15:30 GMT +309 Diciembre 2019
En directo
    Centro de preparación de pilotos de Sukhoi Superjet 100 (archivo)

    Sputnik entra en el 'corazón' de los SSJ-100 rusos (fotos, vídeo)

    © Sputnik / Artyom Zhitenev
    Tecnología
    URL corto
    Por
    8391
    Síguenos en

    Sputnik tuvo la oportunidad única de visitar la planta Saturn, que fabrica los motores para los aviones civiles y militares de Rusia. Durante la excursión por la industria, sus dirigentes contaron detalles sobre el diseño, la producción y las pruebas de los propulsores para las aeronaves rusas.

    La empresa Saturn celebró su centenario el año pasado. En la actualidad la planta pertenece al conglomerado ruso Rostec y se ocupa de la producción de motores tanto militares como civiles.

    Durante mucho tiempo, Saturn había estado fabricando solo un tipo de propulsores, los D-30, sin embargo a lo largo de las últimas décadas la producción de esta instalación se diversificó  considerablemente.

    Según relató el director gerente de Saturn, Víctor Poliakov, hoy en día la tasa de los productos para la aviación civil alcanza el 45% y sigue aumentando. Entretanto, los responsables de la gestión de la fábrica quieren aumentar el porcentaje de la producción civil hasta el 50%.

    Saturn produce una amplia variedad de motores, pero quizá el más importante sea el SaM-146, el propulsor que se utiliza en los aviones rusos Sukhoi Superjet 100. El SaM-146 es producido por la planta VolgAero, cuyas instalaciones están situadas en el territorio de Saturn.

    Mijaíl Berdénikov, director del programa SaM-146
    © Sputnik / Rostec
    Mijaíl Berdénikov, director del programa SaM-146

    Según explicó el director del programa SaM-146, Mijaíl Berdénikov, Rusia produce la parte mecánica del dicho motor, mientras Francia suministra las piezas electrónicas. El funcionario subrayó que por ahora la planta no planea reemplazar las partes francesas y agregó que las sanciones no tuvieron ningún efecto sobre la cooperación galo-rusa.

    Berdénikov aseguró que es la primera vez en la historia que un motor fue diseñado, producido y certificado más rápido que su avión portador.

    Todas las obras de ensamblaje se realizan exclusivamente de manera manual. Cabe añadir que el ensamblaje está ubicado en Rusia y un 80% de las piezas en el motor son de producción nacional rusa, afirman los representantes de la planta.

    El director del programa SaM-146 relató que la planta produce más de 70 motores SaM-146. Este año está previsto equipar 34 aeronaves Sukhoi Superjet 100 con propulsores de este tipo.

    El jefe de departamento de ensamblaje de la fábrica, Mijaíl Sasarin, explicó a los periodistas que la parte 'caliente' del motor (la turbina de alta presión y la cámara de combustión) viene de Francia, mientras su parte 'fría' —o sea ventiladores, compresor y turbina de baja presión— es de producción rusa.

    "El requisito obligatorio para el ensamblaje del motor es la calidad. Las personas vuelan en estos aviones, por lo cual no tenemos derecho de cometer un error", declaró Sararin.

    Sasarin profundizó que el proceso  de ensamblaje se lleva a cabo por montadores, controladores y el servicio de calidad. Una vez que el propulsor esté listo y pase las pruebas, lo envían a una planta en la ciudad de Komsomolsk del Amur, en el Lejano Oriente ruso, donde lo instalan en los aviones Sukhoi Superjet 100. Al llegar a dicha ciudad el SaM-146 se instala en una góndola de producción francesa.

    ​El proceso de ensamblaje dura hasta 7 días, luego el propulsor se somete a pruebas que duran unas 24 horas, además se llevan a cabo las obras de limpieza e inspección. El tiempo entre el envío del motor de la planta de VolgAero y su instalación sobre un SSJ-100 normalmente es de 10 días. En otras palabras el ciclo completo de la creación de una unidad del motor SaM-146 no supera a 30 días.

    Pruebas sin importar el clima

    El jefe del departamento de pruebas de la planta Saturn, Román Liubimov, por su parte invitó a los periodistas a la sala de pruebas, donde el alto funcionario les relató los detalles de las pruebas a las que se somete cada propulsor SaM-146.

    Al llegar al departamento de pruebas, el motor es instalado sobre un adaptador que imita elementos de un ala del avión SSJ-100. Los especialistas preparan el motor durante dos horas y luego lo trasladan a la sala de test.

    El motor es instalado en el sistema de medición de potencia. La cámara donde se lleva a cabo el ensayo permite al motor consumir el aire; su sistema de escape mengua el chorro de propulsión que sale de la tobera del motor con la velocidad del sonido, y además reduce la temperatura y extrae los gases a la atmosfera.

    En el marco de las pruebas se analiza la interacción de todos los módulos del motor en cada modo de funcionamiento: de ralentí al modo de despegue.

    Sala de test de la planta Saturn
    © Foto : Rostec
    Sala de test de la planta Saturn

    Además de examinar la calidad del ensamblaje, los tests examinan las características principales del propulsor, uno de las más importantes es el empuje, que se calcula a través de un sensor. Asimismo, los especialistas analizan el consumo de combustible y otros parámetros.

    Para confirmar las características de cada motor, los expertos incluyen los llamados 'performance summary sheet' —documentos acerca de los resultados del funcionamiento— en el informe sobre los ensayos.

    Cada sala de test permite realizar pruebas a unos 150 motores anualmente, pero en realidad estas instalaciones están aptas para llevar a cabo muchas más, afirmó Liubimov.

    Los sistemas del centro de control de pruebas permiten evaluar las capacidades del motor. El jefe del departamento de pruebas relató a Sputnik que cada propulsor del tipo SaM-146 se somete a unas 6-7 horas de ensayos. Junto con el montaje y el desmontaje y otros tipos de obras, las pruebas duran unas 24 horas.

    Las salas de test, diseñadas para sostener pruebas de los motores de la clase de empuje de 23 toneladas, en la actualidad albergan pruebas de los SaM-146 cuya clase de empuje es de 8 toneladas.

    Más aquí: La aerolínea mexicana Interjet quiere comprar otros diez SSJ-100 rusos

    Durante un ensayo el motor consume 900 kilogramos de aire en solo un segundo. La velocidad del aire alrededor del motor es de 15-20 m/s, mientras la del interior del motor es considerablemente mayor, 50-70 m/s.

    En otro comentario, Liubimov dijo que el motor es ensayado en cualquier condición climática y en cualquier temperatura. Los SSJ-100 se usan en la república rusa de Yakutia donde las temperaturas invernales se desploman hasta —40oC o menos.

    La revolución en la producción: la supercomputadora y la impresora 3D

    Las tecnologías aditivas se introducen poco a poco en las nuevas versiones de los motores fabricados por la empresa Saturn. En particular, la fábrica empieza a emplear poco a poco las impresoras 3D y otros tipos de las técnicas innovadoras.

    Dichas tecnologías permiten crear materiales compuestos cerámicos tanto para los propulsores militares como para los civiles. Según relataron los expertos de la planta, dichas tecnologías permiten aumentar la vida útil de los motores.

    Saturn desde hace mucho tiempo utiliza los sistemas digitales. La fábrica cuenta con una supercomputadora, que es la mejor de toda la industria rusa. El rendimiento de este dispositivo se cifra en 115 teraflops —1012 operaciones de coma flotante por segundo, es decir muy alto—.

    El uso de este aparato permite reducir los tiempos del diseño de los productos, por lo cual disminuyen los plazos de la salida de productos de la fábrica al mercado. La supercomputadora también ayuda a los diseñadores a crear un modelo correcto del producto y resulta ser muy útil durante las fases siguientes de la producción.

    • Ensamblaje de un motor SaM-146 en la planta VolgAero
      Ensamblaje de un motor SaM-146 en la planta VolgAero
      © Foto : Rostec
    • El motor SaM-146 en la planta Saturn
      El motor SaM-146 en la planta Saturn
      © Foto : Rostec
    • El motor SaM-146 en la planta Saturn
      El motor SaM-146 en la planta Saturn
      © Foto : Rostec
    • Los especialistas ensamblan un motor SaM-146 en la planta Saturn
      Los especialistas ensamblan un motor SaM-146 en la planta Saturn
      © Foto : Rostec
    • El motor SaM-146 en la planta Saturn
      El motor SaM-146 en la planta Saturn
      © Foto : Rostec
    • La planta Saturn del conglomerado Rostec
      La planta Saturn del conglomerado Rostec
      © Foto : Rostec
    • Una rueda de prensa en la planta Saturn
      Una rueda de prensa en la planta Saturn
      © Foto : Rostec
    • Víctor Poliakov, director gerente de la planta Saturn
      Víctor Poliakov, director gerente de la planta Saturn
      © Foto : Rostec
    • Una rueda de prensa en la planta Saturn
      Una rueda de prensa en la planta Saturn
      © Foto : Rostec
    1 / 9
    © Foto : Rostec
    Ensamblaje de un motor SaM-146 en la planta VolgAero

    Con este sistema es posible crear una versión digital del motor que puede ser usada durante todo el plazo del funcionamiento del propulsor, lo que puede ayudar a prevenir averías.

    Está previsto que en el futuro se introduzca la 'fabricación inteligente' en la industria. Se espera que esta permita realizar las ideas de manera aún más rápida. Además, los productos podrían hacerse más sofisticados, por ejemplo, contar con más sensores.

    La primera versión de la computadora fue inaugurada en la planta Saturn en el año 2006 y en aquel entonces tenía menos de un teraflop de rendimiento. En 2008 el dispositivo fue modernizado y ya gozaba de 14,3 teraflops. La última actualización de la máquina tuvo lugar en 2015, desde entonces el sistema cuenta con 115 teraflops.

    Uno de los representantes de Saturn relató a los periodistas que existen planes para el uso de dicha computadora en el mejoramiento del ámbito digital de la ciudad de Ríbinsk —la localidad en la óblast de Yaroslavl donde se ubica la planta Saturn—.

    No se lo pierda: Físicos rusos convierten ordenadores personales en supercomputadoras

    El uso de la supercomputadora ya ha comprobado su efectividad. Si antes el tiempo entre la concepción de la idea de un motor hasta se producción en serie tardaba unos 15 años, ahora gracias a este sistema, el mismo proceso dura solo 4-5 años, lo que en particular se refiere a los plazos de la creación del motor SaM-146. 

    Además:

    El Sukhoi Superjet recibe la homologación de la EASA
    Aerolínea bandera de Rusia comprará 20 aviones SSJ-100
    Interjet de México: el avión ruso SSJ-100 es el mejor de su clase en el mundo
    Irán se interesa por la compra de aviones rusos SSJ-100
    Etiquetas:
    avión, supercomputadoras, SaM-146, SSJ-100, NPO Saturn, Volgaero, Rostec, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik