Widgets Magazine
17:48 GMT +312 Noviembre 2019
En directo
    Un coche volador

    ¿Cuál es el futuro de los coches voladores?

    © Flickr/ Michael Pereckas
    Tecnología
    URL corto
    0 40
    Síguenos en

    Pese al hecho de que la idea de crear un híbrido entre un automóvil y un avión se remonta al siglo pasado, en la actualidad son varios los problemas que complican la producción masiva de aeromóviles. A pesar de las dificultades, el 'futurista' coche volador podría estar más cerca de lo que parece.

    La ilusión de los pioneros

    La idea de combinar las mejores propiedades de un coche y un avión en un mismo transporte fue planteada por primera vez por el constructor estadounidense Glenn Curtiss, que en 1917 elaboró un híbrido entre un aeroplano y un coche, el así llamado AutoPlane. Sin embargo, durante la prueba, el novedoso proyecto solo consiguió realizar un par de elevaciones, según informa el periódico ruso Vzglyad. Otro proptotipo, el llamado Aerocar, fue desarrollado por Molton Tailor y recibió el nombre de Modulo I. Este artilugio realizó su primer vuelo en diciembre del año 1949 y el 'coche' se parecía más a un avión capaz de moverse por las carreteras que a un auténtico aeromóvil. A lo largo de su historia, se efectuaron seis modificaciones distintas en el invento, pero al final no logró prosperar y tuvo que ser cancelado por su elevado precio y por las disputas sobre qué aspecto tenía que tener el aparato. 

    Tuvo que pasar casi un siglo para que el entorno tecnológico del ser humano cambiara lo suficiente como para que se volviera a plantear de nuevo la idea de crear un coche que fuera capaz de volar como un avión. 

    Actualmente, los atascos se han convertido en uno de los mayores quebraderos de cabeza de los conductores y paralelamente los avances técnicos han ayudado a la creación de materiales ultraligeros, pequeños y eficaces motores y ordenadores que pueden manejar aparatos voladores.

    El presente

    Hasta la fecha, tan solo dos empresas —la estadounidense Terrafugia  y la eslovaca  Aeromobil— han conseguido buenos resultados en este campo. Sin embargo, sus inventos aún se parecen más a una aeronave capaz de desplazarse por las carreteras que a un híbrido.

    El primer modelo de la compañía Terrafugia se llama Transition y es capaz de moverse a una velocidad de hasta 170 kilómetros por hora y cubrir distancias de 800 kilómetros en el aire y unos 1.300 kilómetros por tierra. El peso del aparato no supera los 650 kilógramos y durante una hora de vuelo la máquina gasta cerca de 19 litros de gasolina, mientras que en sus desplazamientos por tierra consume 6,7 litros por cada 100 kilómetros.

    Un futuro prometedor

    Pese a estos avances, la imagen de un coche surcando los cielos como un pájaro continúa viva en muchas personas. Actualmente, el desarrollo de este tipo de transporte se ve obstaculizado por varios problemas que no solo están relacionados con su elevado coste —se calcula que diez veces mayor que el de un vehículo normal—.

    Algunos expertos consideran que la expansión de los aeromóviles podría tener como consecuencia un aumento considerable de la contaminación ambiental dado que gracias a la ventaja de poder evitar los atascos, podrían ser una opción más atractiva que el transporte público. 

    Además, el uso masivo de aparatos voladores aún no puede ser absorbido por la infraestructura de transporte actual. Para el despegue del coche, un conductor tendrá que contar con, como mínimo, una pista. Eso significa que, solo en EEUU, su uso podría requerir la apertura de 5.000 aeropuertos de aviación general.

    El segundo problema está vinculado con el tamaño de los modelos ya existentes en el mundo, que son bastante grandes. La longitud de estos aeromóviles alcanza los 6 metros y la anchura, con las alas extendidas, llega a los 2,3. Aunque estas características no les  impiden moverse libremente por las autopistas, estos vehículos sí que podrían tener dificultades para transitar por carreteras secundarias. 

    La empresa japonesa Toyota ya había tratado de solucionar este problema al proponer un modelo con las alas instaladas en el techo de la carrocería, pero el diseño propuesto tenía como inconveniente que se reducía la fuerza de las alas inferiores. 

    El viento es el otro 'gran enemigo' con el que tropiezan los prototipos existentes  como el Transition y el Aeromobil. Durante el vuelo, si se producen condiciones meteorológicas adversas, ambos  aparatos tienen ciertas dificultades para mantener la estabilidad.

    No obstante, día a día están siendo mejorados y la compañía Terrafugia está elaborando un modelo que no dependerá de los aeropuertos. Se trata del  TF-X (TM), que podrá despegar y aterrizar igual que un helicóptero. Se estima que el aparato tendrá el mismo precio que tienen los coches de gama alta y será el pionero de la conquista de las carreteras… y de los cielos.


    Además:

    Made in Russia: Conozca al futuro supercoche de Putin
    Tesla Model S: un coche altamente contaminante en Singapur
    Automóviles únicos: desde la época de Nicolás II hasta la de Vladímir Putin
    Etiquetas:
    desarrollo, coches, aviones, tecnología, Toyota
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik