En directo
    Sociedad
    URL corto
    0 140
    Síguenos en

    Tras el fuerte sismo en la Ciudad de México y otras zonas del país, algunas personas permanecieron en las calles de la urbe por algunos minutos, asustadas por la intensidad del movimiento telúrico.

    Una de las estampas más compartidas en ese día mostraba a un joven que repartía piezas de pan a las personas sentadas en un parque público en una colonia cercana al centro de la capital mexicana.

    En México la creencia popular señala que comer pan ayuda a las personas a reponerse luego de sufrir algún susto. En específico, se afirma que comer un bolillo —pan duro de trigo horneado— o una tortilla fría sirve para dejar de lado esa impresión.

    La medicina tradicional explica que comer esos alimentos ayuda a calmar el estómago de las personas, pues una fuerte impresión puede incrementar la actividad de los jugos gástricos.

    Expertos afirman que el miedo puede generar varias respuestas fisiológicas en el cuerpo humano, como agitación, insomnio, fiebre, diarrea, náuseas, confusión temporal y depresión.

    En el caso de los malestares estomacales, la ingestión de bolillo puede mitigar por algún momento esos síntomas, porque los jugos gástricos comenzarán a digerir ese alimento una vez que llegue al estómago.

    No obstante, cualquier alimento sólido que sea bajo en grasa y azúcares puede tener el mismo efecto que la creencia popular mexicana atribuye al bolillo.

    Etiquetas:
    terremoto, México
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook