En directo
    Tecnología
    URL corto
    3202
    Síguenos en

    Focos encendidos durante siglos, baterías que no se descargan para impulsar vehículos y medicamentos contra el envejecimiento: según un investigador mexicano, se podría obtener todo esto a partir de la melanina, una sustancia que produce lo que él describe como "fotosíntesis humana".

    La melanina, una sustancia presente en el cuerpo de todos los humanos, es una fuente de energía que pasa inobservada por buena parte de la comunidad científica, según el médico mexicano Arturo Solís Herrera. Normalmente se considera su rol en la protección de la piel contra los rayos ultravioletas, pero de acuerdo al científico, podría jugar un papel revolucionario en la manera en la que la humanidad concibe la energía.

    Este oftalmólogo contó al programa 'Big Bang' de Sputnik que comenzó a interesarse por la sustancia a partir de una investigación sobre las causas de ceguera más importantes en su país. Notó que la melanina estaba presente en los nervios ópticos de los más de 6.000 pacientes que participaron del estudio. En ese momento no imaginó hasta dónde lo llevaría este indicio.

    Más: Carga completa: la mejor batería de 'smartphones' de 2016

    "Yo no tenía conciencia de la optipresencia de la melanina. Me llamó la atención porque todos los pacientes que vi en el estudio tenían melanina [alrededor del nervio óptico]. La hipótesis de que era un simple filtro solar en la piel parece lógica, pero en el nervio óptico no, porque está casi tres centímetros adentro y es un lugar relativamente oscuro. Ahí empezaron mis dudas", indicó Solís sobre el puntapié que lo llevó a elaborar su teoría.

    Luego de 12 años de investigaciones, en 2002 el médico concluyó que "la melanina es la clorofila de los humanos", es decir, una sustancia que "permite que la luz se transforme en energía química". Ahí fue que sentó las bases de la llamada "fotosíntesis humana", un concepto que "rompe por completo" las nociones de que únicamente organismos con clorofila —como las plantas— pueden producir energía química a partir de la materia inorgánica y la luz del sol. Esta noción desafía a la posición que afirma que "la glucosa es la fuente de energía de los animales".

    "Con la glucosa nuestro cuerpo hace piel, uñas, cabello, hueso y músculo, todo lo que es la biomasa. Pero, definida como todo aquello que produce un cambio, la energía que necesita el cuerpo para modificar lo que comemos la toma de la luz, al igual que las plantas. Por eso le llamé fotosíntesis humana", explicó.

    Más: Made in Russia: nueva e innovadora manera de fabricar la batería nuclear

    Así como la clorofila "absorbe la luz visible y con esa energía separa o disocia la molécula del agua" generando más energía, la melanina "también tiene esa capacidad", a criterio del entrevistado. Este proceso, que transforma el líquido en los componentes elementales —hidrógeno y oxígeno- puede replicarse en laboratorio, pero elevando la temperatura a 2.000ºC. La clorofila lo puede hacer a temperatura ambiente. Para Solís, la melanina también.

    "Es la grandiosidad de la naturaleza. Esto cambia totalmente la biología y la medicina también", acotó el médico. En los procesos biológicos del ser humano, la baja del nivel de melanina a partir de los 26 años puede explicar el envejecimiento a partir del descenso del nivel de energía. Pero es en el ámbito tecnológico e industrial que la melanina puede tener usos capaces de revolucionar radicalmente si Solís estuviera en lo cierto.

    Más: Científicos alemanes crean un sol artificial

    El médico decidió sintetizar melanina y crear una batería. La incógnita era cuánto tiempo iba a durar el artefacto, ya que la clorofila, "que no se puede sintetizar, a los 20 segundos se transforma". El resultado sorprendió al investigador: "Resulta que el primer foco que pude prender en el 2006 ya tiene 11 años prendido día y noche, y eso está llamando la atención mundial", aseguró.

    "La batería actualmente es muy cara porque la melanina lo es. Si quisiéramos iluminar una luminaria pública común con melanina, costaría como 40.000 dólares. Si lo analizamos superficialmente es muy caro, pero si nos ponemos a pensar va a estar prendida los próximos 500 años. La melanina es la sustancia más estable que se conoce cuya existencia está demostrada está hace 170 millones de años. Estamos ante la posibilidad de dejarles ciudades iluminadas a nuestros descendientes y de iluminar el planeta por primera vez en la historia sin calentarlo. Esto es un rompeaguas tremendo", valoró Solís.

    Más: Físicos rusos prevén insertar micromotores de hidrógeno en 'smartphones'

    El investigador es consciente de que su supuesto descubrimiento es complejo y "no es fácil de entender", pero considera que es posible "perfeccionarlo". Eventualmente, se puede perfeccionar una batería "que pueda utilizarse en los celulares, luego en las computadoras, motocicletas o automóviles".

    "Ya estamos más cerca que antes porque la primera batería que hice me daba 40 milivoltios, ahora tenemos algunos modelos que nos dan 25 voltios", indicó.

    Más: Construyen en Los Ángeles la batería más grande del mundo

    El invento ya tiene su patente en todo el mundo: la batería de melanina fue registrada en Europa, Canadá, EEUU, Japón, Corea, Australia y Nueva Zelanda. También en Rusia, "el primer país" que creyó en su ingenio y le reconoció su propiedad intelectual.

    "Eso no fue casualidad. Son personas muy diferentes, ellos entendieron muy bien y como están muy bien preparados se dieron cuenta de lo que yo decía era congruente con la física y con la química. No fue un trámite que accidentalmente aprobaron. Lo revisaron a fondo durante cuatro años", comentó el médico.

    Además:

    Nuevas 'start-ups' rusas: baterías que se autorecargan y tabletas para invidentes
    Pokémon Go duplica las ventas de las baterías externas
    Agua potable gratis: crean un filtro que toma como base la energía solar
    Vídeo: ¿Podría volar en un helicóptero propulsado por energía solar?
    Etiquetas:
    batería, investigación, melanina, fotosíntesis humana, Arturo Solís Herrera, México
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik