28 febrero 2014, 20:47

Llevamos en nuestro bolsillo un dispositivo que nos permite acceder a prácticamente todo el conocimiento que existe en el mundo con apenas tres toques de índice y comunicarnos con quien queramos. Pero a nosotros nos gusta ver qué ha hecho nuestra hermana, qué bolso se ha comprado la vecina, repasar fotos de perros y, cómo no, sacarnos una foto nosotros solos. O veinte fotos, hasta que demos con nuestro mejor perfil.

Tomarse fotos para luego compartirlas en Internet es una de las fiebres de la era global: el fenómeno narcisista se llama "selfie". De hecho, ha tomado tanta relevancia que el mismísimo Diccionario Oxford eligió este neologismo inglés como “palabra del año 2013”. El vocablo se registró por primera vez en 2002, en un foro online australiano y en el transcurso del último año su uso ha aumentado un 17 000 %. 

Recientemente el selfie ha sido noticia: por ejemplo, el que se hicieron los jefes de Gobierno del Reino Unido y Dinamarca junto a Obama durante el funeral de Mandela. Las polémicas imágenes de Obama y el primer ministro británico posando junto a Helle Thorning-Schmidt, la glamurosa primera ministra danesa, amenazaron con eclipsar el adiós a Nelson Mandela y provocaron un amplio debate. Con algo de humor, el primer ministro inglés, David Cameron, ha dicho recientemente que esa foto debería subastarse con fines benéficos. 

El selfie está tan de actualidad que incluso se han hecho una “olimpiadas de selfie” bajo la etiqueta #SelfieOlympics que recogen todo tipo de disciplinas, incluida la de escalar puertas. También, con menor gusto, redes sociales como Twitter e Instagram acogen una cantidad inquietante de gente tomando selfies con personas sin hogar, casi siempre sin su consentimiento. De hecho, muchas han acabado en un blog llamado Selfies con Personas Sin Hogar, muy famoso junto a sus dos versiones anteriores: Selfies en los Funerales y Selfies en Lugares Serios. En este último aparecen cementerios, unidades de cuidados intensivos, el monumento al Holocausto, Chernóbil... Aunque lo más polémico fue una autofoto que se sacó con el móvil uno de los pasajeros de una avioneta accidentada en las aguas de Hawái el mes pasado y que se ha hecho viral en Internet. Tras el aterrizaje de emergencia, Ferdinand Puentes se hizo una foto que resultaría muy graciosa si no fuera por la muerte de Loretta Fuddy, una de las pasajeras que iba en su avión. 

Todas estas excentricidades asustarían a ese caballero llamado Robert Cornelius. Fue un pionero estadounidense de la fotografía que tiene ganado un sitio en las enciclopedias, pues realizó un daguerrotipo de sí mismo en 1839. Además de ser el primer autorretrato fotográfico es uno de los primeros retratos fotográficos de personas. La foto no es de gran calidad porque el proceso de captura de una imagen de estas características requería un tiempo de exposición muy largo. En el dorso de la foto escribió: "La primera fotografía lumínica jamás tomada. 1839." Un selfie, o casi, para la historia. 

Hoy en día las autofotos invaden las redes sociales y por eso un museo ha buscado la primera selfie en el sentido estricto de la palabra: una autofoto de alguien sosteniendo la cámara. Para sorpresa de los jóvenes “pioneros” con sus móviles último modelo, esta foto se tomó hace casi cien años en Nueva York, Estados Unidos. En la foto, tomada en diciembre de 1920, aparecen cinco caballeros, fotógrafos de la empresa Byron, que posan en la terraza del estudio de fotografía Marceau. Lo mejor es que para documentar esta selfie,en la colección del Museo de la Ciudad de Nueva York hay otra foto tomada por una cámara distinta, que muestra desde otro ángulo a los participantes de la imagen sosteniendo la cámara con bastante tino dada las circunstancias. 

¿Dejaremos algún día de hacernos fotos? Lo que está claro es que ni siquiera perder el teléfono parece razón suficiente para olvidar esta fiebre retratista. La joven Danielle Bruckman, de San Francisco, decidió imitar las fotos ridículas que se hace el hombre que le robó el teléfono. Al descubrir que las imágenes tomadas con su iPhone por un misterioso ladrón bigotudo siguen sincronizadas con su sistema de copia de seguridad en la nube iCloud, decidió simularlo. Ya ha subido cerca de doscientas cincuenta selfies a su blog llamado My Cloud Pal, del portal Tumblr. 

sm/kg/aa 

Nota: Las opiniones expresadas por el autor no necesariamente coinciden con los puntos de vista de la redacción de La Voz de Rusia.

  •  
    ya participar en el