En directo
    Si observamos el T-38 que va detrás, veremos que los amortiguadores de fuselaje coinciden en una curva

    La NASA fotografía por primera vez las ondas de choque de dos aviones supersónicos

    CC BY-SA 3.0 IGO / NASA
    Tecnología
    URL corto
    0 31

    La NASA ha publicado imágenes de alta calidad de las ondas de choque que producen dos jets supersónicos justo en el momento de superar la velocidad del sonido. Se trata de la primera vez que se logra fotografiar ese instante.

    Las imágenes se tomaron en California gracias al novísimo sistema de imágenes de alta velocidad y alta resolución de la NASA, el AirBOS. Para conseguir la histórica fotografía, un avión B-200 King Air de la agencia espacial estadounidense tuvo que volar a una altura de nueve kilómetros y usar el AirBOS sobre los dos aviones de entrenamiento T-38 de la Fuerza Aérea de EEUU que volaban a velocidad supersónica, explica la NASA en su página web.

    El efecto de las explosiones sónicas puede variar desde simples molestias hasta destrozos públicos.
    El efecto de las explosiones sónicas puede variar desde simples molestias hasta destrozos públicos.

    El novedoso sistema fotográfico tomó 1.400 fotogramas por segundo. El resultado son unas fotografías que capturan el aire comprimido frente a los jets a medida que superan la velocidad del sonido. La dinámica de vuelo hace que esas ondas de choque se superpongan unas a otras.

    "Los T-38 están volando a una distancia aproximada de nueve metros el uno del otro y el que está detrás sigue al de delante a unos tres metros por debajo. El flujo de las ondas de choque de ambos aviones se ve con una claridad excepcional y, por primera vez, también se ve la interacción de las ondas de choque en pleno vuelo", dice la NASA.

    El efecto de las explosiones sónicas puede variar desde simples molestias hasta destrozos públicos. Prueba de ello fue un vídeo publicado en 2012 en el que dos aviones de combate Mirage 2000 de la Fuerza Aérea Brasileña rompieron la barrera del sonido a baja altitud. La explosión sónica rompió los ventanales del edificio de la Corte Suprema de Brasilia.

    El objetivo final, señalan desde la NASA, es reducir ese 'boom' que se produce al romper esa barrera.
    El objetivo final, señalan desde la NASA, es reducir ese 'boom' que se produce al romper esa barrera.

    "Lo interesante es que, si observamos el T-38 que va detrás, veremos que estos amortiguadores [del fuselaje] coinciden en una curva", señala Neal Smith, ingeniero investigador de la NASA. "Eso se debe a que el T-38 de cola vuela en la estela del avión que va delante", añade.

    Estos datos ayudarán a la NASA a entender cómo interactúan las ondas y reducir las consecuencias de superar la velocidad del sonido en viajes comerciales.

    El concepto del X-59 de la NASA
    El concepto del X-59 de la NASA

    El objetivo final, señalan desde la NASA, es reducir ese 'boom' que se produce al romper esa barrera. Si se consigue, el novedoso avión X-59 QueSST (Quite Supersonic Technology) tendrá el camino allanado. Se espera que la nave esté lista para 2021 y que solo produzca un casi imperceptible estruendo cuando supere esa velocidad. Eso facilitaría desarrollar viajes supersónicos comerciales por tierra.

    Te puede interesar: "El futuro prometido": ¿se hará realidad el avión supersónico de pasajeros Concorde 2.0?

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik