Widgets Magazine
22:13 GMT +322 Octubre 2019
En directo
    La industria aeronática es la más interesada en nuevos materiales, más ligeros y resistentes (en la foto: el ensamblaje del avión de pasajeros ruso MC-21-300)

    Nuevos materiales: científicos rusos ponen la mira en la industria aeroespacial

    © Sputnik / Sergey Mamontov
    Tecnología
    URL corto
    2221
    Síguenos en

    A inicios de febrero fueron publicados dos estudios prometedores hechos por los científicos rusos en el ámbito de los materiales compuestos para la industria aeroespacial. Sputnik le acerca los pormenores de estos avances de la ciencia rusa.

    Las características más deseadas de los materiales necesarios para las industrias aeronáutica y aeroespacial son la dureza, el peso reducido y la resistencia a las temperaturas, todas de alta importancia tanto para los aviones como para aparatos espaciales.

    Los equipos de dos Universidades Estatales rusas —de Moscú (MSU) y de San-Petersburgo (SPBU)— se encargaron de los proyectos para dotar a la industria de nuevas posibilidades.

    Los polímeros compuestos para la aeronáutica

    Los metales titanio y aluminio son muy valorados en la creación de los aviones debido a su peso relativamente pequeño y alta resistencia. Los materiales compuestos con características parecidas van ganando cada vez más terreno como su alternativa.

    Los aviones modernos ya no son estrictamente metálicos, aseguran los miembros del equipo de la Universidad Estatal de Moscú. Contienen grandes porcentajes de polímeros compuestos de alta dureza que pesan aún menos que las aleaciones 'aeronáuticas' tradicionales.

    Pero el mayor problema para estos materiales es su relativa vulnerabilidad ante las altas temperaturas. Por eso hasta hoy en día los motores de los aviones incluso más avanzados están fabricados de metal. De tener un polímero capaz de resistir altas temperaturas, se podría reducir el peso de los motores y simplificar su diseño, sin hablar de que sería más simple usarlo para fabricar las piezas.

    "El límite actual de la resistencia de los compuestos de polímeros oscila entre 150 y 250 grados centígrados. Hemos elaborado materiales capaces de soportar hasta 450 grados, y también fáciles de moldear", comentó a Sputnik Borís Bulgákov, uno de los líderes de la investigación del equipo de la MSU.

    Vea más: Así es Grifón, el heraldo de la nueva era de la industria naval rusa (vídeo, foto)

    Al combinar el hidrocarburo propargilo con una sustancia basada en nitrógeno y benzol, los científicos se hicieron con una base robusta para la creación de los polímeros, capaz de resistir un fuerte calor sin deformarse.

    Una silicona resistente para los satélites

    Un equipo de químicos de la SPBU se encargó de un problema parecido en el ámbito de los satélites.

    A pesar de su relativa 'madurez', la silicona como material encontró su uso en la industria hace relativamente poco, sobre todo como un modo de asegurar la durabilidad mecánica, la neutralidad química y el aislamiento contra el agua y las corrientes eléctricas. Pero tenía el mismo problema de deformación a altas temperaturas.

    "Hemos logrado garantizar la resistencia térmica de la silicona hasta 320 grados centígrados. Es 120 grados mayor que la de los materiales parecidos creados hasta hoy", afirmó el investigador Mijaíl Kinzhalov, citado por el servicio de prensa de la SPBU.

    La clave para la creación de una silicona más resistente radica en cambiar de catalizador: en vez de usar catalizadores basados en platino, los científicos rusos, basándose en una sugerencia de sus colegas neerlandeses, probaron cómo se desempeñaría el iridio, su 'pariente' químico.

    El resultado demostró una serie de ventajas de este enfoque. Además de ser más resistente ante las temperaturas, la nueva silicona quedó más flexible para el uso y apta para moldear industrialmente.

    La alta resistencia y la mayor facilidad de moldear resultan en que estos materiales pueden encontrar usos prometedores en áreas donde apenas se usaban en el pasado, por ejemplo en los satélites y las naves espaciales.

    Cuestión del día: poner en práctica

    An-2 modernizado por el Instituto de Investigaciones Científicas de Aviación de Siberia
    © Sputnik / Alexandr Kryazhev
    Se suele pensar que los descubrimientos de este tipo tardan mucho en pasar de los laboratorios a una fase de pruebas y a su aplicación a gran escala.

    En este sentido, mientras los investigadores de San Petersburgo están probando otros metales para descubrir sus efectos en la silicona, los investigadores moscovitas ya enviaron lotes de prueba de sus polímeros a los centros aeronáuticos del país, sobre todo como componente potencial de los motores para las aeronaves.

    Le puede interesar: Las universidades rusas presentan más de 200 proyectos avanzados

    Además:

    Made in Russia: físicos obtienen grafeno altamente resistente a la ozonización
    Científicos rusos crean un material 'imposible' para gestionar ordenadores cuánticos
    Un equipo de químicos crea una nueva clase de luminóforos para la industria electrónica
    Consorcio ruso presenta la 'scooter' "más sofisticada en existencia" (foto, vídeo)
    Los aviones del futuro serán inteligentes y verdes
    Made in Russia: un nuevo material para hacer "invisibles" los vehículos de combate
    Etiquetas:
    material, industria aeronáutica, satélites, polímeros, ciencia, espacio, investigación, universidad, Universidad Estatal de San Petersburgo, Universidad Lomonósov de Moscú, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik