11:01 GMT +316 Noviembre 2018
En directo
    Un vehículo de la Carrera Solar Atacama 2011

    Así es la carrera de autos solares más impresionante de América Latina (fotos)

    CC BY-SA 3.0 / Efim / Equipo Antakari
    Tecnología
    URL corto
    0 10

    Los autos eléctricos a energía solar probablemente se transformen en un futuro en una opción ecológica, eficiente y viable, que revolucionará la manera en la que nos desplazamos. Hoy en día, existen apasionantes competencias de estos vehículos. Sputnik te muestra cómo es la Carrera Solar Atacama, la más importante de su tipo en América Latina.

    En los próximos días, por las rutas del centro y norte de Chile se desplazarán unos 10 vehículos impulsados a partir de la energía obtenida del sol. A lo largo de 2.600 kilómetros, recorrerán zonas de radiación y temperaturas extremas, con altitudes de hasta 3.600 metros sobre el nivel del mar.  

    Se trata de la quinta edición de la Carrera Solar Atacama, que se llevará a cabo del 20 al 28 de octubre. Esta competencia, desarrollada por la organización 'La Ruta Solar', cuenta con el apoyo del Gobierno chileno y varios privados, que ven en el fomento de este tipo de vehículos una opción interesante y sustentable.

    Así lo explicó a Sputnik Daniel Gómez Gómez, presidente de la Asociación de Ingenieros Tecnológicos del Uruguay (AITU), quien participará como jurado de este particular certamen. Según dijo, hace más de dos décadas que se comenzaron a realizar desafíos de este tipo. Actualmente existe una confederación mundial que aglutina a las organizaciones de carreras solares, que lleva las clasificaciones de todo el planeta.

    "Es la quinta edición de la Carrera Solar Atacama, y la primera que se hace homologando toda la normativa de la organización mundial de carreras solares. Los equipos que compitan en esta instancia pueden sumar puntos si les interesara participar a nivel mundial de otros eventos", dijo el ingeniero uruguayo, especialista en energías renovables no convencionales.

    En momentos en los que grandes ciudades del mundo se plantean impulsar la movilidad eléctrica para paliar la contaminación, los vehículos solares son una opción ideal. Así como los coches eléctricos convencionales, no funcionan con energía fósil y no tienen emisiones de dióxido de carbono y otros gases.

    "Si le agregamos a eso el tema de la energía solar y hablamos de autos eléctricos solares, lo que estamos haciendo a su vez es optimizar el proceso. La energía solar fotovoltaica que se transforma en electricidad en el propio vehículo puede alimentar tanto el motor como las baterías", explicó Gómez.

    Esta característica le da a los vehículos eléctricos una enorme potencialidad: no dependen de una red eléctrica firme y no deben recargarse en una estación apta para ese propósito. En cambio, "directamente, mientras está circulando o cuando está estacionado" lo hace, gracias a paneles fotovoltaicos incorporados.

    Según el ingeniero, "es una cuestión de tiempo" antes de que estas soluciones alcancen una mayor escala. Puso como ejemplo la incorporación de energías renovables no convencionales, que hace unos años "parecía una utopía" y en cuestión de una década evolucionaron la matriz energética de varios países.

    Carreras como la Atacama son oportunidades óptimas para demostrar estas características: hay prototipos que participarán en la carrera que han alcanzado velocidades de hasta 120 kilómetros por hora y una autonomía de entre 300 y 400 kilómetros, algo que permite que el coche se desplace incluso en días nublados o a la noche.

    De acuerdo con los expertos, la Carrera Solar Atacama es quizás la más extrema del mundo. El centro y norte de Chile están dentro de las zonas del mundo con mayor radiación solar, un punto que implica un reto enorme. De hecho, apuntó Gómez Gómez, implica "un desafío muy alto para los competidores internacionales más experimentados".

    Más información: El primer auto eléctrico en América del Sur

    "Normalmente se compite en lugares de buena radiación solar, pero no tan alta como aquí. Eso no deja de ser una limitante, aunque parezca paradójico. Cuanto mayor radiación se tiene, mayor temperatura se logra y empieza a bajar el rendimiento de las placas solares", resaltó el ingeniero.

    "Por lo tanto, podría llegar a darse que un vehículo que se comporta bien a cierta temperatura y niveles de radiación, cuando lo sometemos a valores más altos los rendimientos puedan llegar a bajar. Entonces es un desafío desde el punto de vista tecnológico o de desarrollo", agregó.

    A su vez, la geografía también tiene un peso importante, pues el trazado a lo largo de las montañas conlleva pendientes pronunciadas, que requieren un esfuerzo diferente de los vehículos con respecto a las carreras en sitios más planos.

    En esta oportunidad, se postularon 15 grupos de distintas universidades, aunque la convocatoria no estaba únicamente abierta abierta para estudiantes. Finalmente, habrá 10 equipos en competencia: ocho de Chile, uno de Bolivia y uno de Bélgica. El grupo de este último país es el tercero en la clasificación internacional.

    Hay dos grandes categorías de vehículos: están los puramente solares y también los híbridos, que además de la energía del astro rey se impulsan además a tracción humana. Luego, se subdividen de acuerdo a la cantidad de ocupantes del coche.

    Los vehículos puramente solares son los que recorrerán efectivamente los 2.600 kilómetros, y los prototipos no tienen una limitante en el presupuesto destinado a su desarrollo. En cambio, los híbridos sí. Deben concebirse con un monto de entre 3.500 y 4.500 dólares.

    Esta última categoría recorrerá tres tramos de aproximadamente 150 kilómetros, pues realizar todo el recorrido en tiempo y forma implicaría un esfuerzo físico considerable. Lo interesante, es que en las ciudades donde hagan etapas simularán el recorrido por las calles de las ciudades, con trayectos como ir de la casa al trabajo.

    "Lo interesante de eso que esos vehículos empiezan a ser mucho más rentables y viables que tener un vehículo para desplazarse una gran cantidad de kilómetros por la ruta", indicó el ingeniero Gómez Gómez, jurado en la categoría de híbridos.

    Todos los coches parten con un puntaje inicial común, de acuerdo a una 'pole position' realizada en base al desempeño en una instancia previa. No gana la carrera el equipo que llegue primero, sino el que menos puntos pierda.

    El puntaje se ve disminuido, por ejemplo, cada vez que el equipo decide remolcar el auto en una pendiente para no perder la energía almacenada, o en caso de que la potencia no alcance para sortear el obstáculo. También los que lleguen a la meta luego de una determinada hora esperable, se verán penalizados.

    Otros puntos que se evalúan son la aerodinámica, el diseño y la observación de las normas de seguridad en las rutas, particularmente en los adelantamientos. El reconocimiento del ganador no pasa por una recompensa económica, sino la obtención de un premio que certifica el desarrollo de una buena solución tecnológica.

    "Tal vez ese sea uno de los motivos por los cuales no hay firmas automotrices de primer nivel desde el punto de vista automotriz detrás de estas carreras, como por ejemplo lo hay si pensamos en la Fórmula 1. Pero en Fórmula 1, tal vez lo que se gana es un gran premio económico y no se muestra de qué forma se hizo ese desarrollo", consideró el presidente de la AITU.

    "En este caso justamente no hay un premio económico que tiente a los equipos a competir, sino el prestigio de que se sepa qué fue lo que desarrollaron, qué tecnologías y qué técnicas implementaron, para que después sean seguramente incorporadas a otro tipo de vehículos", concluyó.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    autos, automovilismo, carrera, transporte, ecología, Chile