16 octubre 2013, 19:15

Diez datos curiosos sobre la a batalla más importante perdida por Napoleón

Битва народов

La Batalla de Leipzig (16 al 19 de octubre de 1813), también llamada la Batalla de las Naciones, fue el mayor enfrentamiento armado de todas las Guerras Napoleónicas y la mayor derrota que sufrió el Emperador de los franceses.

 

1. "¡Todo o nada! " exclamó Napoleón Bonaparte al rechazar la propuesta de paz de los aliados, miembros de la Sexta Coalición antifrancesa. El armisticio declarado en primavera de 1813 finalizó en julio. El Emperador francés decidió continuar luchando y confirmó esta decisión con una sonante victoria en la Batalla de Dresde, que se desarrolló entre los días 26 y 27 de agosto de 1813. Las bajas de los aliados superaron tres veces las francesas.

2. Además de los franceses, en el ejército de Napoleón había reclutas polacos, sajones, holandeses, italianos, belgas y alemanes procedentes de los estados de la Confederación del Rin. Entre el 16 y el 19 de octubre el ejército napoleónico se enfrentó en Leipzig a las tropas de coalición de rusos, austríacos, prusianos y suecos. En total, los franceses contaban con setecientos diecisiete cañones y entre ciento cincuenta y cinco mil y ciento setenta y cinco mil soldados, mientras que los aliados tenían unos docientas mil efectivos y ochenta noventa y tres cañones.

3. "Mira a Barklay y perderás el miedo". La sangre fría que el mariscal ruso Mijaíl Barcláy de Tolly mantuvo durante los combates más encarnizados se hizo proverbial y le granjeó la admiración de todo el ejército. Los historiadores indican que esta cualidad del militar fue uno de los factores clave del éxito de los cuerpos bajo su mando en el camos de batalla. Contribuyó notablemente a la victoria en la batalla de Leipzig, por lo que el emperador Alejandro I de Rusia le otorgó el título de conde.

4. "Los cuatro días que duró la Batalla de las Naciones decidieron la suerte del mundo». Estas palabras pertenecen al General von Müffling, Jefe de Estado Mayor del Ejército Prusiano. No se sabe cómo la frase del parte militar redactado por él se hizo famosa pero de la mano del general prusiano la batalla de Leipzig recibió su otro nombre.

5. Subestimar al enemigo y sobrevalorar las fuerzas propias. Estos fueron los dos errores fatales cometidos por Bonaparte que condujeron a su derrota en Leipzig. Sus tropas estaban agotadas por duros combates y largas marchas. Napoleón pensaba, erróneamente, que el Ejército austríaco de Bohemia y el ruso-prusiano de Silesia no llegarían a Leipzig a tiempo.

6. "Una brecha terrible se abrió en el centro de la líneas franceses, como si alguien hubiera arrancado el corazón a nuestro ejército". Así describió Napoleón la traición de los alemanes: la mayoría de los más de 5.000 sajones desertaron a los aliados con sus armas y diecinueve cañones en plena batalla. Más tarde algunos wurttemburgueses siguieron su ejemplo.

7. El único extranjero que recibió el bastón de Mariscal de Francia de manos de Napoleón el primer día de la Batalla de las Naciones fue el polaco Józef Poniatowski. Después de la desastrosa campaña de la Grande Armée en Rusia Poniatowski permaneción fiel al emperador francés, quien solía decir que cada soldado tiene un bastón de mariscal en su bolsillo.

8. La composición para orquesta del compositor sueco Franz Berwald es una de las escasas obras musicales dedicadas a la batalla de Leipzig.

9. 111 metros de largo por 32 de alto – estas son las dimensiones de la imágen panorámica «Leipzig 1813» del pintor alemán de origen iraní Yadegar Asisi que representa la Batalla de las Naciones, una de las mayores derrotas que sufrió Napoleón. La imagen impresa sobre tela de asombroso realismo fue expuesta por primera vez en Liepzig en 2013.

10. El «coloso de Liepzig», dedicado a la Batalla de las Naciones es uno de los monumentos más grandes de Europa. La estructura de 91 metros de altura fue erigida por el arquitecto Bruno Schmitz en el sitio de la sangrienta batalla. El monumento fue completado en 1913 para el centenario de la batalla e inaugurado el 18 de octubre de ese año en presencia del Emperador de Alemania, Rey de Sajonia e invitados honorarios de Rusia, Austria y Suecia.

ap/lj/er

Nota: Las opiniones expresadas por el autor no necesariamente coinciden con los puntos de vista de la redacción de La Voz de Rusia.

  •  
    ya participar en el