2 diciembre 2013, 13:57

Damien Hirst presenta a sus amigos en Moscú

Pablo Picasso, Francis Bacon, Richard Prince, Jeff Koons, Banksy, Tracey Emin… Los trabajos de los más famosos pintores contemporáneos del mundo se exhiben en el Museo Multimedia Art de Moscú.

Damien Hirst es una figura emblemática en el mundo del arte contemporáneo. Unos lo adoran, considerándolo el maestro de mayor influencia del arte presente, mientras que otros lo toman con desprecio, y niegan, incluso, el derecho a denominarse pintor. Los críticos pueden discutir hasta quedar roncos, mientras las creaciones de Hirst son exhibidas en los mayores museos del mundo y, los coleccionistas arman verdaderas pugnas en las subastas y pagan por ellas sumas de varios dígitos.

Damien Hirst comenzó en cierto momento a juntar obras de pintores contemporáneos. Confiesa que quiso "escudriñar lo que había en la cabeza" de los coleccionistas que compran sus trabajos y entender lo que sienten al hacerlo.

A esa altura había ganado ya algún dinero, mientras que muchos de mis amigos pintores contaban cada moneda y me pedían continuamente préstamos. Yo no quería mucho dar dinero prestado a los amigos: no estaba seguro de si podrían devolverlo, y temía que ello repercutiera en nuestras relaciones. Entonces se me ocurrió que podía comprarles sus trabajos, lo que yo me podía permitir entonces. Así fue como comencé a comprar el arte de mis amigos.

Su colección llegó a ser con el tiempo bastante considerable, y surgió la idea de mostrarla al público en todo el mundo. Este es un método nuevo e interesante de tratar de entender la ideología del pintor-coleccionista; a Damien Hirst le encantan los pintores que comparten sus inquietudes y pasiones, y su colección es definida de “muy personal”. Hirst recuerda y gusta contar la historia de sus cuadros y esculturas, y se siente culpable de que el amplio público no vea las obras maestras de su propiedad.

Deseo dar a la gente la posibilidad de admirarla, es entonces cuando el arte vive. Siempre es más agradable cuando el cuadro cuelga en una pared, en la que la gente puede apreciarlo, que guardado en una caja.

Lamentablemente en la exposición “La libertad no es sinónimo de genialidad”, que se presenta en el Museo Multimedia Art, es posible admirar solo una pequeña parte de la colección del pintor. Los visitantes se ven ante una opción nada simple: la de apreciar los trabajos de los maestros de mayor renombre del presente, o tratar de analizar de qué manera las concepciones y los sentidos depositados por los autores se plasman en la colección armónica.

Además, en la exposición se exhiben creaciones del mismo coleccionista. Damien Hirst accedió, especialmente para la exposición moscovita, a que se adornara la entrada del Museo Multimedia Art con sus trabajos que sin duda complacerán al público durante las vacaciones de Navidad.

sb/kg/sm

Nota: Las opiniones expresadas por el autor no necesariamente coinciden con los puntos de vista de la redacción de La Voz de Rusia.

  •  
    ya participar en el