En directo
    Sociedad
    URL corto
    0 22
    Síguenos en

    Las aerolíneas están volviendo progresivamente a la actividad, pero, como sucede con los demás rubros que se han reactivado, los vuelos internacionales han generado preocupación por la posible propagación de COVID-19. Pero ¿sigue siendo peligroso viajar en avión? ¿Qué medidas se están tomando?

    Uno de los primeros y de los más letales golpes que dio la pandemia de COVID-19 fue la paralización de la actividad turística internacional y, con esto, la paralización de los vuelos comerciales.

    Sin embargo y a pesar de que la pandemia no ha cesado, al igual que muchas otras actividades los vuelos comienzan a reanudarse y, ya sea con fines turísticos o no, las precauciones no pueden faltar. Pero ¿qué tan riesgoso es realmente viajar en avión en tiempos de COVID-19?

    Según un estudio dirigido por Vicki Stover Hertzberg, bioestadística de la Universidad Emory en Atlanta, junto con un equipo de especialistas en matemática y medicina, el riesgo de contagiarse de enfermedades respiratorias es alto para los pasajeros sentados a menos de un metro de una persona infectada, y poco probable para aquellos que están a mayor distancia.

    La investigación, realizada antes de la pandemia, en 2018, se basó en 10 vuelos dentro de Estados Unidos de entre tres y cinco horas, con un total de 1.560 pasajeros y 41 auxiliares. Tuvo en cuenta que quienes viajan en asientos que dan a los pasillos tienen contacto con más pasajeros y, por consiguiente, mayores posibilidades de contagio. Otro factor que identificaron como riesgo son las filas de abordaje, que aproxima demasiado a las personas entre sí. 

    Como ha sido reiterado por autoridades médicas y políticas, la enfermedad COVID-19 es más contagiosa que un resfriado corriente, y la distancia que se recomienda mantener con otras personas son dos metros. 

    Para los vuelos que están actualmente en funcionamiento, ya hay protocolos sanitarios elaborados por la Organización de la Aviación Civil Internacional (OACI), la Organización Mundial de la Salud y la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA), con medidas que apuntan a la seguridad de los pasajeros y del personal de las aerolíneas.

    A su vez, los aeropuertos que están funcionando comienzan a implementar sus propios protocolos para evitar inconvenientes, como sucede con el Aeropuerto Internacional de Carrasco, de Uruguay, el único país latinoamericano incluido en la lista de los países autorizados a viajar a la Unión Europea. 

    La Organización Mundial de la Salud (OMS), por su parte, ha recomendado mantener la "higiene ‎personal, las precauciones al toser y el mantener un metro de separación de las personas que ‎presentan síntomas". 

    Al igual que el resto de las actividades que están reabriendo, como los centros comerciales, el fútbol o la cultura, los riesgos han de ser contemplados a través de las medidas sanitarias pertinentes aunque, como en otros rubros, no puedan eliminarse en su totalidad. 

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook