En directo
    Tecnología
    URL corto
    299
    Síguenos en

    El transhumanismo tiene como objetivo transformar el cuerpo humano con tecnologías y de esta forma mejorar sus funciones. Eso es lo que ha hecho esta chica británica cuyo organismo ha soportado más de 50 operaciones en los últimos ocho años, para implantarse chips e imanes.

    "Yo prefiero sufrir el dolor y adquirir conocimientos que evitar el dolor y quedarme sin el conocimiento", afirmó Lepht a la BBC.

    Esta muchacha se describe como: "una hacker británica de wetware sin rostro o género, sin dioses o dinero, a la que le gusta la gente, la ciencia y el transhumanismo práctico", según el perfil de su popular blog Sapiens Anonym, que ha recibido más de 600.000 visitas.

    Destaca la BBC que "el término wetware es usado para describir la encarnación de conceptos de la construcción física conocida como sistema nervioso central y la construcción mental conocida como la mente humana. Wetware es una abstracción de dos partes de un humano vistas desde los conceptos informáticos del hardware y el software".

    "Lo que hacemos es intentar usar tecnología de una manera personal para que nuestros cuerpos sean mejores", precisa Lepht, y agrega que "el transhumanismo es básicamente la filosofía de que podemos y debemos mejorar la calidad de vida usando la tecnología".

    El filósofo británico Max More fue quien articuló los principios de este movimiento intelectual, que cuenta con partidarios y detractores en todo el mundo.

    En 1990, More explicó que "el transhumanismo es una clase de filosofía que busca guiarnos hacia una condición poshumana. Comparte muchos elementos del humanismo, incluyendo un respeto por la razón y la ciencia, un compromiso con el progreso, y una valoración de la existencia humana (o transhumana) en esta vida".

    Según Lepht, existe un grupo de biohackers o grinders —transhumanistas prácticos— que somete sus cuerpos a experimentos para apurar el paso de esa ciencia y tecnología.

    "No hay otra manera fácil de lograrlo que no sea sentarse a esperar que alguien que tenga un laboratorio de investigación y respaldo corporativo lo haga", destaca la bloguera.

    "Mi primer experimento quirúrgico tuvo lugar en 2007. Lo que hice fue comprar un chip digital y un lector por internet, así como unos instrumentos médicos estériles. En esa época tenía una amiga que estaba estudiando medicina y quiso participar. Ella me hizo la incisión y yo inserté el chip", relata Lepth, quien desde entonces se ha estado implantando chips en el cuerpo.

    Agrega BBC que algunas de las operaciones fueron para poner imanes en sus dedos y de esta forma adquirir un sentido extra que le permite "sentir" la distancia entre sus manos y los objetos o el calor remoto.

    Una de sus últimas 'actualizaciones' fue cambiar uno de los chips. "Quería ver era si podía leer la información de una tarjeta de pago por contacto", acotó la hacker británica.

    Lo cierto es que le dio resultado y ahora Lepht podría simplemente pasar su mano para pagar por algo, sin necesidad de una tarjeta, si se lo permitieran.

    Pero sin lugar a dudas es muy peligroso lo que hace, pues aunque se asegura que lo que se implanta está hecho con materiales que no producen reacciones adversas en el cuerpo agrega que: "no soy doctora ni cuento con ningún entrenamiento médico".

     Lepht considera que no le hace mal a nadie y por el contrario ayuda a explorar nuevas variantes que puedan ser de utilidad a muchos.

    "Desde mi punto de vista, esto es algo que yo me hago a mí misma, ejerciendo mi derecho sobre mi propio cuerpo. No estoy proponiendo que nadie más lo haga. Mi sueño es conseguir datos que otros biohackers puedan aprovechar en el futuro para que esto sea de utilidad para la gente", concluye.

    Etiquetas:
    transhumanismo, chips, cuerpos, Reino Unido
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook