En directo
    Sociedad
    URL corto
    1311
    Síguenos en

    Una joven japonesa quiere demostrar a quienes creen en la mala suerte que esta no tiene nada que ver con los gatos negros. Con este propósito abrió un café donde los anfitriones son 11 gatos negros.

    Ayako Yagi decidió romper con la famosa superstición y ahora cuenta con varios gatitos negros que reciben cariñosamente todos los días a los clientes que llegan hasta este lugar.

    Ver esta publicación en Instagram

    Una publicación compartida de Sputnik Mundo (@sputnikmundo) el

    Ahora las personas que no son supersticiosas pueden pasar su tiempo libre en este café rodeados de estos gatitos negros por unos 10 dólares la hora.

    El gatocafé es un negocio altruista que se ha hecho muy popular en algunos países de Asia y también en algunas ciudades de Rusia, pero hasta ahora no existía ninguno donde solo acogen a gatos negros.

    Los clientes de este tipo de cafés por lo general son personas que aman a los gatos y más que por el café o los postres que puedan vender allí, asisten específicamente a este tipo de lugares para acariciarlos, jugar con ellos o alimentarlos.

    Etiquetas:
    suerte, superstiticones, gatos, Japón
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook