En directo
    Sociedad
    URL corto
    0 50
    Síguenos en

    Takahiro Shiraishi, apodado 'el asesino de Twitter' por encontrar a sus víctimas a través de la popular red social, fue condenado a muerte tras ser declarado culpable de asesinar a nueve personas.

    El hombre fue arrestado en octubre de 2017, después de que las fuerzas de seguridad encontraran en su casa en Zama, a las afueras de Tokio, 240 fragmentos de cuerpos humanos, incluidas nueve cabezas, almacenados en neveras portátiles y cajas de herramientas y cubiertas de arena para gatos para ocultar el olor. 

    En el juicio, Shiraishi admitió haber asesinado y descuartizado a ocho mujeres y un hombre, todos ellos de entre 15 y 26 años. De acuerdo con los abogados del japonés, todas las víctimas del maníaco expresaban pensamientos suicidas en las redes sociales. El asesino en serie prometía a sus víctimas ayudarles a cometer el suicidio o hasta morir junto a ellas.

    "Quiero ayudar a los que realmente sufren. Por favor, envíame un mensaje en cualquier momento", se podía leer en el perfil del hombre en la red social, donde usaba el apodo de 'verdugo'.

    Pese a que los abogados de Shiraishi pidieron que los cargos se redujeran a "asesinato con consentimiento", algo que conlleva una pena de entre seis meses y siete años de prisión, el juez declaró que en realidad, "ninguna de las nueve víctimas pidió ser asesinada, ni siquiera de manera tácita". Además, calificó los crímenes como extremadamente graves

    Los asesinatos no solo causaron conmoción en Japón y reavivaron los debates sobre el control de las redes sociales y la prevención del suicidio, sino también indujeron cambios en Twitter. La red social modificó las reglas en el país asiático —donde unas 20.000 personas se quitan la vida cada año— y prohibió a los usuarios promover el suicidio o las autolesiones.

    Etiquetas:
    asesinatos, Japón
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook