17:14 GMT22 Septiembre 2020
En directo
    Sociedad
    URL corto
    Por
    0 10
    Síguenos en

    MOSCÚ (Sputnik) — El crecimiento de la esperanza de vida ha posibilitado un aumento de la longevidad a nivel global, pero también se convierte en un reto para países y gobiernos que tienen que implementar políticas para enfrentar este fenómeno.

    Desde hace un tiempo las agendas públicas tratan el tema, pues es un hecho que vivimos más años y como consecuencia, una proporción significativa de la población mundial está compuesta por personas mayores.

    "Este cambio demográfico tiene importantes implicaciones a la hora de lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible [ODS] que se proponen en la Agenda 2030 para erradicar la pobreza, asegurar la prosperidad de todas las personas en las generaciones presentes y futuras a través del desarrollo sostenible y reducir las desigualdades", destaca el texto La Década del Envejecimiento Saludable y los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

    La publicación destaca que "el cumplimiento de los ODS implica un compromiso con la promoción del envejecimiento saludable ya que es un elemento esencial si queremos garantizar que todas las personas tengan vidas dignas, plenas, seguras y saludables".

    En esa misma tónica está la ONU que resalta la importancia de prepararse para una población que envejece, algo que considera "vital para alcanzar la Agenda 2030 integrada, con un envejecimiento que trasciende los objetivos de erradicación de la pobreza, buena salud, igualdad de género, crecimiento económico y trabajo decente, reducción de las desigualdades y ciudades sostenibles", según el documento Envejecimiento, personas mayores y la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

    Como parte de los ODS se trabaja en la adopción de políticas que fortalezcan las capacidades de las personas mayores y fomenten su independencia y autonomía. La Organización Mundial de la Salud (OMS) lidera y coordina la Década del Envejecimiento Saludable (2020-2030) para fomentar el envejecimiento saludable en torno a todos los ODS, en colaboración con los Estados Miembros y los distintos socios nacionales e internacionales.

    Japón el ejemplo a seguir

    Japón es el paradigma en el tema de longevidad, según la OMS es el país con más personas de más de 100 años, además posee la esperanza de vida más alta del mundo, con una media de 84,2 años. Esto se debe en gran medida al sistema de salud implantado en la nación asiática, que da cobertura sanitaria universal desde 1961. El Gobierno paga hasta un 70% del coste de todos los procedimientos. Una cifra que alcanza el 90% si se trata de un paciente de ingresos limitados. 

    Esta experiencia del país puede convertirse en "un recurso importante para la comunidad sanitaria global que trascienda las fronteras geográficas, sociales, culturales y políticas, que ayude a entender y mejorar la salud de la población en todo el mundo", destaca un estudio liderado por Kenji Shibuya, investigador de la Universidad de Tokio.

     Según la revista Muy Interesante, los japoneses promedio van al médico unas 13 veces al año, más del doble que los británicos. "Además, algunas empresas financian revisiones médicas completas [conocidas como ningen dock] para prevenir el desarrollo de enfermedades crónicas y detectar el cáncer en sus fases más tempranas".

    Otro aporte importante fue la implementación de forma obligatoria, desde el año 2000, del seguro de cuidado a largo plazo para ayudar a las personas mayores a llevar vidas más independientes y aliviar la carga de los cuidadores familiares. Actualmente más de la mitad de los ancianos de la nación (57%) no reportan problemas financieros, mucho mejor que los EEUU (36%) y Francia (18%).  

    Latinoamérica a deber

    La tendencia al envejecimiento se nota a nivel global y América Latina y el Caribe no quedan fuera. Un informe de la ONU de 2017 sobre envejecimiento en el mundo, estima que en en ese momento había 76 millones de personas mayores de 60 años en la región y que para 2050 esta cifra puede alcanzar los 198,2 millones de ancianos.

    Es por ello que el objetivo primordial de las organizaciones regionales y nacionales es trabajar para crear políticas eficaces que proporcionen los recursos necesarios a los adultos mayores. "Garantizar una vida de calidad a personas longevas es un nuevo reto regional que seguirá cobrando importancia en el contexto de la cooperación internacional y en las agendas nacionales en la mayoría de los países durante la próxima década", destacó Mirta Roses, directora emérita de la Oficina Sanitaria Panamericana.

    Dentro de los más envejecidos de la región están Cuba, Estados Unidos, Puerto Rico y Uruguay, países en los que un 15% de su población total es mayor a 65 años —según el Banco Mundial de 2017—, ese segmento de la población en Argentina y Chile llegó al 11%.

    En Cuba se espera que la cifra llegue a un 30% para 2030, según reportó el diario estatal Granma en mayo del 2017. El cuidado de salud continuo y la compañía de sus seres queridos son algunas de las claves para que los cubanos vivan por muchos años, destacó Lilian Rodríguez, subdirectora del Centro de Investigaciones sobre Longevidad, Envejecimiento y Salud (CITED) de la isla.

    "El envejecimiento de la población está destinado a convertirse en una de las transformaciones sociales más importantes del siglo XXI, con implicaciones para casi todos los sectores de la sociedad, incluidos los mercados laborales y financieros, la demanda de bienes y servicios, como la vivienda, el transporte y la protección social, así como las estructuras familiares y los lazos intergeneracionales", resalta la ONU.

    Las poblaciones envejecidas crean problemas debido a que hay menos fuerza laboral para impulsar el crecimiento económico y soportar a la población jubilada.

    Lo cierto es que se necesitara un trabajo mancomunado para impulsar políticas que permitan a la sociedad afrontar un envejecimiento masivo que traerá consecuencias económicas como ya detalló un reporte de Moody’s Investor Service: "El ritmo sin precedentes de envejecimiento tendrá un efecto negativo sustancial en el crecimiento económico en las próximas dos décadas en todas las regiones".

    Etiquetas:
    abuelos, ancianos, Organización Mundial de la Salud
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook