En directo
    Tecnología
    URL corto
    0 31
    Síguenos en

    Los usuarios de 'smartphones' empiezan a temer gastarse unos 1.380 dólares en un terminal que se raya con una facilidad sorprendente. La compañía conoce la delicadeza de su producto, incluso ha incluido una lámina protectora, y por ello aconseja expresamente cuidar la superficie, pero no da garantías en caso de rayaduras.

    A poco más de una semana de la tan esperada presentación de su segundo smartphone plegable, el Samsung Galaxy Z Flip parece decepcionar a algunos consumidores, que se quejan de que la calidad de la pantalla no se corresponde con lo prometido.

    La gran baza de este nuevo modelo, que la firma surcoreana ha presentado como mejora de su predecesor plegable Galaxy Fold o de su competidor Motorola Razr, es que la pantalla es de un cristal extremadamente fino. Este material, perfeccionado para poder plegarse, prometía una calidad y una resistencia superiores que por ahora no se están viendo.

    Esta es la conclusión que podemos sacar al ver vídeos como el del popular usuario de YouTube JerryRigEverything, conocido por someter a diferentes dispositivos a pruebas de rayado y resistencia.

    Como podemos comprobar, el panel del móvil es susceptible a muescas incluso haciendo presión con la uña. Tratándose de cristal, llama la atención que esto ocurra del mismo modo que en el modelo anterior.

    En teoría, lo que sucede es que el Galaxy Z Flip cuenta con una capa de plástico adicional sobre el cristal para una mayor protección. Por tanto, la superficie afectada por las rayaduras que se pueden apreciar en el vídeo sería ese plástico complementario, y no la propia pantalla.                                                

    Cabe destacar que la propia compañía incluye pautas expresas a seguir para evitar rayar el teléfono: no "presionar la pantalla con un objeto duro o afilado, como un bolígrafo o la uña", advirtiendo de que hacerlo "podría resultar en rayones u orificios". Es decir, la lámina de plástico adicional no soluciona el problema.

    Ante esto, Samsung ofrece un único cambio de pantalla durante el primer año por 119 dólares (109 euros), servicio que posteriormente ascendería a 499 dólares (461 euros). No obstante, esto solo es aplicable para averías que impidan el normal funcionamiento del teléfono, por lo que no cubre rayones superficiales.

    El gigante tecnológico, ante la alerta que se ha generado, ha informado incluso de que se está planteando incluir una doble protección para atajar los problemas que se están detectando, pero parece que esta tampoco será muy efectiva.

    Etiquetas:
    Samsung, pantalla, telefonía celular, telefonía móvil
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook