10:50 GMT21 Septiembre 2020
En directo
    Sociedad
    URL corto
    4272
    Síguenos en

    Diez años de luchas a mano de hombres como el libertador Simón Bolívar. El 7 de agosto de 1819 se libra la última batalla por la independencia colombiana del Imperio español. Nacía la República de Colombia de un sueño que luego buscó posicionarla como vanguardia en América Latina y el mundo en sus primeros años como nación.

    El proceso de independencia de Colombia, que ocupó la segunda década del siglo XIX (1810-1819), se produjo a la par de los de otros países de la región. El continente comenzaba a tener sus primeras repúblicas y a independizarse de la monarquía española. 

    Fue el histórico libertador Simón Bolívar quien dirigió el 7 de agosto a las fuerzas independentistas en la Batalla de Boyacá, última contienda que dio éxito definitivo a la Campaña Libertadora de Nueva Granada —Colombia se llamaba entonces Reino de Nueva Granada— y llevó a la toma de Santa Fe, capital de Nueva Granada tres días más tarde. 

    Nacía la República de Colombia, entonces federada con los territorios de Venezuela y Ecuador y denominada Gran Colombia. Su gestación prometía mucho más que la soberanía de su pueblo. Francisco Antonio Zea, vicepresidente de la reciente nación, era uno de los hombres que estaba convencido de ello. En su manifiesto dirigido al Congreso de Angostura el 13 de enero de 1820 pronunciaba: 

    "¿Qué es la República de Colombia? Una masa de más de 3,5 millones de hombres; un territorio de más de 100.000 leguas cuadradas, una posición eminentemente comercial, un mayorazgo inmenso en minas de oro y plata, en los frutos más estimados y en las producciones naturales más preciosas. He aquí un Estado de enorme volumen que no necesita más que presentarse para ser reconocido."

    Las expectativas en la nueva República estaban expuestas con entusiasmo: sería el centro del Nuevo Mundo, económica y, especialmente geográficamente. La doble costa con el Océano Atlántico y el Pacífico lo hacían de una posición estratégica para incentivar el comercio, y Zea lo sabía.

    De formación científica, Zea participó activamente del proceso independentista colombiano y venezolano, y mantenía una estrecha relación con Bolívar. Entre 1820 y 1822, año en que falleció, fue el Embajador de la Gran Colombia en el Reino Unido. En esos años, procuró el diálogo comercial entre las variadas regiones del territorio colombiano, y también fomentar las relaciones diplomáticas que permitieran el crecimiento económico colombiano. 

    Botánico de profesión, Zea creía que la botánica podía llevar a los avances en la agricultura que el país necesitaba para el desarrollo del país. "Francisco logró que los gobiernos extranjeros reconocieran la independencia de la Patria y su potencial económico, a través de notas diplomáticas que muestran su habilidad diplomática, su brillante escritura y su pensamiento", escribió el historiador Constancio Franco en 1880.

    Durante sus años como embajador, logró ejecutar una misión científica que se encargó de la investigación, conocimiento y explotación racional de las riquezas del país, que desembocaron en el equilibrio económico que necesitaba Colombia para sostenerse como república independiente.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook