En directo
    Tecnología
    URL corto
    0 315
    Síguenos en

    Hoan Ton-That, un informático australiano de origen vietnamita, ha desarrollado una aplicación de reconocimiento facial capaz de identificar a cualquier persona con solo una foto de su rostro. Su empresa Clearview AI podría cambiar nuestro concepto de privacidad, dejando al mundo entero al descubierto.

    La aplicación funciona así: el usuario sube una foto de alguien y recibe acceso a decenas de fotos públicas de esta persona con enlaces a los sitios web de origen, como Facebook y YouTube, para que pueda ser identificada fácilmente. Su base de datos consta de unas 3.000 millones de imágenes.

    Esta tecnología ha "ayudado a las fuerzas del orden a localizar a cientos de delincuentes, incluidos pedófilos, terroristas y traficantes sexuales", destaca la propia Clearview AI. Sin embargo, plantea cuestiones sobre la privacidad y el uso responsable de sus posibilidades.

    Más de 600 agencias de seguridad han comenzado a utilizar Clearview en el último año, afirman desde la propia empresa. También ha licenciado el uso de la aplicación a algunas organizaciones privadas de seguridad.

    "Las posibilidades de convertirla en una arma son infinitas. Imagínense a un agente de la ley deshonesto que quiere acechar a posibles parejas románticas o a un Gobierno extranjero que la usa para revelar secretos sobre las personas para chantajearla o meterla en la cárcel", advierte Eric Goldman, codirector del Instituto de Derecho de Alta Tecnología de la Universidad de Santa Clara, citado por The New York Times.

    Esta tecnología tampoco es precisa. Por ejemplo, se desconoce con qué frecuencia la persona en la imagen cargada coincide con la de la base de datos. El especialista advierte que Clearview muestra una tendencia a proveer falsas coincidencias para ciertos grupos sociales, como las personas de razas diferentes a la europea.

    El creador de Clearview, Hoan Ton-That, afirma que es muy poco probable que difunda la aplicación entre el público general.

    "Siempre habrá una comunidad de gente mala que hará un mal uso de ella".

    Hasta ahora, las empresas tecnológicas capaces de lanzar una herramienta de este tipo se han abstenido de hacerlo. En el 2011, el entonces presidente de Google, Eric Schmidt, declaró que el reconocimiento facial era la única tecnología que la empresa no quería introducir ya que podría ser utilizada "de manera mala". Algunas de las grandes ciudades, incluyendo San Francisco, han prohibido a la Policía el uso de esta tecnología.

    Clearview no es el primer startup de Ton-That, pero es el primero que ha funcionado. En el 2009, el empresario creó un sitio web que permitía a las personas compartir enlaces a vídeos con todos los contactos de sus aplicaciones de mensajerías instantáneas, pero fue tachado de estafador por recopilar las contraseñas de sus usuarios. En el 2015, creó una aplicación que añadía el peinado distintivo de Trump a las fotos de los usuarios y un programa para compartir fotos. No obstante, hasta ahora Clearview es su primer y mayor éxito.

    Etiquetas:
    ciberseguridad
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook