27 septiembre 2013, 14:16

Russia Arms Expo 2013: un espectáculo grandioso proyectado al futuro

Russia Arms EXPO 2013 Нижний Тагил RAE-2013 военная техника выставка вооружения вооружение Бронетехника

El primer ministro de Rusia, Dmitri Medvédev, visitó el 26 de septiembre, en Nizhni Taguil, la Russia Arms Expo 2013, la IX exposición internacional de armamentos, de material de guerra y de municiones, en la que pudo conocer los últimos proyectos de consorcios nacionales y extranjeros de la defensa.

Al jefe de Gobierno le exhibieron allí las posibilidades de los sistemas de armas no solo del presente, sino también del mañana. 

Fotogalería

Esta es ya la novena vez que en los Urales, considerado en justicia un centro industrial de Rusia, los productores mundiales líderes exhiben sus proyectos en materia de armamentos y suscriben contratos multimillonarios. En esta ocasión, la muestra en Nizhni Taguil ha reunido un número sin precedente de participantes, además de centenares de invitados de cuarenta Estados. La parte visual de la RAE comprende tanto centenares de ejemplares expuestos de forma estática, como dinámica, en condiciones casi de combate. En los días de la exposición, el polígono de Nizhni Taguil Staratiel, se transforma en escenario de un espectáculo que, literalmente, corta el aliento, con la participación de aviones y de carros blindados. Los organizadores confesaban que el 26 de septiembre habían complicado al máximo la exhibición: los potentes ataques eran lanzados, simultáneamente, por unos cuantos sistemas de armas de distinto tipo y misión. 

Dmitri Medvédev mira con esperanzas el futuro del complejo militar industrial del país: 

Nuestra industria de la defensa ha crecido considerablemente en los últimos años. Han aparecido no solo nuevos modelos, sino también nuevas tecnologías, que hoy día están recreando ya parámetros muy distintos de las acciones bélicas. Han surgido muchos modelos de sistemas robotizados, dirigidos a la distancia, explotados sin la presencia directa del hombre, lo que es seguramente de singular importancia. Y ello va a determinar, en un grado considerable, el rostro de las fuerzas armadas del siglo XXI. 

Los productores rusos exhibieron toda una línea de productos, de la que una parte fue apreciada por el jefe del gobierno. En particular, le mostraron modificaciones del carro blindado Tigre, el renovado cañón obús autopropulsado Msta-S, el pesado carro de combate de infantería Atom, fruto de la colaboración de los consorcios ruso y francés Uralvagonzavod y Renault, además de los últimos tanques modernizados y de sistemas de defensa antiaérea. La guinda de la torta del programa fue la presentación de un carro de combate de apoyo de tanques, el Terminator 2, conocido por la sigla BMPT, y que está llamado a “cubrir” los ataques de tanques en las más complicadas condiciones, incluso urbanas. Los creadores de este carro excepcional dotaron su modelo de los equipos digitales y de medios de impacto más modernos, con una eficacia próxima al cien por cien. Varios estados han revelado interés en este proyecto nacional, y representantes suyos viajaron especialmente a Nizhni Taguil para conocer nuestro Terminator. 

Países miembros de la OTAN trajeron también, a propósito, a Nizhni Taguil sus novedades. Por lo demás, si consideramos que, por ejemplo, el público ha podido apreciar ya más de una vez en el salón MAKS los mejores aparatos occidentales de combate, dicha práctica no parece sorprendente. El viceministro de Exteriores Serguéi Riabkov departía con nuestra emisora sus impresiones de la exposición: 

Recorrí el pabellón y conversaba con representantes de nuestros consorcios. Para mí era importante escuchar de ellos como es considerado el sistema ruso de control de exportaciones, si crea restricciones en exceso para el desarrollo de los negocios; cuál es la reacción ante la política que aplicamos incluso en la ONU, en lo que se refiere al tratado internacional de control de armas. En general, las impresiones no son malas, aunque plantearon una serie de sugerencias, escuché además algunas observaciones críticas, en las que vamos a trabajar. Pero, la impresión general de la exposición es muy favorable, todo fue organizado a muy alto nivel. Impresionan sobremanera las muestras. La exposición tiene un gran futuro, y con el tiempo debe llegar a ser el principal salón de armamentos de Rusia. 

La Russia Arms Expo 2013 fue un testimonio más de la atención especial que brinda el Estado al complejo militar industrial. A pesar de las dificultades colosales vinculadas a la “caída” de la rama, después de la desintegración de la URSS, el complejo militar industrial está resurgiendo paulatinamente. Rusia figura ya hoy día entre los líderes en exportación de armamentos, se incrementan los suministros de nuevos sistemas de armas al Ejército ruso. De aquí al 2020, las autoridades se proponen invertir veintitrés billones de rublos en la modernización de la industria de la defensa y en el reequipamiento de las Fuerzas Armadas. Los visitantes de la exposición en Nizhni Taguil pudieron conocer los primeros resultados reales de este proyecto de envergadura, como se dice, con lujo de detalles. 

sb/kg/er 

Nota: Las opiniones expresadas por el autor no necesariamente coinciden con los puntos de vista de la redacción de La Voz de Rusia.

  •  
    ya participar en el