10 diciembre 2013, 09:41

El explorador Curiosity encontró pruebas de la existencia de un lago de agua dulce que se situaba en el cráter Gale hace aproximadamente 3,7 millones de años, según los científicos del Laboratorio de Propulsión a Chorro en San Francisco.

Tal declaración se hizo después de analizar las muestras de suelo obtenidas por el aparato. En particular, los investigadores afirman que las partículas de la muestra contienen minerales, azufre, nitrógeno, fósforo, hidrógeno, oxígeno y carbono lo que indica que el agua era dulce y adecuada para la vida de los microbios.

eds/lj/sm

  •  
    ya participar en el