13:01 GMT21 Septiembre 2020
En directo
    Sociedad
    URL corto
    Por
    0 50
    Síguenos en

    Cada 17 de julio se celebra el Día Mundial del Emoji. Estos pequeños símbolos nos acompañan desde hace más de 20 años y se han convertido en parte de nuestro día. Actualmente, constituyen un lenguaje comprendido a nivel mundial y su estudio es capaz de definir el estado emocional de la población.

    El día siempre ha empezado en el momento que sales de la cama. Y lo digo en pasado porque con la llegada de las nuevas tecnologías, el inicio de una nueva jornada muchas veces arranca con el encendido del teléfono móvil. Si es que se ha apagado. Algunos prefieren dejarlo en la mesilla y cogerlo ya con café en mano. Otros lo chequean directamente desde la cama. Fotos, tuits, noticias y mensajes entran en la lista de revisión matutina. Y, en todos ellos, caritas, corazones, manos, animales…un sinfín de dibujos que acompañan cada centímetro de texto en la nube. Muchas veces aparecen solos. Simplemente con uno de estos puedes sonreír, soltar una carcajada o pegar un bote de la cama.

    Los emoji se han convertido en un lenguaje más y de calibre universal. Al día, millones de ellos son intercambiados por redes sociales o aplicaciones de mensajería móvil, que potenciaron su uso. A nadie le extraña ver una publicación en Instagram o un Whatsapp cargado de emoji. Estos ayudan a transmitir el mensaje, incluso a aligerar su contenido o a evitar tergiversaciones.

    Tal es su popularidad que estos ayudan a definir el estado emocional de la población. La página Emojipedia realizó un análisis sobre el uso de los emoji en Twitter entre agosto de 2018 y mayo de 2020. Tras observar 68 millones de tuits, el estudio reveló que, en 2020 con el paso de los meses, aquellos que expresaban sentimientos negativos se utilizaban más que los positivos, los cuales decrecían. Parte del planeta estaba recluido en su domicilio en esas fechas, en plena lucha contra el coronavirus.

    No obstante, este mismo análisis revela que el más utilizado de todos fue la cara que llora de risa. Lo confirma también Emojitracker, web que hace un seguimiento de los símbolos más utilizados en Twitter. En 2017, una investigación de las Universidades de Michigan y de Pekín, tras analizar 427 millones de mensajes de Whatsapp y SMS de cuatro millones de usuarios de smartphones de 212 países, determinó lo mismo: la cara que llora de risa era la reina de la mensajería.

    Historia de los emoji

    Pero, este simpático emoji no está solo. Junto a ella, hay una lista interminable. Caras sonrientes, tristes, eufóricas, enfadadas, boca abajo, sin boca, de perro, de gato… Los hay hasta de objetos cotidianos. Se puede mandar desde una jarra de cerveza hasta un martillo. Y todos ellos tienen algo en común: cada 17 de julio celebran su día. El llamado World Emoji Day fue creado por Jeremy Burge, fundador de la Emojipedia, donde se puede comprobar el significado de cada símbolo. El motivo de esta fecha es porque en el emoji del calendario en las principales plataformas se mostraba este día.

    Se festeja desde 2014, aunque los emoji vienen de mucho más atrás. Hay quien dice que el New York Times publicó el primero en 1862 en la transcripción de un discurso de Abraham Lincoln. Un punto y coma mal colocado ante un paréntesis  dio lugar al primer emoticono de la historia. El primer uso intencional de la tipografía para expresar emociones llegaría en 1881 de la mano de la revista satírica Puck, que incluyó un pequeño artículo llamado Arte tipográfico.

    El uso del emoticono crecería con el paso del siglo XX. En 1982, el científico estadounidense Scott Fahlam propondría su uso para evitar malentendidos a través de la red. Este fue el primer paso hacia el emoticono moderno.

    El emoji llegaría un par de años después. En concreto, en 1999, con el desarrollo de la tecnología móvil. El diseñador japonés Shigetaka Kurita buscaba una manera rápida de transmitir información a través de la plataforma móvil. De esta manera, creó una serie de símbolos de 12x12 píxeles para la agencia de comunicaciones japonesa NTT DoCoMo. Una tanda de 176, entre los que había número, un zapato o el Sol. Kurita dio con una de las formas de comunicación del siglo XXI y recibió el título de padre de los emoji.

    Microsoft, Google o Apple fueron incorporándolos, aunque su gestión depende del consorcio Unicode, al que se le debe la estandarización de muchos de los caracteres que utilizamos en nuestros dispositivos digitales. Cada cierto tiempo, esta organización incluye nuevos emoji. También estudian propuestas externas. Precisamente, así llegó la paella a las plataformas digitales tras la petición del cómico valenciano Eugenio Alemany.

    Jeroglíficos egipcios, referencial
    © Foto : Pixabay/ DEZALB
    El dodo, la matrioshka, los tamales o la llamada en redes como "mano italiana" son los próximos en la lista. La biblioteca de emoji crece año tras año en un intento de acoplarse con los tiempos que corren. No solo hay más comida o animales, ahora los emoji de personas o manos pueden cambiar su tono de piel. Entre las banderas de los países está la LGTB o la trans.

    Y es que al final, estos pequeños símbolos son una traducción de la época en la que vivimos. De un mundo globalizado e interconectado. Una realidad en la que el emoji se ha convertido en la lengua que todos comprendemos. Porque, al final, estés con café en mano o entre las sábanas, en Brasil o Singapur, un corazón es un corazón en cualquier idioma.

    Etiquetas:
    redes sociales, móvil, red móvil, emojis
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook