06:22 GMT +313 Noviembre 2018
En directo
    Un hombre sube las escaleras de una Apple Store

    Apple está deprimida

    © AFP 2018 / Timothy A. Clary
    Tecnología
    URL corto
    0 50

    La empresa de la manzana acaba de entrar en una seria crisis de confianza, y todo por una batería. Los temores de miles de personas alrededor del mundo finalmente se confirmaron: Apple reduce la velocidad de los iPhone antiguos.

    Pocos esperaban escuchar estas declaraciones de una empresa como Apple, y ahora la compañía es sujeto de varias acciones judiciales en Estados Unidos, en Canada, en Israel y en Francia. También en Rusia.

    Un golpe de estas características para una empresa que es conocida por el cuidado por los detalles, ha hecho que la empresa de tecnología con más fans incondicionales del mundo esté perdiendo millones.

    Frustración total

    La sede de Apple en EEUU
    © AP Photo / Marcio Jose Sanchez
    No es de extrañar que el desenfrenado interés con el que los fieles de la manzana recibieron al iPhone X en noviembre de 2017 se haya convertido en decepción. El buque insignia de la compañía se ha alzado con el récord de 'bugs': que si se apaga cuando hace mucho frío, que si su pantalla no responde al tacto, que si no reconoce el rostro del usuario, que si tira del cabello cuando se retira de la oreja… Si bien es cierto que las ventas del terminal durante Navidad hicieron que en Apple se descorchase el champán, las que han venido tras la campaña navideña no han sido para tirar cohetes. La empresa achaca la caída, precisamente, al final de la temporada de regalos, pero los analistas sugieren que el alto precio del dispositivo ha tenido algo que ver.

    Lea más: ¿La peor pesadilla de Apple?

    Ya en diciembre los clientes de Apple se encontraban además con una sorpresa: la compañía californiana reconocía que, efectivamente, reducía la velocidad de los terminales más antiguos con el fin de no fulminar las baterías, también antiguas y menos potentes. Un fin sin ninguna maldad pero que para algunos no es suficiente para justificar los medios. La avalancha de usuarios que veían cómo la leyenda sobre la reducción del rendimiento se convertía en realidad se le ha abalanzado a Apple. Y todos buscan que se les compense.

    Se cuelga y no responde

    La teoría, que con el tiempo se había convertido en un mito conocido por millones de personas, se confirmaba.
    "Yo hacía mucho que sospechaba que los fabricantes reducían el rendimiento de los teléfonos a sabiendas para tentarnos a nosotros, los consumidores, a comprar nuevos", dice a Sputnik Kliuchnikov, usuario de un modelo de iPhone que no precisamente figura entre los más nuevos. Su terminal comenzó a funcionar "de pena" en diciembre.

    "En general, todas las funciones del teléfono funcionan. Puedo llamar, buscar por Internet, usar todas las aplicaciones… Pero tarda mucho en hacerlo y esas mismas aplicaciones a veces se cuelgan y se cierran de repente, incluido el navegador Safari", se queja Kliuchnikov.

    De aquellos polvos vienen estos lodos

    Con las críticas delante de sus narices, Apple intentó arreglar la situación. La empresa lanzó un programa en varios países para reemplazar la batería por una nueva pagando solo 29 dólares. Y otra ola de clientes se le vino encima: los propietarios de un iPhone se abalanzaron sobre las Apple Store exigiendo que cambiasen sus baterías con el descuento, algo que ha hecho que en muchas tiendas en EEUU haya tiempo de espera para conseguirla.

    La nueva política de reemplazo de baterías de la compañía de la manzana ha hecho mella en su bolsillo, advierten los analistas de Barclays. Es precisamente la batería la principal razón que empuja a la gente a comprar un nuevo modelo iPhone. Teniendo en cuenta que ahora cambiarla cuesta bastante menos y que, encima, aumenta el rendimiento del terminal, en 2018 la empresa puede dejar de vender cómodamente 16 millones de iPhone y perder 10 millones de dólares.

    Es una pérdida temporal que la compañía podrá superar sin problemas, pero no está claro si sabrá hacer lo mismo con la crisis de confianza en la que se ha sumergido.

    Lea más: Esto es lo que le cuesta a Apple fabricar el iPhone X (que no te has comprado)

    Las empresas pueden tardar décadas en formarse una base de clientes fieles. Así que será interesante observar hasta qué punto la lealtad de sus fans se mantiene. Por su parte, los expertos en 'marketing' ponen al 'ejército' de fieles de la manzana una nota de diez sobre diez. A pesar de que sus terminales les tiren de los pelos.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    Apple invertirá más de $350.000 millones en producción estadounidense en 5 años
    ¿Tienes un dispositivo Apple? Pues alerta con Spectre y Meltdown
    Apple prepara revolucionaria tecnología para sus teléfonos en 2018
    Etiquetas:
    batería, iPhone X, iPhone, Apple, Francia, EEUU, Rusia