22:42 GMT +321 Octubre 2018
En directo
    Taller de producción de la cápsula antisísmica K107 en México

    K107: el huevo de dinosaurio mexicano que te salvará de un terremoto (fotos y vídeos)

    © Foto : Cortesía de Reynaldo Vela
    Tecnología
    URL corto
    2191

    A casi un año del terremoto del 19 de septiembre, los mexicanos podrían tener la solución para la supervivencia ante la inminencia de un sismo: la cápsula K107. Sputnik dialogó con el ingeniero Reynaldo Vela, creador del invento capaz de resistir el derrumbe de un edificio y proveer de oxígeno, agua y comida al sobreviviente durante 30 días.

    La idea de una cápsula que detecta la actividad sísmica y proteja a las personas del derrumbe nació en México hace ya ocho años en la la Universidad Autónoma Metropolitana campus Azcapotzalco.

    "En principio ensayamos de forma virtual con más de 2.000 figuras geométricas y así determinamos el modelo de huevo, que es la forma de mayor resistencia en los hemisferios", dijo Vela a Sputnik.

    "A partir de ahí comenzamos a estudiar los distintos tipos de huevos hasta que con la ayuda de un paleontólogo acertamos con la forma del huevo de velociraptor que es totalmente simétrico y convexo en los polos. Esa fue la figura que mejor resistió y de ahí surgió la cápsula K107", agregó.

    Cápsula antisísmica diseñada en México
    © Foto : Cortesía de Reynaldo Vela
    Cápsula antisísmica diseñada en México

    Según destacó el ingeniero, otra ventaja de este modelo es que se le puede incrementar las dimensiones y continuará siendo simétrico, con la misma resistencia. Así diseñaron cápsulas de un metro de altura para los niños y de 2,10 metros para adultos.

    "Cabe uno perfectamente bien, cuando la empiezas a utilizar no es nada incómoda", aseguró Vela, quien recibió el Premio de Ingeniería de la Ciudad de México en 2009.

    La cápsula K107 está construida con material aeroespacial para aumentar su resistencia con una estructura conectada al sistema de alerta sísmico de donde recibe información  mediante un software que mantiene informado al sobreviviente sobre los pormenores del temblor.

    Además, en caso de que la persona quede atrapada o sepultada con la cápsula, podrá mantenerse con oxígeno, agua y comida durante 30 días, mientras se lleva a cabo el rescate por geolocalización rastreando el GPS del dispositivo.

    "Por eso para conformar el cascarón pensamos en materiales resistentes provenientes del petróleo o de la industria metalúrgica, y concluimos que los mejores materiales eran de la industria aeroespacial, pensamos en lo aviones cuyas narices resisten fuerzas de fricción de más de 800 kilómetros por hora", explicó Vela.

    El cascarón de la K107 está confeccionado con materiales compuestos y cada uno responde a fuerzas específicas como resistencia a la tensión, la compresión, lo cortante y a la flexión.

    "Así que tenemos un sandwich de materiales que nos permite garantizar o aumentar las probabilidades de supervivencia del tripulante ante cualquier impacto durante el colapso de un inmueble ya sea por un movimiento telúrico o un desastre natural", sostuvo.

    El equipo de Vela, compuesto por ingenieros, sismólogos, mecánicos, expertos en geofísica y hasta un físico nuclear coincide en que el Valle de México es susceptible a un terremoto mayor de nueve grados, tal como advirtió el ingeniero hace casi una década en en las aulas de la Universidad Autónoma Metropolitana.

    Funcionalidades de la cápsula antisísmica K 107 diseñada en México
    © Foto : Cortesía de Reynaldo Vela
    Funcionalidades de la cápsula antisísmica K 107 diseñada en México

    "Con esa idea comencé trabajar para aumentar las probabilidades de supervivencia ante ese futuro gran terremoto y fue así como surgió la K107", comentó el ingeniero.

    La cápsula se presentó en 2017 en la sede de la Agencia Espacial italiana por una invitación de Organización de Naciones Unidas (ONU). "Presentamos el invento en nombre de México  y allí tuvo una aceptación por parte de la ONU y también la presentamos en la agencia espacial italiana que quedó muy interesada en el GPS", dijo el inventor.

    Sin embargo, el objetivo primero es que esté al alcance de todos los habitantes del Valle de México y de todos los seres humanos que vivan en zonas de alto riesgo.

    El invento, de manera general, está pensado para proteger a las personas de una inundación, un Tsunami o un deslave. "Hablamos de un dispositivo que va a aumentar las probabilidades de supervivencia del tripulante", aseguró.

    Características generales de la cápsula antisísmica K107 diseñada en México
    © Foto : Cortesía de Reynaldo Vela
    Características generales de la cápsula antisísmica K107 diseñada en México

    "Además, estamos activando a nivel internacional un nuevo mercado que tiene que ver con protección civil, con los desastres naturales y con el cambio climático. Es una nueva actividad empresarial de emprendurismo que hacemos desde México para el mundo y con la tecnología al servicio de la vida, ese es nuestro slogan", indicó el ingeniero.

    El equipo ya cuenta con una marca, patente y un producto que tiene demanda en el mercado. A partir del sismo magnitud 7,1 que ocurrió el 19 de septiembre y mató a 389 personas, la demanda de la K107 se disparó en México, Estados Unidos, Canadá y Chile.

    Relacionado: Científicos advierten de un "gran terremoto" del Anillo de Fuego capaz de destruir California

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    Rascacielos de 200 metros en Caracas, inclinado tras un sismo
    Un sismo de 8,2 grados se produce en el Pacífico, entre Fiyi y Tonga
    Así es el inédito estudio de suelo de la Ciudad de México en zona afectada por el sismo
    Etiquetas:
    supervivencia, antisismos, cápsula, solución, ingeniería, huevos, dinosaurios, terremoto, América Latina, México