En directo
    Tecnología
    URL corto
    2112
    Síguenos en

    La realidad supera a la ficción cuando se trata de la familia Escobar. La industria de los 'smartphones' es la nueva baza de los colombianos y sus modelos plegables, aunque no son precisamente originales, ya están a la venta. Veremos si finalmente llegan a las manos de los consumidores.

    Desarrollar un smartphone nunca es una tarea fácil, y menos si no se es especialista en la materia. Pero siempre está el truco del rebranding, que para empezar no viene nada mal.

    Consiste en encargar una línea de modelos regulares y ponerles una marca propia para su posterior internacionalización. Así han empezado muchas marcas y también, lo creas o no, el hermano de Pablo Escobar. Roberto Escobar se ha catapultado a lo más alto de la industria móvil con su smartphone plegable.

    Cabe explicar que el modelo ha sido prácticamente copiado a Samsung. Bajo la firma Escobar Inc., primero lanzaron el Escobar Fold 1, el primer teléfono plegable de la compañía, para luego traer lo que no es más que una reproducción del Samsung Galaxy Fold a modo de evolución del primer modelo: el Escobar Fold 2.

    Cinco cámaras, pantalla Dynamic AMOLED plegable de 7,3 pulgadas, batería de 4.380 mAh… Todo idéntico al modelo original de su rival. Eso sí: el precio es más atractivo que el de Samsung. El teléfono ya ha salido a la venta y vale 399 dólares (361 euros), según ha informado el sitio oficial de la empresa.

    Realmente no hay garantía de que el teléfono vaya a llegar al comprador una vez realizado el pago. Escobar Inc. asegura que su tienda, operada desde Suecia, ya está preparada para distribuir la versión de 128 GB, pero cuando uno trata con narcos, nunca sabe qué puede esperar.

    Llegados a este punto, surge una duda: ¿realmente estarán los consumidores dispuestos a pagar por un teléfono que lleva el apellido del narcotraficante? Está claro que la elección de un nombre tan llamativo para la compañía atiende a fines comerciales, pero la turbia historia que lo rodea quizá le juegue alguna mala pasada.

    Todo este proyecto está siendo objeto de críticas por su cuestionable moralidad. ¿Es lícito aprovechar el nombre de una figura que tanto daño ha hecho? ¿Hasta qué punto es aceptable que la marca y su móvil utilicen imágenes de Pablo Escobar para vender el producto? Que cada uno saque sus conclusiones.

    Etiquetas:
    Suecia, Colombia, móvil, narcotraficantes
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook