En directo
    Antonov An-225, el avión más grande del mundo (archivo)

    La cuna del sueño soviético: qué futuro le espera en Ucrania al avión más grande del mundo (vídeo)

    © Sputnik / Igor Kostin
    Tecnología
    URL corto
    Denis Lukyanov
    6371

    La entrega —de facto— de los derechos de producción del avión de transporte pesado soviético An-225 Mriya a China en agosto de 2016 subrayó la incapacidad de Ucrania de realizar proyectos aeronáuticos a gran escala. No obstante, al mismo tiempo, dicho trato brindó esperanzas de que se le pudiera dar una nueva vida al proyecto.

    Al día de hoy, el destino del proyecto An-225 es poco claro. El experto en la industria militar, Alexéi Leonkov, y el exjefe de la Oficina de Diseño Antonov, Dmitri Kiva, comentaron a Sputnik qué futuro puede tener la empresa y su obra maestra, el avión superpesado An-225 Mriya ('sueño', en ucraniano).

    Según Leonkov, Mriya es un avión excepcional diseñado para realizar tareas especiales.

    "No lo diseñaron para transportar cargas en su interior. Al contrario, su diseño preveía el transporte de cargas sobre él [como el caso del transbordador Buran]. Muy pocos conocen que la aeronave tiene esta restricción", aseveró el experto.

    "Si los chinos tratan de convertirlo en un avión para el transporte de cargas, caerán en la misma trampa que los ingenieros de la Oficina de Diseño Antonov cuando intentaron reanudar su producción", explicó.

    El entrevistado puso de relieve que el hecho de que Kiev entregara la documentación a los chinos puede servir para un bien mayor porque de esta manera el proyecto An-225 "evitará su muerte". Al mismo tiempo, el especialista apuntó que es muy probable que los chinos no logren crear una versión de An-225 para transporte de cargas.

    Te puede interesar: "Nadie se lo agradeció": ¿cómo Kiev aprovechó la venta de sus secretos militares a Pyongyang?

    El uso de avión para transporte de cargas pesadas y de grandes tamaños sí es posible, pero primero hay que evaluar si es justificado desde el punto de vista técnico y económico, indicó Kiva a Sputnik.

    "Habrá que analizar qué ventajas económicas tendría y compararlo con otros aviones en el mercado. No debe haber especulaciones, sino un análisis muy serio", puntualizó.

    El ingeniero también confirmó que es posible reanudar el uso del An-225 Mriya para el lanzamiento de sistemas de lanzamiento espacial reutilizables, como el del proyecto Buran. Cabe señalar que Mriya fue creado en la época soviética especialmente para estos fines.

    Según Kiva, el An-225 tiene bastantes posibilidades en el futuro y es incluso posible que a corto plazo produzcan el segundo avión de este tipo, pero todo se reduce a una cuestión presupuestaria.

    Sin embargo, la fabricación de una segunda aeronave de esta clase puede parecer poco probable ya que las piezas para el único An-225 existente son de producción rusa.

    "Sin la participación de Rusia va a ser muy difícil. Bueno, se puede hacer cualquier cosa, pero la posibilidad de que proyecto renazca depende de la cantidad de fondos que sean invertidos", dijo.

    "Con el monto suficiente de dinero es posible hasta crear un nuevo avión, uno que sea incluso mejor que el Mriya. No obstante, la creación de tal aparato aéreo no va a costar millones, sino miles de millones [de dólares]", añadió el exdirectivo de Antonov.

    Un intento fallido de aprovechar la cooperación con Airbus

    "Cuando Ucrania firmó el acuerdo de asociación con la Unión Europea, no empezó a desarrollarse ni la aceptaron en la familia de pueblos hermanos de Europa. En esencia, Kiev simplemente empezó a perder las tecnologías únicas de sus oficinas de diseño, como las de Antonov y de Yuzhnoye", recordó Leonkov.

    Desde el punto de vista del entrevistado, nadie recibió a Ucrania con los brazos abiertos.

    Entretanto, todos los programas que la Oficina de Diseño Antonov trataba de llevar a cabo en cooperación con el gigante aeronáutico Airbus culminaron en la creación del A400, el avión que fue creado con la ayuda de ingenieros ucranianos. No obstante, Kiev no recibió nada a cambio, aseguró.

    "Hoy en día Airbus finge que es su proyecto y Ucrania no recibe ningún dividendo de haber participado en él. La Oficina de Diseño Antonov esperaba que la colaboración con Airbus le trajera preferencias, que de esta manera saliera al mercado mundial", afirma el entrevistado.

    "Esperaban que el nombre de Antonov sonara de nuevo en todos los países, que otra vez se hiciera famosa como una oficina de diseño prominente y capaz de producir aviones pesados", concluyó.

    Más aquí: Los aviones Antonov ucranianos buscan ingresar al mercado ruso a través de Bielorrusia

    El expresidente de Antonov, Dmitri Kiva, por su parte, rechazó todas estas aseveraciones e indicó que la empresa ucraniana nunca colaboró con Airbus en el desarrollo del A400.

    "No es verdad, esto no tiene nada que ver con la realidad en absoluto. La Oficina de Diseño Antonov nunca ha participado en el proyecto, ni ha cooperado con Airbus en la creación de esta aeronave", enfatizó.

    El An-225 Mriya es el avión más grande del mundo. Es una aeronave de transporte pesado capaz de cargar con un peso máximo de despegue de unas 640 toneladas. Además, puede transportar hasta 250 toneladas.

    Tema relacionado: "Ucrania está perdida para Rusia"

    La aeronave fue diseñada en la década de 1980 por la Oficina de Diseño Antónov y despegó por primera vez en diciembre de 1988. Solo se produjo un avión de este tipo y la base para un segundo aparato ha sido conservada hasta la actualidad.

    El An-225 se desarrolló con motivo de la creación de un sistema aéreo de transporte para el proyecto del transbordador espacial multiuso soviético llamado Buran.

    Antonov firmó el 30 de agosto de 2017 el acuerdo de cooperación con la empresa Aerospace Industry Corporation of China, que supone la producción conjunta de los An-225 Mriya.

    Según se informó en aquel entonces, China iba a fabricar un nuevo aparato de este tipo durante la primera mitad de 2019. No obstante, luego varios medios informaron que Pekín perdió el interés en el proyecto porque pocos aeropuertos en el mundo tienen la capacidad de recibir aeronaves tan grandes.

    Asimismo, varios expertos consideran que los ingenieros chinos pueden aprovechar este diseño para el desarrollo de su programa espacial.

    Además:

    Ucrania vende a China 'el sueño' de la URSS
    El ‘gigante de los cielos’ An-225 aterriza en Inglaterra
    Antonov busca 'vender' el avión de carga ruso-ucraniano a EEUU
    El espectacular despegue de un Airbus A400M deja estupefactos a los blogueros rusos (vídeo)
    Etiquetas:
    aeronaves, producción, aviones, Airbus A400, An-225 Mriya, Airbus, Oficina de Diseño Antonov, Dmitri Kiva, Ucrania
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik