los pacientes en cuarentena a través de medicina sensorial y remota.

    Un sensor tomará el control

    La propuesta es utilizar un dispositivo que se ajusta al oído para  evitar un deterioro crítico de la salud del paciente. A cada 15 minutos, el aparato realiza una evaluación de las funciones vitales del cuerpo, en particular, la temperatura corporal, el pulso, la frecuencia respiratoria y la saturación de oxígeno de la sangre. Otro parámetro monitoreado es el llamado Polyscore, que se mide cuatro veces al día y registra los "mecanismos reguladores internos del organismo" o, más simplemente, "la reserva del organismo en la lucha contra la enfermedad".

    Por lo tanto, según Schmidt, todos los datos que un médico necesita conocer para tomar una decisión se pueden obtener sin que el paciente necesite salir de su casa. El cardiólogo explica que no son necesarios "cambios grandiosos en la infraestructura" del hogar para se utilizar el sistema, lo único que se necesita es llevar el aparato de monitoreo continuo a la casa del paciente. El sensor transmite datos a través de un dispositivo bluetooth a un transmisor, que, a su vez, los transmite por teléfono a un servidor del hospital.

    "Establecimos un centro especial para monitoreo remoto de coronavirus en la Universidad Técnica. Allí trabajan cuatro equipos que monitorean los datos las 24 horas del día, los siete días de la semana. Por supuesto, no dejamos al paciente a merced de la máquina; nuestros empleados pueden ver la señal en la pantalla en cualquier momento", explicó Schmidt.

    La alerta en rojo llama a una ambulancia

    La interpretación de los datos es bastante simple: el estado general del paciente es representado con los tres colores del semáforo.

    "Con una luz roja, una ambulancia va inmediatamente [a la casa del enfermo] porque tenemos los parámetros digitales que un médico necesita para tomar una decisión como esta", explicó Schmidt. 

    Según el cardiólogo, si se enciende una luz amarilla, el médico encargado debe llamar al paciente, averiguar cómo se siente y, si es necesario, programar un examen. Si la luz se mantiene verde, se informa al paciente por teléfono que es probable que su estado sea bueno, pero de todas las maneras le preguntan cómo se siente.

    "Podemos detectar a tiempo el deterioro de la situación y, así, el paciente será llevado a la clínica en condiciones más o menos aceptables. Existen datos claros que indican que la condición del paciente con coronavirus ha alcanzado la segunda fase, la fase de exacerbación, y que el paciente definitivamente debe ser llevado al hospital", agregó el médico.

    De acuerdo con Schmidt, el objetivo principal de la nueva tecnología es reducir la mortalidad entre los pacientes mayores en un 30% en comparación con los pacientes en cuarentena sin dicha observación. 

    A principio, a lo largo de dos meses, participarán del estudio 1.200 personas que cumplen con tres criterios: son mayores de 60 años, dieron positivo del SARS-CoV-2 y cumplen la cuarentena domiciliaria. Así, se pondrán a prueba por primera vez a gran escala las posibilidades de la llamada telemedicina. 

    Según Schmidt, el sistema está indicado también para las personas que necesitan consultar con médicos por otras razones, pero evitan ir a clínicas y hospitales por miedo de contagiarse. Gracias a la medicina remota, es posible recibir información importante sobre el estado de salud del paciente y hablar con él a distancia. Si los indicadores están en orden, entonces el paciente, según Schmidt, tendrá sensación de seguridad, si surgen problemas, el paciente puede ser llevado urgentemente a una clínica.

    Schmidt pone de relieve que el sistema es completamente seguro desde el punto de vista de la seguridad de los datos de los pacientes. Según el médico, "los datos son anonimizados y el servidor está ubicado en un lugar seguro".

    Etiquetas:
    pandemia de coronavirus, coronavirus, COVID-19, Alemania
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook