En directo
    Sociedad
    URL corto
    0 14
    Síguenos en

    Una mujer de Murcia, en España, tuvo que recurrir a un cerrajero para poder acceder a su casa el día de Nochevieja porque se había olvidado el bolso en casa y la broma no le salió precisamente barata.

    Como muchos ciudadanos españoles, María del Mar y su marido Juan salieron el 31 de diciembre a despedir el año y comerse las uvas en la residencia de un familiar. Al regresar a su casa, se dieron cuenta de que no tenían las llaves encima porque la mujer se había dejado el bolso en su interior, por lo que se vieron obligados a recurrir a los servicios de un cerrajero durante la festividad.

    La vecina de Cartagena conocía los riesgos que supone buscar una empresa sin referencias y más aún en unas fechas tan señaladas, pero no le quedaba otra solución pues se encontraba en un contexto difícil: su marido está evaluado como candidato para trasplante de corazón y pulmón y se desplaza en silla de ruedas eléctrica, "para él un resfriado significa la hospitalización", explica María del Mar a La Opinión de Murcia, "el hotel no era una opción, porque mi marido necesita oxígeno y CAP (monitorización avanzada)", detalla.

    Cuando el cerrajero llegó a su hogar, tan solo necesitó cinco minutos para abrir la vivienda y realizar una apertura de resbalón, considerado como uno de los trabajos más básicos para estos profesionales. María del Mar le preguntó hasta en tres ocasiones por cuánto le saldría el arreglo: "¿No me irá usted a cobrar 1.000 euros?", preguntó con tono jocoso. Sin embargo, el cerrajero evitó la respuesta, seguramente porque sabía que esa cifra no estaba muy lejos de la realidad.

    "Cuando te ves en una situación límite como la que yo viví, lo único que quieres es entrar en casa; he sido víctima de un timo y un chantaje por el momento de urgencia en el que me encontraba. Me han engañado a sabiendas", dijo la vecina al diario regional.

    No obstante, algo hizo despertar las alarmas de María del Mar y fue cuando el cerrajero les consultó si tenía alquilada o comprada la vivienda. "Creo que lo que hacen es estafar a las aseguradoras, en cualquier caso, en ese momento ya estaba cabreada, me quité de en medio y dejé a mi marido, que pagó con tarjeta".

    "Este hombre me llegó a indicar, y lo dejó por escrito, que para cobrar esa cantidad del seguro debía decir que había tenido que romper el bombín de la cerradura, es decir, me estaba pidiendo que engañase al seguro", explicó.

    La mujer llamó a la Policía, que la remitió a que pusiera una queja en la oficina del consumidor y por el momento el asunto se encuentra en manos de sus abogados. El diario regional confirmó con la empresa de cerrajería, AVG Servicios, que lo ocurrido fue cierto, y que el servicio costó 849 euros más un 21% de IVA. Fuentes de esta empresa explicaron que es habitual que el coste se incremente en noches como Nochevieja, y que se suele aplicar un recargo de hasta el 50% en esos días.

    Sin embargo, otros profesionales del sector aseguran que ese tipo de arreglos rondan los 80 y 100 euros cuando se trata de cerraduras ordinarias o 300 y 500 euros si se trata de cerraduras especiales para puertas acorazadas. Para evitar sorpresas como la que le ocurrió a este matrimonio de Cartagena (Murcia), aconsejan que siempre se pacte un precio aproximado del trabajo a realizar durante la primera llamada.

    Etiquetas:
    Navidad, puerta, nochevieja, Murcia, llaves, España
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook