02:00 GMT27 Septiembre 2020
En directo
    Sociedad
    URL corto
    0 20
    Síguenos en

    Las sufragistas de Estados Unidos lograron modificar la Constitución luchando incluso contra las campañas anti-sufragio, llevadas adelante tanto por hombres como mujeres. El 18 de agosto de 2020 se celebra el centenario de la ratificación de la Enmienda 19, que otorgó a las mujeres el derecho al voto en Estados Unidos.

    A medida que el movimiento sufragista se fue intensificando en el siglo XIX en el mundo occidental, también sus detractores. Cuando las mujeres británicas y estadounidenses comenzaron a organizarse en reclamo del derecho al voto y para exigir que se les diera igual participación en el gobierno de sus países, se encontraron con una férrea campaña en contra en medios de comunicación y… las postales (¿las redes sociales de la época?).

    En 1906 en Reino Unido el periódico Daily Mail las tildó de suffragettes, un término despectivo utilizado para menospreciar a las mujeres que reivindicaban su igualdad ante la ley, según se explica en Diccionario Oxford. Los misóginos entendían que una cosa eran las sufragistas (un grupo de mujeres moderadas y prudentes que buscaban alcanzar sus derechos legalmente) y otra las suffragettes, mujeres que pretendían imponer su voto mediante huelgas de hambre, manifestaciones y repartición de panfletos propagandísticos. 

    En las ilustraciones de la época se hizo explícita la misoginia, la industria de las postales se dedicó a producir propaganda que desacreditaba y denigraba a las mujeres que luchaban por el voto, contó la escritora búlgara Maria Popova en Brain Pickings. 

    El hogar destruido era sin duda el leitmotiv de la campaña antisufragista. "¿Qué es el sufragio sin un hogar que sufra?", se preguntaba en las postales. En muchas de ellas se plantea que la legalización del voto femenino supondría el fin del hogar y el matrimonio y condenaría a los hijos (y al marido) a una vida miserable.

    1 / 15
    Postal antisufragista donde se lee: "Ahora las chicas están haciendo todos los trabajos de los chicos"

    "Estas tarjetas a menudo mostraban un mundo patas arriba, y el caos resultante una vez que las mujeres alcanzaban el poder y los maridos se veían obligados a hacer las tareas domésticas y la crianza de los hijos", escribió Kenneth Florey, autor de American Woman Suffrage Postcards: a Study and Catalog, según publicó la Revista Smithsonian.

    Otras representaban a las defensoras del sufragio como mujeres violentas, dominantes y físicamente grotescas, sin higiene, viejas, que no podían conseguir un marido de otra manera que intentando derrocar a la sociedad. En las postales británicas a menudo las sufragistas suffragettes eran representadas de forma "grotesca", implicando que "su fealdad y su ideología están interrelacionadas", aseguró Forley.

    "Claramente la suposición de estas tarjetas es que las mujeres normales se casan y se establecen en los roles 'tradicionales'; la sufragista no es normal, es una criatura sin género cuyas creencias y apariencia la ponen fuera del orden general. Pero a veces es aterradora y peligrosa", agregó. 

    Postal antisufragista donde se lee: Por nuestros amigos ausentes.
    Postal antisufragista donde se lee: "Por nuestros amigos ausentes".

    La campaña de alarmismo finalmente fracasó. En 1920, la 19 Enmienda otorgó a las mujeres estadounidenses los mismos derechos de voto que a los hombres, y en 1928, la Ley de Franquicias Iguales otorgó también a las mujeres británicas el sufragio pleno. 

    Etiquetas:
    EEUU, voto, mujeres, lucha de mujeres
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook