En directo
    Sociedad
    URL corto
    2372
    Síguenos en

    El célebre científico Carl Sagan auguró en 1995 un futuro de oscuridad y superstición para Estados Unidos, que muchos vieron cristalizarse con la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca en 2017. El menosprecio sistemático del presidente a la ciencia se exacerbó durante la pandemia. ¿Rescatará Biden a EEUU del anticientificismo imperante?

    Poco después de que Donald Trump asumió como presidente de EEUU el 20 de enero de 2017, comenzaron a circular en internet algunos pasajes del libro El mundo y sus demonios - La ciencia como una luz en la oscuridad (1995), del astrofísico estadounidense Carl Sagan, quien a criterio de los internautas había anunciado la era Trump.

    "Tengo una premonición de la América de la época de mis hijos o nietos: Estados Unidos es una economía de información y servicio; casi todas las industrias manufactureras clave se han escapado a otros países; los impresionantes poderes tecnológicos están en manos de unos pocos, y nadie que representa el interés público puede siquiera entender los problemas; una época en que la gente ha perdido la habilidad de establecer sus propias agendas o cuestionar con conocimiento a las autoridades; sujetando nuestros cristales y consultando con nerviosismo nuestros horóscopos, nuestras facultades críticas en decadencia, incapaces de distinguir entre lo que se siente bien y lo que es verdad, nos deslizamos, casi sin darnos cuenta, de vuelta a la superstición y la oscuridad", dice uno de los fragmentos más citados.

    Para un tono apocalíptico más preciso, Sagan aclaró algunas consideraciones de su libro en una de las últimas entrevistas que concedió, pocos meses antes de fallecer el 20 de diciembre de 1996, a raíz de una neumonía. Vaticinaba que el desconocimiento de la ciencia sería la perdición de la sociedad estadounidense.

    "Hemos organizado una sociedad de ciencia y tecnología en la que nadie entiende nada de ciencia y tecnología, y esta mezcla combustible de ignorancia y poder tarde o temprano va a estallar en nuestras caras", presagiaba el científico. A su juicio, la ciencia es una forma de "interrogar al universo con escepticismo", por lo que perder el dominio de esta facultad inquisitiva auguraba un futuro oscuro.

    "Si no estamos capacitados para hacer preguntas escépticas para interrogar a quienes nos dicen que algo es verdad, de ser escépticos con quienes están al mando, entonces estamos disponibles para el próximo charlatán político o religioso que pase por ahí", sostuvo.

    El regreso de la "superstición y la oscuridad" quedaba manifiesto ya en la campaña electoral de Trump, acusada de basarse en la desinformación, las fake news y las teorías conspirativas para propiciar la victoria del candidato republicano en las elecciones de 2016.

    Trump vs. ciencia

    En el marco de las elecciones de 2020, la revista científica Nature, una de las más prestigiosas del mundo, declaró su apoyo al candidato demócrata, Joe Biden, mencionando algunas de las decisiones del presidente Trump a contramano del avance de la ciencia como argumento.

    A nivel internacional, por ejemplo, está el impacto negativo de la salida de EEUU del tratado nuclear iraní y del acuerdo de París sobre cambio climático. Asimismo, la retirada de EEUU de la UNESCO —aunque la cancelación del aporte económico al organismo había ocurrido en 2011, durante la Administración Obama (2009-2017)—. Por último, la salida de la Organización Mundial de la Salud (OMS) decidida por Trump en plena pandemia de COVID-19.

    "Los desafíos como terminar la pandemia de COVID-19, enfrentar el calentamiento global y detener la proliferación y amenaza de las armas nucleares son globales y urgentes. No los superaremos sin los esfuerzos colectivos de los Estados nacionales y las instituciones internacionales que la Administración Trump ha buscado socavar", dice el editorial de Nature.

    El pasado julio, Trump comunicó al Congreso de EEUU que el país se había retirado oficialmente de la OMS, luego de acusar al organismo de encubrir el origen y el manejo de la pandemia por parte de China. Los fondos que estaban destinados a la agencia serían redistribuidos.

    En septiembre, se anunció que la salida será efectiva a partir del 6 de julio de 2021. Al mismo tiempo, notificaron al director de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, que los 62 millones de dólares restantes de los fondos para 2020 serían reprogramados a otras áreas de la ONU. Hasta abril, EEUU había entregado 58 millones de dólares.

    Desde un principio Trump minimizó el impacto de la pandemia y negó las consecuencias que el virus SARS-CoV-2 ocasionaría en el país. La respuesta sanitaria desde el Gobierno se refleja en los más de 11 millones de contagios y casi 250.000 muertes. "A pesar de tener vastos recursos científicos y monetarios a su disposición, Trump falló catastróficamente cuando más importaba", acusa la revista.

    Por su parte, el diario The New York Times recopila también una serie de episodios protagonizados por Trump que denotan su "desprecio" por la ciencia. De hecho, Trump fue el primer presidente de EEUU en no tener un asesor científico de la Casa Blanca desde que el puesto fue creado en 1941.

    Según The New York Times, Trump "fue lento en reaccionar" a las advertencias sobre la seriedad del brote del coronavirus en el país. En abril, Trump llegó a sugerir la posibilidad de "inyectar" desinfectante para acabar con el coronavirus causante de COVID-19.

    "La ciencia es una forma de desenmascarar a aquellos que solo simulan el conocimiento", escribió Sagan.

    Trump vs. Fauci

    De acuerdo al análisis de The New York Times, Trump ha "minimizado" la opinión del inmunólogo experto en enfermedades infecciosas Anthony Fauci, de la comisión gubernamental encargada de combatir la pandemia en EEUU. Fauci advirtió en abril pasado que el país no tenía la suficiente capacidad de tests para diagnosticar del coronavirus. Trump se mostró en desacuerdo y aseguró que estaban haciendo un "gran trabajo" con la realización de tests.

    Aun así, la campaña de Trump lanzó un vídeo que contenía declaraciones de Fauci que parecen elogiar al mandatario por su manejo de la crisis sanitaria. Sin embargo, Fauci desmintió su apoyo y aseguró que esas declaraciones fueron sacadas de contexto. En consecuencia, el clamor popular de los seguidores de Trump pidiendo el despido de Fauci se hizo escuchar en los mitines.

    Biden, ciencia y democracia

    Días después de la victoria de Biden —aún no reconocida por Trump— en los comicios presidenciales del 3 de noviembre, Nature volvió a la carga con un nuevo editorial. "El país, y el mundo pueden empezar a cerrar la puerta a cuatro años de caos, catástrofe, incompetencia y la normalización de información falsa del cargo público más importante de Estados Unidos", sentenció.

    "Confiamos en que Biden, [la vicepresidenta electa, Kamala] Harris y su equipo respetarán la necesidad y la integridad de las agencias regulatorias, y que rápidamente revertirán las restricciones a las visas para estudiantes e investigadores internacionales impuestas por la administración de Trump", anheló la publicación y exigió a Biden "restablecer rápidamente la ciencia al Gobierno".

    El Grupo de Puebla —foro de líderes latinoamericanos conformado para articular políticas progresistas, fundado en julio de 2019 en la ciudad mexicana de Puebla— también validó el triunfo de Biden y Harris como "la victoria de la democracia, la verdad y la ciencia sobre el oscurantismo, el discurso de odio y la industria de las noticias falsas que destruye la democracia misma y sus instituciones".

    ¿Cuán vital es la ciencia para la democracia? La crítica y escritora búlgaro-estadounidense Maria Popova rescata en su columna Brain Pickings algunos pasajes de El mundo y sus demonios en los que Sagan retoma la idea del pensador Bertrand Russell acerca de que "sin ciencia, la democracia es imposible".

    "La ciencia está lejos de ser un instrumento de conocimiento perfecto. Es solo lo mejor que tenemos. En ese sentido, como en muchos otros, es como la democracia. La ciencia por sí misma no puede defender líneas de acción humana, pero puede ciertamente iluminar las posibles consecuencias de otras líneas de acción alternativas", reflexionó Sagan.

    Etiquetas:
    The New York Times, Nature, Elecciones presidenciales en EEUU 2020, Organización Mundial de Salud (OMS), Acuerdo de París, fake news, COVID-19, pandemia de coronavirus, ciencia, EEUU, Donald Trump, Joe Biden
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook