En directo
    Sociedad
    URL corto
    Por
    0 135
    Síguenos en

    Si piensas que hacer chistes sobre el color de piel solo te hace una persona con sentido del humor, quizá debas comenzar a pensar cómo cambiar esas pequeñas actitudes de corte racista.

    En estos tiempos, asumir nuestro racismo no es cosa fácil, pues creemos que decir trabajo como negro para vivir como blanco no tiene nada en común con el hecho de que un hombre golpee a otro solo por su color de piel.

    Sin embargo, sí son expresiones microrracistas que, al igual que cualquier otro tipo de violencia, están encaminadas a perpetuar la discriminación por aspectos raciales —esencialmente por el color de piel—.

    "Los microrracismos son como estas extensiones del racismo que son mucho más aceptadas en la sociedad, que las vemos como algo común y, que las vemos, incluso, no tan ofensivas", explica Diana Pinacho, integrante del colectivo Huella Negra y la Red de Mujeres Afrodescendientes de la Ciudad de México.

    En este sentido, los microrracismos podrían ser esas actitudes o expresiones encubiertas que responden a un sistema de prejuicios sociales, pero que al expresarlos connotan violencia contra al otro.

    "Los microrracismos no son diferentes a un racismo, la única diferencia que podríamos decir es que son más aceptados (…) incluso, podrían parecer no agresivos, pues no se han pensado como un racismo en sí, sino que se han instaurado de manera fija y se han interiorizado en la sociedad", refiere Pinacho para Sputnik.

    • Frases del microracismo
      Frases del microracismo
      © Sputnik / Laura Itzel Domart
    • Frases del microracismo
      Frases del microracismo
      © Sputnik / Laura Itzel Domart
    1 / 2
    © Sputnik / Laura Itzel Domart
    Frases del microracismo

    Microrracismos: ¿violencia inofensiva?

    Para entender el peso de nuestras expresiones, deberíamos comenzar por comprender el racismo estructural; es decir, el sistema social sobre el que se ha desarrollado la historia de la humanidad.

    Durante una entrevista en 1971, el boxeador estadounidense, Mohammad Alí, cuestionaba el hecho de que todos los personajes religiosos fueran blancos aludiendo al racismo con el que estaba contada la historia.

    Con base en esto, Pinacho manifiesta que hay toda una serie de actitudes y expresiones que parecen no ser ofensivas por la regularidad con las que las decimos; sin embargo, devienen de un sistema de pensamiento que excluye o minimiza a toda una comunidad.

    Siguiendo esta línea, advierte que los primeros escenarios en los que se exponen estas actitudes o frases de corte racista son los propios medios de comunicación, a través de los cuales, se proponen determinados estándares de belleza.

    Un ejemplo que deviene de esta circunstancia son frases —aparentemente inofensivas— alusivas al color de piel, tales como "no te pongas colores pasteles porque no te quedan por ser morena", "para ser negra eres muy guapa".

    Este tipo de frases, precisa Diana Pinacho, son una muestra de microrracismo "porque ahí estás dándole a entender a una persona que, a pesar de tener un color de piel oscuro, a pesar de tener un color de piel moreno, cumple con ciertas características que están muy basadas en un sistema de belleza hegemónico".

    Otro de los fenómenos que se presentan como actitudes microrracistas son aquellas que folclorizan al otro con frases como "todos los negros bailan súper bien", pues de este modo se hace referencia a que, "por ciertas características físicas, incluso se apela a este sentido biológico, la gente negra tendría que saber bailar".

    Por otra parte, la referencia a los aspectos biológicos que indican que el éxito de personas afrodescendientes en los deportes o en tareas que impliquen el uso de la fuerza se debe fundamentalmente a sus características físicas trae consigo otro tipo de violencias.

    Este tipo de aseveraciones, explica la integrante del colectivo Huella Negra, aparentemente no tienen ningún efecto; sin embargo, sí lo tienen cuando se sustenta la explotación de las personas afrodescendientes —que por lo regular es física— con base en sus características biológicas.

    ¿Qué hacer para evitar actos microrracistas?

    De acuerdo con Pinacho, uno de los primeros pasos para evitar este tipo de violencias invisibles —microrracistas— es la empatía y la disposición para escuchar al otro, pues de este modo nos daremos cuenta qué efecto tienen esas expresiones cotidianas de corte racista en aquel que las recibe.

    Además, sostiene que una de las primeras acciones debería ser cuestionarse a sí mismo con base en su contexto de privilegio; es decir, entender que al ser blanco o de un color de piel más claro tenemos una ventaja histórica.

    Posteriormente, es posible comenzar a escuchar al otro que sí ha sido víctima de este tipo de violencias o racismos. Esta situación, eventualmente, nos llevará a comprender, a empatizar, con la situación de vulnerabilidad en la que está el otro.

    Con base en estos aspectos, es indispensable comenzar a hacer cambios a nivel de discurso que estén orientados también a transformar todo nuestro sistema de prácticas que violentan la integridad de los otros.

    "Estamos debajo de todo un sistema [racismo estructural], entonces nosotros como población, nosotros como individuos, tenemos esta responsabilidad de empezar a dar un paso atrás y comenzar a escuchar a las personas que han sido atravesadas por violencias y racismos que posiblemente nosotros no podríamos entender, pero que evidentemente van dañando a una población y a una comunidad entera", concluyó.

     

    Etiquetas:
    racismo
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook