00:55 GMT +319 Septiembre 2018
En directo
    Contenedores de basura para desechos alimenticios y para materia prima secundaria

    Made in Russia: nuevo método de convertir desechos alimenticios en biocombustible

    © Sputnik / Vitaly Belousov
    Tecnología
    URL corto
    0 131

    Los científicos del Instituto de Ciencia y Tecnología Skoltech y el Instituto Unido de Temperaturas Altas de la Academia de Ciencias de Rusia propusieron un nuevo método más eficiente para convertir los desechos alimenticios en biocombustible apto para automóviles.

    Los recientes estudios de la ONU demuestran que aproximadamente un tercio de todos los productos alimenticios producidos para el consumo humano se tira a la basura. El volumen de alimentos desechados varía de 100 kg anuales por persona en Europa y América del Norte a 10 kg anuales por persona en las regiones pobres de África y Asia. El volumen total de productos tirados a la basura es de 1.300 millones de toneladas por año.

    "La utilización de este volumen de alimentos es un problema complejo y socialmente importante", señala el comunicado del Skoltech.

    Actualmente, un método prometedor para reciclar los residuos de la industria alimentaria es convertirlos en biocombustible, lo que ofrece un doble beneficio tanto para el medioambiente como para la energía.

    Lea también: China descubre cómo crear combustible del plástico

    Normalmente, para conseguir el biocombustible, se aplican los métodos de fermentación de los carbohidratos o la transesterificación de grasas. No obstante, estos métodos permiten convertir en combustible solo una parte de la biomasa, y el resto debe tirarse a la basura.

    Los científicos rusos han propuesto un método único de licuefacción hidrotermal, que no solo permite conseguir más energía, sino también convierte en biocombustible todas las materias primas con un mínimo de desperdicio.

    El método de licuefacción hidrotermal también permite producir biocombustible directamente a partir de la biomasa húmeda, excluyendo la etapa de secado de las materias primas, lo que ayuda a evitar el gasto adicional de energía.

    Para estudiar la posibilidad de convertir los residuos de alimentos en biocombustible, los investigadores examinaron los productos de licuefacción hidrotermal del queso (parmesano), la carne (jamón) y las manzanas.

    El queso, la carne y las manzanas en estados iniciales, triturados, desecados y tras el reactor
    El queso, la carne y las manzanas en estados iniciales, triturados, desecados y tras el reactor

    "Hemos descubierto que los productos de licuefacción hidrotermal de la carne y el queso dan una fracción soluble en agua y un aceite insoluble en agua. Las manzanas dan solo una fracción soluble en agua. La composición molecular del biocombustible producido es muy diversa y es más parecida a los productos de pirólisis de la madera (alquitrán) que al petróleo ordinario", explica Yuri Kostiukévich, investigador del Skoltech.

    El conocimiento de la composición molecular de los productos de licuefacción hidrotermales permitirá a los científicos desarrollar métodos óptimos para su procesamiento posterior para producir combustible apto para los automóviles, concluye el comunicado.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    Un océano de plástico: impactantes imágenes de un mar asfixiado por la basura (fotos)
    La escuela ecológica de botellas y neumáticos
    Los objetos tóxicos que deberías tirar inmediatamente a la basura
    Etiquetas:
    científicos, medio ambiente, ecología, energía, automóviles, biocombustible, combustible, basura, consumo, alimentos, reciclaje, ciencia, Made in Russia, Skolkovo, Rusia