Widgets Magazine
01:34 GMT +321 Septiembre 2019
En directo
    Rompehielos nuclear Árktika de la serie LK-60Ya (imagen referencial)

    La flota de rompehielos nucleares, el 'arma' de Rusia para domar el Ártico

    © Sputnik / Baltiysky Zavod
    Tecnología
    URL corto
    Por
    1280
    Síguenos en

    El pasado 25 de mayo marcó un nuevo hito en la historia de la flota de rompehielos nucleares en Rusia. El barco 'polivalente' Ural, que asegurará la posición dominante del país euroasiático en la región del Ártico, fue botado en los Astilleros del Báltico.

    La construcción del innovador rompehielos forma parte de la estrategia de la Federación de Rusia de renovar su flota de rompehielos nucleares que heredó de la URSS y que envejecen rápidamente. En el marco de dicha estrategia Moscú prevé construir dos clases de embarcaciones: LK-60Ya y LK-110Ya.

    El recién botado Ural es el tercer rompehielos de la primera serie que ha tocado el agua. Otros dos, Arktika y Sibir, fueron botados en 2016 y 2017, respectivamente. La segunda serie brilla por el rompehielos Líder, que es la joya de la corona y, una vez construido, se convertirá en el más potente del mundo con 120 megavatios.

    La flota de rompehielos nucleares de Rusia siempre ha sido el pilar de su presencia en el Ártico.

    Este año la flota celebra su aniversario: hace 60 años entró en servicio Lenin, la primera embarcación de este tipo. Desde entonces, la URSS y luego Rusia estuvieron presentes permanentemente en la región del Ártico y en ningún momento cedieron su dominio en esta zona a otros países.

    Más: Ural, el nuevo rompehielos ruso sin análogos en el mundo (fotos)

    Potencia geopolítica

    "Como decía el almirante ruso Stepán Makarov, quien concibió la idea del primer rompehielos ruso, ningún país está interesado en los rompehielos más que nosotros. Si analizamos un mapa mundi, veremos que la mayoría de las costas de Rusia están bañadas por los mares del océano Ártico", declaró a Sputnik el capitán de rompehielos ruso Alexandr Bárinov.

    La posición geográfica de Rusia determina su interés en el uso de la flota de rompehielos. Este es crucial para que Rusia sea capaz de realizar actividades en el Ártico y otras regiones del norte, añade. Moscú no puede prescindir de los rompehielos en el Ártico. Según Bárinov, lo entendían incluso en la época de zares, cuando aparecieron los primeros barcos de este tipo.

    Infografía: Sibir, el mayor y más potente rompehielos nuclear del mundo

    Rusia es hoy el único país del planeta que posee una flota de rompehielos nucleares de pleno derecho. Otros países, como Canadá, disponen de rompehielos, pero estos son mucho más modestos y no gozan de propulsores nucleares. Todo esto da la impresión de que solo la Federación de Rusia de veras apuesta por su presencia en el Ártico.

    "El uso de los rompehielos depende del deseo de la nación de desarrollar la infraestructura en la región. Al parecer otros países simplemente no están interesados y prescinden de ello", indicó Bárinov.

    La construcción de nuevos rompehielos creará una situación geopolítica y geoeconómica totalmente nueva en la que Rusia podrá aumentar y asegurar su dominio en el Ártico.

    Sobre todo, esto tiene que ver con el uso de la Ruta Marítima del Norte, que conecta Europa con Asia y es un trayecto mucho más corto en comparación con sus análogos, como por ejemplo el que atraviesa el canal de Suez y bordea la costa sur de Asia.

    Te puede interesar: "La ruta marítima del Norte asesta un golpe contra lo más valioso que tiene EEUU"

    Además, la renovación de la flota de rompehielos rusa es crucial para la posibilidad de suministrar gas natural licuado de los yacimientos en Siberia a los mercados de Europa y Asia durante todo el año.

    La flota del futuro

    Crear una flota de rompehielos verdaderamente potente no es tarea fácil, pero es una iniciativa muy cara. El valor total del contrato de los tres primeros rompehielos de la clase LK-60Ya alcanza los 1.850 millones de dólares. Pero el alto precio corresponde a la alta calidad de las nuevas embarcaciones.

    "Los nuevos rompehielos están hechos de tipos de materiales innovadores. Están construidos con la experiencia acumulada durante muchos años. Además, los nuevos rompehielos son más potentes que las antiguas series y tienen mayor desplazamiento", dijo Bárinov.

    El máximo espesor de hielo que puede atravesar depende no solo de la potencia, sino también del desplazamiento de la nave —Ural, por ejemplo, tiene 33.540 toneladas—, prosiguió.

    Las hélices del rompehielos producen presión. Como consecuencia, la embarcación choca contra el hielo, lo aplasta y lo rompe con su peso. Los nuevos barcos estarán preparados para quebrar piezas de un espesor de tres metros, una de las ventajas principales de la nueva clase.

    Además, los tipos más antiguos tenían una vida útil de 25 años, mientras que la vida útil de la nueva serie de rompehielos alcanzará los 40 años.

    Otra ventaja es la reducción de la tripulación de 150 a 75 personas. Asimismo, el calado de las naves de la serie puede variar lo que le permite operar no solo en los mares, sino también en los ríos siberianos.

    No te lo pierdas: Inesperado encuentro con un enorme rompehielos en pleno Ártico ruso (fotos, vídeo)

    Asimismo, la nueva serie goza de dos nuevos reactores RITM-200 que difieren de los que se usaban en las series antiguas. De acuerdo con Bárinov, la tecnología del uso de la potencia atómica para la propulsión de rompehielos es segura gracias a la experiencia que se ha acumulado durante muchos años y porque en los rompehielos trabajan especialistas muy experimentados.

    "Hoy en día, las operaciones de los rompehielos nucleares ya se han convertido en algo ordinario. A mí, como persona que trabajó durante 37 años en diferentes rompehielos, no se me ocurre ningún riesgo aparejado al uso de rompehielos nucleares", dijo.

    Está previsto que en el futuro la flota de rompehielos nuclear contará con dos naves más de la clase LK-60Ya. Los rompehielos ya botados, Arktika, Sibir y Ural, entrarán en servicio en 2020, 2021 y 2022, respectivamente. Estos sustituirán a las embarcaciones más antiguas que están en servicio desde los tiempos de la URSS.

    Etiquetas:
    LK-60, Sibir, Árktika (rompehielos), Ruta Marítima del Norte, nuclear, flota, Ural, rompehielos
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik