En directo
    Sociedad
    URL corto
    0 203
    Síguenos en

    Un avión alemán Zeppelin Staaken que transportaba dinero y oro en una misión secreta a la joven República Popular de Ucrania Occidental ha sido encontrado después de haber desaparecido hace poco más de 100 años en Silesia, al suroeste de Polonia.

    El 4 de agosto de 1919, el Zeppelin Staaken, un enorme biplano de cinco motores, despegó de Breslavia, pero nunca llegó a su destino de Kamianéts-Podilski en Ucrania.

    La nave transportaba billetes ucranianos impresos en Alemania, así como monedas de oro y plata para el nuevo Estado de la República Popular de Ucrania Occidental que luchó contra los bolcheviques tratando de establecer un nuevo Estado.

    El cargamento era esencial para que el nuevo Estado existiera, funcionara normalmente y luchara por su independencia. A bordo del avión, además de seis experimentados tripulantes alemanes, se encontraban dos pasajeros ucranianos. Uno de ellos era Dmitro Witowski, un oficial ucraniano que fue comandante de la sublevación ucraniana en Lwów en noviembre de 1918 contra los polacos.

    Cuando el avión se estrelló, todos los pasajeros y la tripulación murieron y las causas del accidente siguieron siendo un enigma. La nave puede haber sido derribada y existe la especulación entre los historiadores de que los insurgentes silesianos que querían que Silesia se uniera al recién surgido Estado de Polonia pueden haber sido los responsables del derribo.

    Cuando el avión se estrelló, el lugar era parte de Alemania. Por lo tanto, los oficiales alemanes se llevaron los cuerpos, así como partes del avión y dinero.

    Con el paso de los años, el lugar del accidente se cubrió con vegetación. 

    Sin embargo, un grupo de exploradores locales encontró restos de la aeronave en un bosque cerca de Racibórz (Polonia) al explorar unas 70 hectáreas. 

    "Finalmente, en la cima de una pequeña colina encontramos los restos de aluminio fundido, así que sabíamos que estábamos en el lugar correcto", comentó Piotr Konarski, del grupo de exploración de Silesia. 

    "Entonces nos sacamos la lotería. Encontramos un botón con letras cirílicas. Luego, poco después desenterramos los platos del tanque de petróleo y la brújula", reveló los detalles de búsqueda. 

    Una de las placas lleva la inscripción Zeppelin-Werke G.m.b.H. Staaken, que es una prueba incuestionable de que habían encontrado el lugar del accidente.

    Asimismo, Konarski reveló que cuando estaban trabajando en el sitio, un hombre se les acercó diciendo que era el nieto de un insurgente de Silesia.

    Recordó que su abuelo había estado en la zona en el momento del accidente y que tenía varias monedas de plata.

    El grupo ahora planea buscar en el sitio más a fondo y finalmente erigir una placa conmemorativa. Los restos del avión se expondrán en un museo local.

    Etiquetas:
    restos, arqueología, avión
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook