05:34 GMT +317 Noviembre 2018
En directo
    Artificial intelligence

    Qué tan peligrosa será la era de la robótica para el mercado laboral

    CC0 / Pixabay
    Tecnología
    URL corto
    1132

    El auge de las tecnologías computacionales, incluidas las de la inteligencia artificial, causa preocupación desde hace tiempo en el mercado laboral. No obstante, es probable que cambie la demanda de nuevas profesiones: los empleos serán diferentes, argumenta la edición rusa de Forbes.

    La inteligencia artificial de hoy, aunque en constante desarrollo, está diseñada para sustituir a las profesiones rutinarias, es decir, las que no requieren de una alta cualificación.

    Y en cuanto a otras ramas de las tecnologías prominentes, como la realidad aumentada y la impresión 3D, todos ellas requerirán de especialistas, tal y como los requirió cualquier otra nueva profesión creada por el progreso tecnológico, afirma el colaborador de Forbes Borís Scherbakov.

    El autor destaca que según los pronósticos actuales, "los estudiantes de hoy van a dominar hasta 8-10 profesiones antes de cumplir los 38 años". Hay varias que suelen nombrarse en diferentes análisis con mayor frecuencia y ya existen hoy.

    Las profesiones del futuro

    Entre las profesiones que dominarán el futuro, Sherbakov enumera unas cinco que ya están en desarrollo y gozan de demanda:

    Los científicos de datos, o 'data-scientists'. Son especialistas que analizan enormes cantidades de datos para encontrar reglas internas y correlaciones ocultas. Son expertos en tecnologías informáticas que diseñan nuevos algoritmos de análisis y mejoran los sistemas de inteligencia artificial para que cumplan con nuevos tipos de tareas y hacer pronósticos más precisos.

    Expertos en medicina personalizada. Recopilan los datos sobre la salud de los pacientes para elaborar programas de tratamiento individuales. Hoy en día ya van surgiendo aparatos sofisticados para los pacientes, como el sensor de la pureza del aire y monitores cardíacos conectados a la red, y en el futuro se espera que sea posible imprimir en 3D fármacos personalizados que tomen en consideración la fisiología del paciente.

    Diseñadores de los modelos digitales de edificios. La evolución de los arquitectos y de los ingenieros va rumbo a la digitalización de los modelos de los edificios. Antes de empezar la construcción, los especialistas BIM (Building Information Modeling, en inglés) crean un modelo detallado del proyecto que toma en cuenta una variedad de parámetros, de la dureza al sistema energético. Cuando las impresoras 3D industriales avancen más, este modelo podría ser la base para la construcción automatizada.

    Especialistas en impresión 3D. El nivel de desarrollo de esta tecnología ya es suficiente hoy para dotarlos de trabajo en la ingeniería y la industria automotriz. Próximamente estos conocimientos van a 'filtrarse' en las ramas de consumo, como la joyería, los juguetes y muchos otros.

    Operadores de drones. Una profesión en auge que va saliendo del ámbito militar y fotográfico y está rumbo a la comercialización masiva. Los pilotos de drones pueden controlar los aparatos manualmente, programar sus trayectos o diseñar algoritmos que le permitan vuelos autónomos. Además, todo lo mismo se aplica a los drones terrestres o robots industriales.

    Habilidades para tener en cuenta

    Otro factor para considerar es que dado el ritmo del progreso tecnológico, muchas profesiones que serán demandadas en el futuro todavía ni siquiera existen. Así, hoy en día solo podemos imaginar qué va a requerirse para dominar las tecnologías emergentes, comenta el autor de Forbes.

    El académico de la Academia de Formación Rusa, Alexandr Asmólov, opina que los humanos mantendrán su liderazgo en cuanto a realizar varias tareas simultáneamente y a tener un enfoque creativo.

    Según Asmólov, a estas dos habilidades sumarán el arte de negociar y defender su opinión, así como la capacidad de pronosticar las tendencias y elaborar estrategias. En cuanto a las relaciones interpersonales, ya hoy se puede observar una cierta degradación de esta capacidad de los humanos, dada la prevalencia de la comunicación en línea.

    Además, una ventaja competitiva de los humanos será la aptitud comercial, sobre todo en cuanto a la creación de nuevos productos y servicios basados en las nuevas tecnologías. Con esto, según los expertos, las personas ambiciosas y talentosas se podrán destacar.

    Lo que es seguro que va a exigir el mercado laboral del futuro es la capacidad de evolucionar y adaptarse.

    Dentro del mismo empleo el modo de trabajar puede cambiar drásticamente en un plazo de 5 a 10 años, así que para no encontrarse al lado del progreso profesional y tecnológico, lo más importante es poder aprender más y mantenerse vigente, concluye el autor.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    alta tecnología, formación, desarrollo, inteligencia artificial, educación