En directo
    Sociedad
    URL corto
    0 904
    Síguenos en

    Para una gran parte de la población rusa, las mandarinas son consideradas un símbolo del Año Nuevo. La fruta es tan popular durante las celebraciones de final de año que puede incluso tener un impacto psicológico en los ciudadanos del país.

    Los símbolos, como las mandarinas en el Año Nuevo, se transmiten de generación en generación y tienen un impacto especial en la psique humana, explicó la psicoanalítica Liudmila Polianova. 

    "Lo más importante para la psique humana es la estabilidad. Cuanto más tiempo tengamos un árbol de Navidad, champán, mandarinas, Papá Noel y la famosa ensalada Olivier con nosotros, más saludables seremos todos", dijo la profesional, citada por el medio Izvestia.

    La psicoanalista señaló que estas frutas eran lo más asequible en las celebraciones de fin de año en la época soviética, ya que "no había nada más" en aquel entonces. El recuerdo de tiempos pasados es lo que da a la mandarina su importancia en las celebraciones rusas.

    "El olor a acículas de pino y mandarinas, así es como nuestros abuelos celebraban el Año Nuevo. En esto es donde reside el valor del símbolo", detalló Polianova.

    Etiquetas:
    tradiciones, Año Nuevo, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook