14 diciembre 2012, 15:33

El Apocalipsis y el misterio de la pirámide serbia

El Apocalipsis y el misterio de la pirámide serbia

Si quiere sobrevivir el fin del mundo, el 21 de diciembre, viaje al monte Rtanj en Serbia.

En los últimos tiempos, a menudo se viene hablando que en ese monte será posible quedar con vida, saboreando de paso el té de hierbas medicinales del lugar, o tratando de encontrar los tesoros que un ser fabuloso escondió en su cima.

Los alrededores de Rtanj son el lugar ideal tanto para el descanso moderado como para el activo. Pero ahora, en los hoteles contiguos son reservadas plazas a toda hora poco menos que por clanes familiares. En los periódicos abundan los titulares del tipo de “Matrimonio de Austria viaja a Rtanj antes del fin del mundo”.

Neboisha Gaic, director de la agencia de turismo Rtanj señala que el número de las “reservas” creció en un cincuenta por ciento en los últimos tiempos y que muchos toman en realidad estos lugares como un refugio. “Es una especie de paranoia; personalmente no creo en el fin del mundo, pero muchos creen”. Como sea, el monte de Rtanj, de un kilómetro y medio es un lugar increíblemente misterioso, añade Neboisha Gaic:

—Durante el mal tiempo se me estropea continuamente todo, hasta las computadoras, y no hay defensa que ayude. Es posible que sea obra de extraterrestres, pero yo no los he visto. Ahora se libran acaloradas discusiones sobre si este monte es fruto de la naturaleza o es obra del ser humano. Cuentan que, hace muchos millones de años, Rtanj estaba cubierto por las aguas del mar de Pannonsk.

Pero, el otrora productor musical y el habitante quizás más conocido del lugar, Dragan Shou, confiesa que vio extraterrestres:

—La estatura es de dos a dos metros y medio, son increíblemente hermosos y nos quieren, porque ellos nos crearon. Pueden ser vistos a menudo por quienes ellos permiten.

Dragan Shou tiene una concepción propia sobre Rtanj:

—Rtanj es el centro de la Tierra. Aquí vivió el dios Ra. Esta es una pirámide construida para velar por el desarrollo del globo terrestre. Y es que, los dioses vivieron en sus días entre nosotros. ¿Quiénes pudieron construir las pirámides egipcias sino nuestros Padres? ¿Quién pudo haber levantado una mole de piedra de veinte toneladas, si ello no lo puede hoy siquiera la máquina más moderna?

Es verdad que Dragan Shou no cree en el fin del mundo, aunque reconoce que el “turismo apocalíptico” es una bendición para ese lugar:

—Esto es excelente para nosotros, para quienes trabajan en el sector turístico. Gracias a los turistas, pero yo, con toda responsabilidad declaro: no habrá fin del mundo, este comenzó con la creación del mundo.

El famoso físico nuclear serbio Liubo Ristovski viene hace tiempo estudiando el fenómeno del monte Rtanj. En la correspondencia con nuestra emisora hacía notar un extraño fenómeno: en la cima de este monte serbio, de la pirámide en Bosnia, y en algunas pirámides en Irán se ha registrado radiación electromagnética de igual frecuencia, de veintiocho kilociclos. En realidad, la energía del monte Rtanj es el enigma principal que da origen justamente a un sinnúmero de teorías.

Sasha Nadjfei, director ejecutivo de la organización El Espíritu de Rtanj, la que ha convocado una conferencia científica del 21 al 23 de diciembre en el lugar de los hechos, explicaba la postura del profesor Ristovski y, de paso, ofrecía otras informaciones. Sasha Nadjfei indica que, después de los estudios de la radiación del campo energético de Rtanj, los científicos llegaron a una conclusión de sumo interés.

—Rtanj absorbe la energía cósmica y la energía negativa que surge en torno a ella, y la transforma en positiva. Hemos logrado establecer unos cuantos puntos, una suerte de volcanes energéticos ubicados a los pies de este monte.

Rtanj, como toda pirámide, cuenta con las propiedades adecuadas y en el caso de que una cierta energía negativa venga dirigida a la Tierra, Rtanj puede atenuarla o intensificarla.

La gente del lugar ve a menudo globos luminosos, monocromáticos o ígneos. El fenómeno consiste en que ellos aparecen en el cielo desde una dirección desconocida “vuelan” digamos hasta la pirámide y desaparecen en ella.

El profesor Liubo Ristovski revelaba que a su juicio, la estadía en el monte Rtanj es útil para la salud, si se toma el hombre no solo como un ser corporal sino también energético.

Ahora bien, ¿quién o qué fue lo que creó ese monte sorprendente? Entre los científicos no hay consenso, afirma Sasha Nadjfei:

—Es evidente que, fenómenos atmosféricos como los vientos y las lluvias no podían determinar la forma de Rtanj. Su geometría es perfecta, en la que se observa el principio de la “proporción justa”. Rtanj es un monte de caliza, y el aspecto de pirámide le fue dado por una cierta fuerza o energía racional. Los constructores antiguos emplearon el potencial natural y tecnologías desconocidas por nosotros. La caliza está compuesta de silíceo, el que tiene una malla molecular, de forma parecida a la pirámide de Keops. De suerte que, Rtanj estaría formada de micropirámides. Es conocido el experimento del científico checo Karl Drbal, quien dispuso de cierta manera una hoja de afeitar en una pirámide de cartón, la que al cabo de un tiempo se humedeció. Ahora, imagínense el poder que posee una pirámide de un kilómetro y medio de altura como es Rtanj.

Es cuestión de cada uno creer o no creer en el Apocalipsis que se aproxima. Si no llega el fin del mundo, de todas maneras tendrá sentido viajar a Rtanj, aunque sea para tener un descanso romántico. El té de Rtanj, una planta que crece solo allí, en el declive meridional del monte, posee singulares propiedades afrodisíacas.

sb/mo/sn

  •  
    ya participar en el