En directo
    Tecnología
    URL corto
    0 63
    Síguenos en

    La multinacional japonesa ha confiado en Joby Aviation para realizar su apuesta por el transporte aéreo. El resultado podría ser que dentro de unos años nos transportemos cómodamente en drones gigantes que sobrevuelen nuestras ciudades. Ahora queda ver si al tándem no se le adelanta ninguna otra empresa.

    Toyota ha decidido colaborar en un ambicioso proyecto con Joby Aviation, una de las pocas compañías que se ha propuesto el complejo reto de producir taxis eléctricos que eviten atascos interminables a los habitantes de las grandes ciudades.

    Con 394 millones de dólares invertidos, Toyota Motor Corporation se ha vuelto el principal inversor de Joby, lo que la convierte en la empresa mejor fundada de todo el sector de productores de aviones eléctricos con capacidad de despegue y aterrizaje verticales (eVTOL). Esta iniciativa de Toyota es una de las muchas manifestaciones del interés que la marca tiene en tecnologías de transporte futurísticas, al igual que el proyecto de sistemas de vehículos autónomos que apoyó el año pasado y muchos otros.

    "Al aceptar el desafío del transporte aéreo junto con Joby", explicó el presidente y director ejecutivo de Toyota, Akio Toyoda, "aprovechamos el potencial de revolucionar el transporte y la vida del futuro".

    El mayor desafío para Joby será sin duda obtener la certificación de la Federal Aviation Authority de EEUU y de otras agencias regulatorias del mundo. Según Joby, este es un proceso de entre tres y cinco años que la empresa empezó formalmente en 2018.

    A pesar de las dificultades, Joby ya ha podido publicar una imagen del prototipo de su nave. Con un aspecto que recuerda a un dron a lo grande, cuenta con seis propulsores eléctricos y con una autonomía de 240 kilómetros. Tal y como informó la compañía, con estas características, es capaz de transportar a cuatro pasajeros y a un piloto a velocidades que alcanzan los 320 kilómetros por hora.

    Pero hay que decir que Toyota y Joby no son las únicas compañías que están trabajando para que el transporte aéreo sea una realidad en nuestro día a día. Y es que, como dice el refrán, el que no corre, vuela: la automotriz surcoreana Hyundai, de la mano de Uber Technologies Inc., ya ha anunciado sus planes de producir taxis aéreos, al igual que Airbus y que varias compañías más.

    Todos estos proyectos van cobrando vida en un sector que promete. Si bien aún queda mucho por hacer, en los últimos años se percibe un mayor apoyo por parte de la citada Federal Aviation Authority de EEUU, como por parte de la Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA).

    "El período que va de 2023 a 2025" será tiempo de pequeñas demostraciones de proyectos, comentó el experto que está a cargo de la sección de espacio aéreo y defensa de la firma privada Deloitte, Robin Lineberger. Sin embargo, 2035 se muestra como "una fecha práctica en la que habrá miles, que no cientos, de unidades de una flota operacional omnipresente, con un marco bien establecido para recibir la aprobación regulatoria".
    Etiquetas:
    Hyundai, Airbus, Uber, Toyota, vehículos eléctricos, taxis
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik