23 abril 2014, 15:33

El sacerdote de la Iglesia Ortodoxa Rusa, Ígor Terentiev, llegó a Lima, Perú, para comunicarle a la comunidad rusa sobre su pronto y esperado establecimiento en el país andino.

El representante de la Iglesia Ortodoxa Rusa hizo la citada declaración durante su reciente visita al colegio ruso-peruano Maxim Gorki, en el que obsequió a miembros de la administración, a profesores y alumnos del plantel escolar unos íconos; y bendijo a todos los presentes e instalaciones del colegio. 

Durante su visita Terentiev expresó a La Voz de Rusia su satisfacción por el hecho de que en el país suramericano exista un colegio como el Maxim Gorki en el que se sintió como en casa ya que pudo comunicarse en ruso con algunos profesores y alumnos del plantel escolar. 

Cabe destacar que la llegada del sacerdote ruso constituye el resultado de la reciente gestión de Leonid Gorbachov (Leonidas), el máximo representante de la Iglesia Ortodoxa Rusa del Patriarcado de Moscú en Suramérica, que arribó a Perú a finales del mes pasado para atender las necesidades de la comunidad rusa residente en el país andino. 

En esa ocasión el obispo para la diócesis de Argentina y Suramérica de la Iglesia Ortodoxa Rusa del Patriarcado de Moscú anunció la llegada de Ígor Terentiev y se informó sobre la cantidad y calidad de fieles que constituyen la comunidad rusa residente en la nación suramericana. 

En lo que concierne a la calidad de los fieles, el reverendísimo padre Archimandrita Leonidas se refirió al potencial de los mismos para incluirlos en la gran tarea de organizar la comunidad rusa a fin de ayudar a cada uno de sus miembros a realizar una vida espiritual plena. 

“Cuando una persona se encuentra lejos de su país a menudo recuerda sus raíces y la Iglesia lo que hace es precisamente ayudarle a no olvidarlas”, dijo en aquel entonces Leonidas. 

Cabe destacar que el dos de junio de 2013 en la ciudad de San Petersburgo, el Santo Sínodo de la Iglesia Ortodoxa Rusa, presidido por Su Santidad Kiril, santísimo patriarca de Moscú y de Toda Rusia, llevó a cabo su reunión semestral. 

En uno de los ítems del Orden del Día, se consideró la situación de la Diócesis de Argentina y Sudamérica cuya sede estaba vacante desde el mes de julio de 2013. Por tal motivo, se resolvió designar, como obispo de Argentina y Sudamérica, al Reverendísimo Padre Archimandrita Leónidas (Gorbachov) quien, en ese entonces, cumplía funciones de representante del patriarca de Moscú y de Toda Rusia ante el patriarca de Alejandría y toda África. 

Asimismo, cabe aclarar que, durante la reunión del Santo Sínodo, llevada a cabo el 26 de julio 2012, de acuerdo con la petición presentada por Su Eminencia Reverendísima Platón, Metropolita de Argentina y Sudamérica, se resolvió su traslado a una diócesis de Ucrania, razón por la que durante todo ese tiempo, esta diócesis estuvo bajo el control temporal de Su Excelencia Reverendísima Justiniano, arzobispo de Naro-Fominsk. 

El 19 de junio del año pasado en la iglesia de San Ígor Príncipe de Chernigov, situada en Peredelkino, cerca de Moscú, Su Santidad Kiril, santísimo patriarca de Moscú y de Toda Rusia, presidió la celebración de la Divina Liturgia. Durante la misma consagró al Reverendísimo Archimandrita Leónidas (Gorbachov), como obispo de Argentina y Sudamérica. 

Finalizada la Divina Liturgia, al entregarle el báculo episcopal al nuevo obispo Leónidas, Su Santidad Kiril manifestó: 

“Imitando el celo apostólico como voluntad del Todopoderoso y la decisión de la Autoridad Suprema, tú serás responsable del ministerio episcopal y a hacerte cargo de la habitabilidad de vida de la iglesia en el continente sudamericano. Esta región ha jugado un papel especial en la historia de Rusia en el trágico siglo XX: en los años de agitación revolucionaria, represión y guerras. 

América Latina se convirtió en un segundo hogar para muchos de nuestros conciudadanos. Hoy en día, es el hogar de una de las más grandes diásporas de habla rusa. Es importante recordarles sus raíces espirituales y culturales de su participación en las ricas tradiciones de la ortodoxia rusa que se aplica a la fuerza de la frecuente oración y la vida litúrgica, comprometidos en las parroquias para ayudar a mantener, en sus corazones, una fe viva y el contacto con su patria histórica”. 

rz/kg 

Nota: Las opiniones expresadas por el autor no necesariamente coinciden con los puntos de vista de la redacción de La Voz de Rusia.

  •  
    ya participar en el