En directo
    Sociedad
    URL corto
    0 80
    Síguenos en

    La pandemia de COVID-19 es severa con todo el mundo, pero para las personas adultas mayores las dificultades son aún más. No solo se encuentran entre la población de riesgo, sino que el aislamiento social los aleja de sus seres queridos y de la sociedad. ¿Cómo cuidar a las personas de edad en este marco?

    En todas las culturas, las personas ancianas han representado experiencia y sabiduría. De hecho, el viejo sabio es una figura clásica de la literatura, utilizada también en la psicología a través del arquetipo del anciano, descripta por el psiquiatra suizo Carl Gustav Jung.

    Sin embargo, en el mundo contemporáneo, las personas mayores tienden a quedar relegadas a un lugar de vulnerabilidad, incapacidad de acción y, por ende, dependencia, ya sea por las dificultades en la salud que aparecen a determinadas edades, o porque muchos, retirados del mundo del trabajo, ya no son económicamente productivos.

    "En 2020 el número de personas de 60 años o más superará a los niños menores de 5 años. Durante las próximas tres décadas, se prevé que el número de personas mayores en todo el mundo se duplique, llegando a más de 1.500 millones en 2050, y el 80% de ellas vivirá en países de ingresos bajos y medianos", informó la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

    Asimismo, la pandemia de COVID-19 ha generado estragos en esta población. Algunos de los motivos son las dificultades económicas, el aislamiento social que deben acatar con mayor rigurosidad por tratarse de personas en situación de riesgo, y la soledad que supone estar lejos de sus familias. 

    Por ello, en el Día Internacional de las Personas de Edad, que se celebra cada 1 de octubre, este 2020 la ONU ha instado a "destacar las importantes aportaciones que nuestros mayores hacen a la sociedad y crear conciencia sobre las oportunidades y los desafíos del envejecimiento en el mundo de hoy". Pero ¿cómo podemos hacer del mundo en pandemia un lugar más habitable para los más vulnerables?

    La vida de los adultos mayores en tiempos de pandemia

    "Lo tremendo del COVID-19 es que para cuidar a los residentes hay que aislarlos y eso es lo duro, porque un adulto mayor lo que más necesita y lo que más quiere es cariño, cuidados y apoyo. Esa es la gran paradoja de esta enfermedad tan infame", contó a la agencia France24 Sonia Von Dessauer, fisioterapeuta que trabaja hace 19 años en un hogar geriátrico de Santiago de Chile.

    A la edad se le suman las enfermedades más habituales que trae consigo, según la Organización Mundial de la Salud estas incluyen dolencias como la diabetes, hipertensión, obesidad, cáncer y problemas respiratorios o cardíacos. 

    "Muchos presentan neumonía respiratoria porque tienen demencia, entonces nosotros constantemente tenemos pacientes que están con fiebre y cuando esto sucede se levantan todos los protocolos de aislamiento, porque uno no sabe qué origina la fiebre, puede ser por COVID-19. Esa tensión que se genera es desgastante para todo el personal de la salud y de enfermería, uno siente que pasa todo el tiempo pisando huevos", explica. 

    Uno de los puntos que observa el personal de salud está directamente ligado a la psicología y al estado de ánimo de los ancianos. En varios geriátricos las actividades grupales han debido ser suspendidas, así como también todo lo que implique salidas al aire libre o visitas culturales.

    La falta de estímulos producto del encierro lleva a los adultos mayores a sentimientos de soledad, depresión, e incluso agresividad en ciertos casos. La enfermera en jefe de un hogar de ancianos con demencia y alzheimer en Bogotá, Ana Tulia López, contó a la agencia que los pacientes no pueden siquiera ver el sol o caminar afuera por los peligros que esto supone. 

    Cómo cuidar a las personas mayores durante la pandemia

    Los profesionales de la salud mental coinciden en varios puntos. En primer lugar, de una forma u otra, es preciso mantenerse en contacto con la persona mayor. Ya sea por teléfono o por videollamada, hay múltiples formas de acercarse, y la comunicación en momentos de soledad es lo más importante, sostiene un artículo de NPR.

    En este sentido, organizar reuniones virtuales puede ser una buena alternativa. A falta de visitas, programar un horario para ver televisión o cenar con la persona a distancia es una opción viable que hará que se sienta acompañada. 

    Preguntar cómo está la persona, qué hizo durante el día y qué hay de nuevo es importante para demostrar interés y tener temas de conversación. Si hay un tema de interés común, es bueno apelar a ello para generar entusiasmo y complicidad con la persona querida. 

    Etiquetas:
    COVID-19, pandemia, pandemia de coronavirus, Organización Mundial de Salud (OMS), ONU, ancianos, anciana
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook