En directo
    Sociedad
    URL corto
    0 102
    Síguenos en

    ¿Has pensado alguna vez en el impacto de tu comportamiento en el carácter de tus hijos? He aquí un análisis sobre cómo la educación de los padres influye en la personalidad que desarrollan los hijos. La profesora de psicoterapia infantil y familiar de la Universidad Estatal de Psicología y Pedagogía de Moscú (MGPPU) lo explica.

    Los psicólogos rusos tratan la supremacía en la familia como poder, dirección o liderazgo. Pero cuando hablamos de poder en la familia, hay dos realidades muy diferentes que se configuran alrededor de la figura materna en función del rol que adopte esta.

    La experta explica que si tenemos a una madre competente, su marido y sus hijos confiarán en ella y la querrán; si es autoritaria, solo se someterán a ella, sin amor. Cuando los hijos son criados por madres del segundo tipo, los resultados de la educación que reciben se reflejan en las parejas que eligen el día de mañana:

    "Una niña con rasgos autoritarios buscará una pareja que se someta a ella y la obedezca. De la misma manera, un niño educado por una madre autoritaria buscará una nueva 'dueña'", describe a Sputnik Tatiana Gavrílova.

    Cómo se proyecta el exceso de autoridad materno en las niñas

    Esa figura materna autoritaria, sumada a fenómenos como la gran falta de hombres que hubo en Rusia en períodos como el posterior a la Segunda Guerra Mundial, da lugar a un fenómeno que se está extendiendo últimamente, y es el de las mujeres que no se casan (concretamente las que quieren hacerlo pero finalmente no lo consiguen).

    Esas mujeres tienen algo en común, dice la especialista, y es que "tienen expectativas tremendamente altas respecto a los hombres. El hombre tiene que ser un príncipe, una creación masculina perfecta que aglutine en ella todos los rasgos del hombre, tal y como ellas lo imaginan".

    ¿Qué pasa en el caso de los niños?

    Para un niño tener una madre imperante y un padre sumiso crea una combinación que puede dar lugar a todo un drama, apunta la experta. Y es que los hombres son el "sexo frágil ", y en la infancia tienen más problemas para adaptarse a las adversidades que las mujeres. En este sentido, Gavrílova da el siguiente consejo:

    "Se necesita un adulto que dé ejemplo y apoyo [al niño]. Lo ideal sería que el niño participase en un buen equipo deportivo, o en algún estudio artístico o teatral. Entonces, el ejemplo de conducta masculina lo encontrará en un deportista o un artista. También puede ser un familiar", asegura la interlocutora de Sputnik.

    En cuanto al feminismo que tan en boga está últimamente, la experta admite ser sexista, en sus propias palabras, y dice ver en esta tendencia un camino poco alentador para la civilización, pero un camino por el que Rusia, asegura, pasará.

    "El feminismo ahora rechaza el factor más importante, en mi opinión, en el desarrollo humano: la diferencia en los roles de género. El hombre y la mujer difieren en su origen (...). La creciente influencia del feminismo es un giro histórico inevitable, pero la feminidad tradicional, estoy segura, sigue siendo muy importante. Como todo lo evolutivo, es poco probable que las diferencias de género desaparezcan rápidamente", declara Gavrílova.

    Etiquetas:
    madre, niños, feminismo, educación
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook