27 febrero 2013, 12:38

Lavrov y Kerry se ponen de acuerdo en asuntos complicados

Lavrov y Kerry se ponen de acuerdo en asuntos complicados

La segunda Administración de Barack Obama procurará desempeñar un papel constructivo en la gestión de los asuntos internacionales, opina el ministro ruso de asuntos exteriores, Serguéi Lavrov, tras sostener negociaciones con el nuevo secretario de Estado, John Kerry.

La segunda Administración de Barack Obama procurará desempeñar un papel constructivo en la gestión de los asuntos internacionales, opina el ministro ruso de asuntos exteriores, Serguéi Lavrov, tras sostener negociaciones con el nuevo secretario de Estado, John Kerry. 

Su primera reunión tuvo lugar en el marco del periplo europeo del jefe de la diplomacia estadounidense. Para reunirse con John Kerry, Lavrov arribó a Berlín, donde estuvo varias horas.

John Kerry ocupó el cargo el pasado 1º de febrero. Desde aquel entonces, sostuvo dos conversaciones telefónicas con su homólogo ruso. En Berlín, Lavrov y Kerry se centraron en las relaciones bilaterales y la problemática internacional, no exentos de aspectos controvertidos. Hasta no hace mucho, el diálogo ruso-estadounidense estaba fuertemente atosigado por el despliegue del escudo antimisiles de EEUU en Europa. Pero ahora se promueve a primer plano la muerte de niños rusos adoptados en EEUU y, como consecuencia, la prohibición para adoptarlos por los ciudadanos estadounidenses. A menudo, las autoridades rusas no disponen de una información plena sobre la vida de los niños rusos en las familias que los adoptaron. Entrevistado por la prensa, el titular ruso de la cartera de exteriores calificó de esperanzadora la actitud del nuevo secretario de Estado respecto a este problema: 

John Kerry reconoció que no es un problema ficticio… y aseveró que él en persona tomará todas las medidas necesarias para que encontremos en EEUU plena transparencia y cuentas en esta materia. Creo que son unas declaraciones sumamente importantes. Nos esforzaremos porque se plasmen en hechos prácticos. 

Esto podría significar que los funcionarios del consulado ruso podrían comunicarse con los niños adoptados. De otro lado, quienes infrinjan los derechos de los niños, recibirán el castigo merecido. Antes de la reunión, diplomáticos rusos informaron a periodistas que al abordar la agenda internacional, se pondría énfasis el arreglo del conflicto en Siria. Las pláticas en Berlín duraron dos horas, y casi la mitad de este tiempo Lavrov y Kerry la dedicaron a la crisis en el país árabe: 

Lo fundamental es que confirmamos nuestra postura común de que la continuación de la violencia es inadmisible. Así como de hacer cuanto esté al alcance de Rusia y EEUU –aunque no todo depende de nosotros- para propiciar el más pronto inicio del diálogo entre el Gobierno y la oposición. Nadie resolverá por los sirios sus problemas pero, para discutir esta solución, es necesario sentarse a negociar. 

Un día antes de la reunión entre Lavrov y Kerry, acudió a Moscú el canciller sirio, Walid Muallem, quien aseveró que las autoridades de Damasco están dispuestas a sentarse a negociar incluso con representantes de la oposición armada. Pero los adversarios del régimen, de momento, no han mostrado tal disposición. El próximo 28 de febrero, en Roma sesionará otra reunión del denominado grupo de los Amigos de Siria. Ahora Moscú y Washington esperan que los opositores den su paso para entablar las negociaciones, ha destacado Lavrov: 

Confiamos en que también lo opositores que estos días se reunirán en Roma con representantes de países occidentales y algunos estados del área, también se manifiesten a favor del diálogo. Ellos han hecho declaraciones contradictorias sobre el particular. Confiamos en que la oposición, aparte de abogar por el diálogo, presente a su equipo de negociadores. De esto hemos hablado durante nuestra reunión y opino que haremos todo lo posible para que este diálogo empiece cuanto antes. 

Lavrov y Kerrry discutieron asimismo el programa nuclear de Irán, la situación en la Península de Corea, la cooperación en Afganistán. En algunos puntos, igual como en la problemática de las relaciones bilaterales, las partes discrepan. Según reconocen ambos titulares, no se puede hacer la vista gorda a los asuntos complicados, pero Moscú y Washington están decididas a continuar el diálogo.

ach/kg/sn

  •  
    ya participar en el