4 marzo 2014, 14:31

Las habladurías sobre la ocupación de Ucrania son una provocación fonética

Las habladurías sobre la ocupación de Ucrania son una provocación fonética

El presidente de Eslovaquia, Ivan Gasparovic, exhortó a resolver pacíficamente el problema del futuro de Ucrania. Mientras, la postura de los medios de comunicación eslovacos es menos pacífica. Estos echan la culpa de lo ocurrido a Rusia, casi acusándola de expansión.

¿Están de acuerdo todos los eslovacos con tal interpretación de la complicada situación en Ucrania? El periodista y político eslovaco, exdiputado del Consejo Nacional de la República Eslovaca y de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (PACE por sus siglas en inglés), Sergej Chelemendik, manifestó su opinión al respecto a La Voz de Rusia:

Moscú califica como ilegítimo el Gobierno en Kiev y es difícil no estar de acuerdo con esto. Este Gobierno fue formado por una votación directa en la Plaza de la Independencia de Kiev (Maidán) donde se decidió por fuerza de la voz quién sería ministro y posteriormente sus candidaturas fueron aprobadas por los diputados legítimos a los que se ejerció presión. Los medios de comunicación revelan ciertos detalles de esta presión y entendemos que ni en Europa ni en Rusia nunca se trataba de tal manera con los diputados. Pero lo más importante es que este Gobierno, de hecho, ha llegado al poder tras un golpe de Estado con el uso de armas. Su reconocimiento por Occidente es un acto histórico. Surge la cuestión: ¿por qué se considera ilegítimo el Gobierno en Crimea formado, de hecho, del mismo modo? Pero allí nadie preparó un golpe de Estado durante años, nadie abrió fuego ni convirtió a Crimea en lo que se convirtió Kiev. Así las cosas, en Crimea ocurrió una manifestación de la misma democracia directa como la que ocurrió en Kiev, que Occidente reconoció como normal, pese a los estándares comunes. Es decir, hombres armados derrocaron al Gobierno en Kiev, lo que se califica como la manifestación de la voluntad del pueblo. Mientras, observamos la misma manifestación de la voluntad del pueblo en el sureste de Ucrania y en Crimea, pero sin derramamiento de sangre. La gente simplemente está cansada de la situación deplorable en la que se encuentra Ucrania desde hace mucho.

¿Quiere decir usted que considera ilegítimo el Gobierno en Kiev y cree que en este caso Rusia debe proteger a la población rusoparlante de Ucrania?

Rusia no ha infringido todavía ningunas leyes internacionales. En Crimea está desplegada una pequeña unidad de las tropas rusas, en virtud de un Tratado que no ha sido cancelado. En cuanto a las habladurías sobre la ocupación de Ucrania, es una provocación fonética. Se sabe que una parte considerable de las Fuerzas Armadas de Ucrania juró lealtad al nuevo Gobierno de Crimea. Lo mismo pasó en el sureste del país. Pero los medios de comunicación checos y eslovacos barajan activamente la posible incorporación de Crimea a Rusia.

A juzgar por todo, su punto de vista no es muy popular en Eslovaquia. Su postura es más bien cercana a la de Moscú. ¿Quizás esto se deba a su origen? Es que usted es de origen ruso y lee las fuentes rusas, creo yo.

Mi origen no tiene nada que ver con esto. En nuestro país nadie entiende, de hecho, lo qué pasa en realidad, se orienta a los medios de información. La interpretación de los acontecimientos que están desarrollándose en Crimea, Ucrania, en general, es inadecuada. En cuanto a la postura de las autoridades, dentro de dos semanas, se celebrarán las elecciones presidenciales en Eslovaquia. Y las fuerzas políticas orientadas a EEUU y Europa tratan de aprovechar la crisis ucraniana para conseguir más votos. Es en vano. Muchos eslovacos a día de hoy están al lado de Rusia. Los debates en nuestra página web lo confirman. Miles de personas declaran que Rusia debe proteger a sus compatriotas. Y lo que preocupa también a los eslovacos es una posible desintegración de Ucrania. La región de Transcarpacia tiene una frontera común con Eslovaquia. Nadie quiere que allí aparezca una región similar a Kosovo. Tal resultado de la crisis ucraniana preocupa a todos los políticos eslovacos y a la sociedad eslovaca, en general.

ek/kg/er

Nota: Las opiniones expresadas por el autor no necesariamente coinciden con los puntos de vista de la redacción de La Voz de Rusia.

  •  
    ya participar en el