23 diciembre 2012, 21:16

EEUU no es capaz de cumplir los acuerdos internacionales

EEUU no es capaz de cumplir los acuerdos internacionales

Las autoridades estadounidenses niegan el acceso a los diplomáticos rusos a los niños adoptados por padres de los EEUU

Hace unos días, desde Florida regresó el asesor principal de la embajada rusa de asuntos judiciales, Sergei Chumarev. El diplomático trató de reunirse con Maxim Babaev, un chico cuyos padres adoptivos fueron llevados ante la corte por abuso infantil. Sin embargo las autoridades se negaron a dar información acerca del destino del niño, informó el diplomático en una entrevista para La Voz de Rusia

El ministerio de exteriores de Rusia se enteró de la situación en torno a Maxim Babaev no a través del gobierno estadounidense, según el acuerdo vigente del 2012 entre los gobiernos de EEUU y Rusia sobre la adopción, sino a través de las agencias informativas. El niño de cinco años, quien fue objeto de violencia física y sexual de la familia Taylor fue salvado mientras lo golpeaban en frente a residentes de Florida, comentó Sergei Chumarev. 

El padrastro lo golpeó públicamente varias veces contra la pared. Al mismo tiempo la madre intentó ahorcarlo y varias veces le pegó en la cara. Los transeúntes y la policía reaccionaron rápidamente. Maxim fue examinado por la doctora Mary Ulrich, quien confirmó que el niño sufría de maltrato. Estos maltratos fueron múltiples. Sobre esta base, el niño fue aislado de inmediato. Ambos padres fueron acusados de maltrato. Como resultado el padre fue condenado a cinco años de libertad condicional mientras que la madre recibió un año de libertad condicional. 

El ministerio de exteriores ha impugnado la decisión. Mientras tanto, el niño fue enviado a otra familia sin informar a la parte rusa de su paradero. Esto, a pesar de que Maxim Babaev recibió la ciudadanía norteamericana sigue siendo un ciudadano ruso.

Otro caso insólito, una niña rusa fue violada por su padrastro norteamericano. La niña fue enviada a un hospital psiquiátrico de donde fue rescatada por los diplomáticos rusos. Ahora, ella se encuentra en un hogar infantil para las víctimas de violencia familiar. Mientras que el violador no pasó ni un día en la cárcel, resalta Sergei Chumaev. 

La niña apenas cumplió 18 años. Los derechos de adopción pasaron a otra familia. Allí el esposo cometió delitos sexuales contra la niña cuando tenía quince años. Los abogados del padre – violador lograron fabricar los documentos de manera que al momento de la violación ella tendría dieciséis años. Desde este tiempo, el violador no ha pasado ni un día en la cárcel. Pagó cien mil dólares en efectivo como fianza y continúa con su vida normal. 

Resulta que el gobierno de los EEUU es incapaz de garantizar los derechos de los niños rusos, y las leyes federales y los tratados internacionales de los EEUU tienen vigor tan solo en Washington, concluye Sergei Chumarev. 

ak/rl

  •  
    ya participar en el