08:05 GMT19 Septiembre 2020
En directo
    Sociedad
    URL corto
    0 321
    Síguenos en

    Pekín lanza una campaña para luchar contra el desperdicio de alimentos. El presidente de China, Xi Jinping, calificó este fenómeno de "horrible y lamentable" y llamó a la frugalidad en la comida. Sin embargo, se trata de una esfera donde el sistema público se enfrenta con las costumbres alimenticias nacionales.

    "¿Has comido?", así es como la frase "¿cómo va todo?" se traduce literalmente del chino. Si tomaste un buen desayuno, las cosas no van tan mal.

    Poder de costumbre

    La gastronomía es un elemento importante en el modo de vida chino, y la cocina es uno de los principales valores culturales del país. Casi todas las provincias tienen su propia delicadeza. 

    Acostumbrarse a la frugalidad en la comida requiere un cambio cultural en una población que tradicionalmente ha medido la hospitalidad en las sobras. Expresar la hospitalidad atendiendo a los invitados con suntuosos banquetes es un valor profundamente arraigado en la sociedad china que lleva a un inevitable desperdicio de alimentos. 

    El pueblo chino tradicionalmente valoraba la frugalidad, una consecuencia de una larga historia de hambrunas y escasez, explicó Zhu Qizhen, profesor de la Universidad Agrícola de China al diario SCMP. 

    En la tradición china sería una vergüenza para el dueño si su huésped se queda con hambre. La etiqueta de la cena no permite platos vacíos: si todo se terminó, significa que aún no se han alimentado todos, escribió Sofia Melnichuk para la versión rusa de Sputnik. 

    Variedad de platos asiáticos
    Variedad de platos asiáticos

    Asimismo, preparar u ordenar más comida de la necesaria se ha considerado durante mucho tiempo como un símbolo de hospitalidad y posición social en China, donde es común que todos los platos sean compartidos por la mesa.

    "Cumpleaños, graduación, cenas de agradecimiento a los maestros, fiestas de promoción de alguien: tales banquetes siempre tienen problemas muy serios de desperdicio de alimentos, y eso es algo a lo que debemos prestar mucha atención," aseguró Cheng Shengkou, investigador del Instituto de Geografía y Recursos Naturales de la Academia china de Ciencias. 

    Cuánta comida se tira en China

    La prosperidad de las últimas décadas ha contribuido en parte al hábito de despilfarro, según los expertos.

    En promedio, en las grandes ciudades se desperdician hasta 18 millones de toneladas de alimentos al año, suficientes para alimentar a entre 30 y 50 millones de personas al año, según un informe realizado en 2015 por la Academia de Ciencias de China. 

    Per cápita, China desperdicia alrededor de 33 kilos de alimentos al año, según el Índice de Sostenibilidad Alimentaria de 2018 de Economist Intelligence Unit. Es menos que el índice australiano (76 kilos) o el estadounidense (95 kilos), pero considerando la población del país de 1.400 millones de personas, este es un problema que tiene enormes implicancias para el planeta. 

    Los comensales de los grandes restaurantes de China desperdician el 38% de la comida que piden, mientras que los estudiantes de las cafeterías escolares desperdician el 22% de sus comidas, según un informe del Fondo Mundial para la Naturaleza y la Academia China de Ciencias. 

    ¿Hay suficiente comida para todos?

    "Deberíamos seguir manteniendo un sentido de crisis sobre la seguridad alimentaria. El impacto de la pandemia del COVID-19 de este año ha hecho sonar la alarma", declaró Xi Jinping en su discurso. 

    La atención sobre el desperdicio de alimentos se produce después de que semanas de inundaciones masivas en todo el país arrasaran con las cosechas, contribuyendo al aumento de los precios de los alimentos, ya más altos después de que el brote de COVID-19 paralizara la economía china. 

    Ante las tensiones comerciales con EEUU y otros países, la seguridad alimentaria, que siempre ha sido una prioridad para China, se ha vuelto aún más importante, escribe The Guardian. Se estima que entre el 20% y el 30% de los granos de China son importados. 

    Las iniciativas para disminuir el desperdicio de comida

    A principios de 2013, el Gobierno lanzó una campaña nacional llamada Plato vacío, que tenía por objeto eliminar los residuos de alimentos, principalmente en los banquetes oficiales. Desde entonces, el consumo a expensas del público ha disminuido, pero el desperdicio no ha mejorado mucho, afirmó Jing Linbo, vicepresidente de la Asociación de Cocina China. En su discurso Xi reavivó la iniciativa. 

    Los medios de comunicación estatales han criticado a los que se filman comiendo grandes cantidades de comida. Conocido comúnmente como mukbang, este tipo de transmisiones en vivo son populares en muchas partes de Asia, incluida China.

    Entre otras medidas, las autoridades aconsejan a las instituciones que popularicen la cuchillería, para que los invitados no suban palos al plato común. También es más fácil combatir las infecciones.

    En Wuhan, la Asociación de la Industria de la Restauración pidió que los restaurantes fueran más conscientes de la cantidad de comida que sirven a sus clientes. Les aconsejó que introdujeran la regla de 'N-1': servir un plato menos que la cantidad de gente presente en la mesa. 

    "Promoveremos el modelo N-1. Si hay 10 personas, solo se les permite pedir nueve porciones de comida", decía el comunicado. "Si eso no es suficiente, pueden añadir más platos más tarde."

    Las ciudades de Xianning y Xinyang, en las provincias de Hubei y Henan respectivamente, también han propuesto implementar el sistema N-1, que ha sido criticado por algunos en línea por ser "demasiado rígido". 

    Shanghái está animando a los ciudadanos a denunciar si ven a alguien comiendo demasiado o desperdiciando comida, sin embargo los castigos no han sido especificados. 

    Además, en Harbin, en la provincia de Heilongjiang, comedores estatales instalaron cámaras cerca de los contenedores de recogida de alimentos donde los trabajadores se deshacen de sus alimentos. Si uno tira la comida a la basura tres veces, estará en la "pantalla de la vergüenza" en el pasillo. 

    Un restaurante en el sur de la provincia de Hunan incluso pidió a los visitantes que se pesen antes de entrar para ayudarles a elegir las comidas apropiadas. No obstante, el restaurante fue acusado de discriminación. La dirección se disculpó, explicando que trataron de seguir el consejo de las autoridades. 

    La abundancia de alimentos para muchos chinos no es un capricho, sino una oportunidad relativamente nueva para demostrar prosperidad. Por lo tanto, lograr la moderación, e incluso con la ayuda de la coacción, no será fácil, opinó Melnichuk.

    Etiquetas:
    desperdicio de alimentos, alimentos, comida, China
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook