00:51 GMT30 Septiembre 2020
En directo
    Sociedad
    URL corto
    0 60
    Síguenos en

    Los desastres naturales, como el huracán Laura que azota el Caribe y el sur de EEUU, se tornan más graves en el marco de la pandemia de COVID-19, advierten especialistas. El abastecimiento de provisiones, la evacuación y la asistencia sanitaria previstas para estos episodios chocan con las restricciones necesarias para evitar nuevos contagios.

    Desastres naturales como el huracán Laura —que ya provocó decenas de muertos en su paso por Haití, República Dominicana, Cuba y el sur de EEUU— pueden ser incluso más problemáticos que de costumbre en un contexto de pandemia como el actual, de acuerdo a un análisis académico realizado por científicos de la Universidad de Texas A&M.

    La cuestión fue planteada, en un artículo publicado en el portal The Conversation, por el profesor de Ingeniería Civil de Texas A&M, Ali Mostafavi: ¿puede un huracán de categoría 4 como es, al menos en su inicio, Laura, ser incluso más peligroso en el contexto de la pandemia de COVID-19?

    Para Mostafavi, el mayor problema radica en que muchas de las medidas que habitualmente las personas deben adoptar para protegerse del paso de huracanes "pueden contradecir las recomendaciones sanitarias para protegerse a sí mismos del COVID-19". Con más de un millón de personas bajo orden de evacuación en los estados de Texas y Louisiana, la situación podría convertirse en un problema.

    Desde el Laboratorio de Resiliencia Urbana de la universidad en la que es docente, Mostafavi participa de una investigación iniciada apenas la pandemia tocó Estados Unidos para determinar, precisamente, cómo las medidas sanitarias para combatir al nuevo coronavirus podían afectar a los protocolos usualmente utilizados para desastres naturales.

    Además de identificar varios de los factores que se vuelven más riesgosos por la pandemia, el estudio de Mostafavi encuentra que hay varios condados del estado de Texas que reúnen tanto un gran número de infectados de COVID-19 como un riesgo alto de huracanes y otros desastres naturales.

    Los riesgos de un desastre natural durante la pandemia

    En su análisis, Mostafavi identifica varios de las actividades que, siendo habituales en los preparativos y la respuesta para huracanes, se vuelven aún más complejos cuando las autoridades deben cuidar que las personas no se expongan al contagio de COVID-19.

    • Los supermercados:

    Es común que, ante el advenimiento de un huracán, las poblaciones de los lugares afectados se lancen hacia las tiendas y supermercados para hacerse de las provisiones que necesitarán en caso de tener que pasar varios días sin salir de casa. Ese fenómeno suele abarrotar los comercios en los días previos al paso del huracán. Según el académico, las tiendas y gasolineras en Houston suelen incrementar sus clientes entre 50% y 100%.

    Con una pandemia en curso, este hábito puede ser peligroso. El profesor recuerda que, si bien los clientes pueden utilizar mascarillas, se vuelve difícil mantener el distanciamiento físico dentro de los comercios abarrotados. El fenómeno también incrementa el tiempo en que las personas deben permanecer cerca de desconocidos, ya sea esperando para pagar o eligiendo artículos en góndolas.

    • Los refugios:

    Uno de los mayores problemas de los desastres naturales es la necesidad de dar refugio a cientos o miles de personas que pierden sus casas o deben alejarse de ellas para evitar ser dañados. En general, las ciudades disponen de refugios colectivos donde las personas pueden pasar varios días, a la espera de que la situación se normalice.

    Las condiciones de vida en los refugios suelen ser precarias. Muchas veces se utilizan gimnasios u hoteles donde varias familias deben compartir espacio. Esto, en un contexto de pandemia, incrementa de forma considerable la posibilidad de que las personas se vean expuestas a infectados con COVID-19.

    • La asistencia sanitaria:

    Los desastres naturales suelen provocar lesionados e incluso víctimas fatales, por lo que la disponibilidad de servicios sanitarios preparados para brindar una rápida atención es crucial. Esto también choca con la necesidad de centros de salud que requiere la pandemia de COVID-19.

    Por si fuera poco, Mostafavi advierte que inundaciones o incendios provocados en el marco de un desastre natural pueden bloquear los accesos a hospitales o incluso dejar sin electricidad servicios sanitarios clave para el testeo y diagnóstico utilizado para la pandemia.

    Etiquetas:
    pandemia de coronavirus, desastres naturales, huracán
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook