Widgets Magazine
06:51 GMT +322 Septiembre 2019
En directo
    Un tren bala

    A toda velocidad: ¿a dónde van los trenes más rápidos del planeta? (fotos, vídeos)

    CC0 / Unsplash
    Tecnología
    URL corto
    0 110
    Síguenos en

    Los trenes de pasajeros de todo el mundo son cada vez más rápidos, más silenciosos y más cómodos. ¿Pero cuáles son los más famosos y los más rápidos? ¿Y su historia? El portal Popular Mechanics publica la lista de los trenes que han revolucionado las vías férreas de todo el mundo.

    Tipos de velocidad

    Según la Unión Internacional de Ferrocarriles, un tren de alta velocidad, tren rápido, tren bala o TAV es aquel que alcanza velocidades iguales o superiores a los 200 km/h. Una marca que ya se logró alcanzar a principios del siglo XX gracias a los trenes experimentales de la empresa Siemens & Halske de entonces.

    Fue en octubre de 1903. Y tres semanas fueron suficientes para que los vagones eléctricos de la empresa AEG alcanzasen los 210,2 km/h. Sin embargo, el primer ferrocarril de alta velocidad no apareció hasta 1964 a miles de kilómetros de Europa. La ruta japonesa Tokaido Shinkasen, de 515,4 kilómetros, se convirtió en la primera vía férrea de alta velocidad. El país asentó las bases del desarrollo de los TAV en otras muchas naciones hasta nuestros días.

    Japón y el Shinkansen

    El Shinkansen es, sin duda, el tren de alta velocidad más conocido del país asiático. El término se traduce como 'nueva línea ferrovial' y a menudo se refieren a él como 'tren bala'. Algunos de sus modelos —porque hay varios— superan los 300 km/h gracias a la forma achatada de su primer vagón y, en general, a su aerodinámica. Todo un símbolo del Shinkansen.

    El Shinkansen en la estación de Tokio
    © AP Photo / Shizuo Kambayashi
    El Shinkansen en la estación de Tokio

    La serie 0 del TAV japonés fue la primera que entró en funcionamiento. Lo hizo en 1964 y en la línea Tokaido Shinkansen. Alcanzaba en aquel entonces los 210 km/h, hasta que en 1986 los japoneses lograron que alcanzase los 220 km/h. El ancho de la vía de esa ruta era de 1.435 mm, es decir, un poco mayor que el del resto de la red ferroviaria japonesa —1.067 mm—. Así que por esa vía solo puede circular el TAV y ningún otro tren, por ejemplo, que permita transportar mercancías. Los primeros trenes de la serie estaban compuestos por 12 vagones y, a veces, por 16 —aunque estos eran minoría—. Al cabo del tiempo aparecieron modelos con cuatro y seis vagones.

    En 1982 entró en funcionamiento la serie 200 y, al cabo de tres años, la serie 100. Vale la pena mencionar que los modelos del Shinkansen que circulan al este de la capital japonesa llevan números impares y, los que circulan al oeste, números pares.

    Con el tiempo las series fueron modernizándose y alcanzando más velocidad —hasta los 275 km/h—. Durante estos años se fabricaron cerca de 20 series con diseños, formas, número de vagones y técnicas de construcción distintos.

    El 20 de mayo de 2019 Japón presentó el último de estos modelos: el Alfa-X. Alcanza los 360 km/h. Un récord para los shinkansen de pasajeros. La nariz del primer vagón es de 16 metros y, la del último, de 22. Como el tren no da la vuelta para recorrer el camino contrario y va marcha atrás, la nariz más larga permite reducir la resistencia contra los vientos del norte.

    Durante la década de 1960, Japón comenzó a experimentar con las posibilidades de la levitación magnética —de ahí el término 'maglev'— para reducir la acción de la gravedad sobre el cuerpo de sus trenes al desplazarse sobre las vías férreas por la acción de toda una serie de imanes repartidos a lo largo de las vías.

    Para 1972, Japón ya había fabricado cerca de 10 series distintas del Maglev. Una de ellas fue la L0, presentada al público en 2012. Durante unas pruebas en 2015, el L0 alcanzó los 603km/h. El récord hasta el momento. En 2020 se espera que el país presente una versión mejorada del L0.

    China y el Maglev de Shanghái

    El gigante asiático es hoy el país con la red de alta velocidad más larga del mundo: 29.000 kilómetros. El Maglev de Shanghái es el tren comercial de levitación magnética más veloz hasta la fecha. Alcanza los 431 km/h. Recorre 30 kilómetros en siete minutos y 20 segundos. Es el caso de la línea que conecta el metro de Longyang con el Aeropuerto Internacional de Shanghái-Pudong.

    El tren de levitación magnética (Maglev) de Shanghái
    El tren de levitación magnética (Maglev) de Shanghái

    El proyecto le costó a China más de 1.000 millones de dólares y su tren entró en funcionamiento en 2002. Pero hasta hoy la línea sigue siendo deficitaria y produce anualmente pérdidas de casi 93 millones de dólares.

    Francia y el Serie TGV

    A mediados del siglo XX Francia comenzó a construir sus trenes de alta velocidad TGV —'Train à Grande Vitesse'—. En un principio el plan era impulsarlos por turbina de gas, pero la idea resultó ser demasiado cara y los TGV acabaron siendo eléctricos. El prototipo recibió el nombre de Zébulon y su construcción se finalizó en 1974. Poco después comenzó la construcción de la LGV Sud-Est —'Ligne à Grande Vitesse'—, la primera línea de alta velocidad.

    Al principio, la velocidad del LGV era de 270 km/h y solo más tarde alcanzó los 300 km/h. Una de las generaciones del TGV fue lanzada en 2016: la Avelia Horizon. Entre sus novedades figura una mayor capacidad —hasta 740 pasajeros— y mejores servicios de comunicación a bordo. Además, es un 20% más eficiente. 

    España y el Talgo 350

    España fue el primer país de Europa en construir no una ruta, sino toda una red de alta velocidad que, al conectar las dos ciudades más importantes —Madrid y Barcelona—, consiguió que desplazarse por el territorio fuese increíblemente rápido. De hecho, la red de alta velocidad del país ocupa hoy el segundo puesto por longitud: 2.850km.

    El 'pato' de alta velocidad de Renfe
    El 'pato' de alta velocidad de Renfe

    El tren de alta velocidad de la serie 102 de Renfe —también denominado AVE o Talgo 350— conecta las dos ciudades y fue el fruto de la colaboración de la empresa española Talgo y la canadiense Bombardier. Por su morro achatado se le llama habitualmente 'pato', lo que permite reducir la resistencia al viento de cara.

    Te puede interesar: El famoso Transiberiano cumple 115 años

    Se comenzó a construir en 1994 y, aunque inicialmente el plan era que alcanzase los 350 km/h, al final alcanzó 330 debido a las limitaciones de sus motores. Pero 330 son suficientes para recorrer los 621 km que separan Madrid de Barcelona en unas 2 horas y 30 minutos sin paradas. La serie 102 del AVE comenzó a circular en 2007. En 2011, Talgo cerró un contrato con Arabia Saudí para encargarse de la construcción de un AVE hasta la Meca.

    Rusia y el Sapsán

    El Sapsán —halcón peregrino en ruso— conecta Moscú con San Petersburgo. Entre sus características cabe destacar el ancho del cuerpo de sus vagones —30 cm mayor que el estándar europeo—. En 2014 y con 20 vagones se convirtió en el tren de alta velocidad más largo del mundo. La tecnología del Sapsan le permite desplazarse sin problemas a —40ºC, un detalle importante en un país como Rusia.

    En 2006, la empresa ferroviaria estatal rusa, RZhD, firmó un contrato con la alemana Siemens por la venta a Rusia de ocho trenes de alta velocidad basados en el Velaro alemán. En 2009 se pusieron en servicio. Técnicamente y con la infraestructura correcta, el Sapsán puede alcanzar los 322 km/h —igual que el halcón peregrino—, pero por ahora alcanza los 250 km/h.

    Te puede interesar: El 'Rusia imperial' con una estrella roja: el tren que surca las enigmáticas tierras siberianas

    Etiquetas:
    velocidad, tren, Sapsán, Japón, España, China, Francia, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik