14:01 GMT23 Septiembre 2020
En directo
    Tecnología
    URL corto
    0 192
    Síguenos en

    En 1973 estalló la crisis del petróleo a raíz de la decisión de los países árabes exportadores de petróleo de no suministrar hidrocarburos a los países que habían apoyado a Israel durante la guerra de Yom Kipur. EEUU estaba en la lista junto con otros países occidentales. 

    La escasez de petróleo llevó al racionamiento de gasolina y generó un gran interés en los vehículos eléctricos en un intento de reducir la dependencia estadounidense de los combustibles fósiles. 

    El Departamento de Energía de EEUU inició varios programas de vehículos eléctricos para estimular el desarrollo. Se alentó a los usuarios a utilizar tantos autos eléctricos como fuera posible.

    Una de estas empresas era la Asociación de los Vehículos Eléctricos (EVA, por sus siglas en inglés) que se dedicó a convertir automóviles nafteros en eléctricos. Produjo varios modelos, incluyendo algunas pick ups, un Ford Mustang, un Ford Fairmont y un Renault 12. 

    Del Renault 12 al EVA Metro 

    El Renault 12 fue un exitoso modelo a nivel mundial. Se lanzó en 1969 y siguió vendiéndose en Europa hasta 1983. En Argentina permaneció hasta 1994, en Turquía hasta 1999.

    Al convertirse en un vehículo eléctrico pasó a llamarse EVA Metro. Promocionado como un sedán eléctrico de lujo, contaba con 16 o 19 baterías de plomo ácido de 6 voltios, que permitían conseguir una autonomía de entre 65 km y 100 km por carga.

    El sistema eléctrico aumentó su peso en unos 500 kg respecto al Renault 12 original hasta 1.429 kilos. La vida útil de las baterías estaba estimada en alrededor de 45.000 km y se podían cargar en apenas seis horas conectado a una toma de corriente de 220 voltios.

    El motor eléctrico tenía 13 caballos de fuerza y aceleraba de 0 a 50 km/h en 12 segundos. La velocidad máxima del vehículo era 90 km/h. 

    Las pruebas de la NASA y el uso posterior 

    El nuevo EVA Metro fue probado por la NASA en 1975 y 1976. Entonces la agencia espacial ejercía los tests de los modelos eléctricos bajo el Programa ERDA (Electric and Hybrid Highway Vehicle Systems Program) con el fin de sacar conclusiones sobre su viabilidad comercial. 

    Durante las pruebas se analizaron las velocidades crucero, capacidad de aceleración y frenado, el consumo y ahorro de energía entre otros aspectos. Primero realizaron la prueba de un vehículo nuevo, después con 1.524 km de uso. 

    Sin embargo, en ambos casos se detectaron problemas en el apartado mecánico.

    Los vehículos se vendieron a clientes particulares y a empresas. Uno de ellos apareció en el desfile de la inauguración presidencial de Jimmy Carter en 1977. Hasta ahora se conocieron dos ejemplares sobrevivientes, uno en Canadá y otro en EEUU.

    No obstante, un aficionado estadounidense de EEUU creador de la página de Facebook Renault 12 USA encontró una de las siete unidades usadas en las pruebas de la NASA. Según él, el EVA Metro estaba en el estado de Georgia, tiene 18.000 kilómetros, y habría funcionado hasta unos meses antes de venderse, cuando se agotaron las baterías. 

    1 / 5
    El EVA Metro hecho de un Renault 12

    Actualmente la unidad está bajo un proceso de restauración. Según la página de Facebook, recibirá un pack de baterías de litio modernas para que pueda volver a funcionar.

    Etiquetas:
    coche eléctrico, retro, automóviles, NASA, Renault
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook