En directo
    Sociedad
    URL corto
    Por
    0 40
    Síguenos en

    Animal Crossing ha pasado de ser uno de los videojuegos más populares a escala global, a convertirse en una plataforma virtual de las protestas sociales que el confinamiento por la pandemia por COVID-19 parecía haber detenido.

    La pandemia por COVID-19 vino a interrumpir una serie de protestas sociales alrededor del mundo: desde Hong Kong hasta Santiago de Chile, miles de ciudadanos salieron a las calles para manifestarse contra sus gobiernos; pero, ante el riesgo de contagio, tuvieron que recluirse en sus hogares nuevamente. 

    Esta situación pudo haber silenciado las demandas sociales de cada uno estos movimientos sociales, pero la llegada del videojuego Animal Crossing: New Horizons de Nintendo —centrado en vivir en una idílica isla con animales que saben hablar— parece haber cambiado el panorama de las protestas sociales.

    Joshua Wong, una de las caras más visibles del Movimiento de las paraguas en 2014 —la ocupación pacífica del corazón de Hong Kong que duró 79 días y cuyo objetivo fue conseguir voto universal para la elección de sus dirigentes— , fue uno de los primeros activistas en usar Animal Crossing como una plataforma para continuar con las protestas.

    En abril, Wong explicó en una publicación de Twitter que la pandemia por COVID-19 había detenido las manifestaciones públicas por lo que estas continuarían en Animal Crossing. El tuit iba acompañado de una captura de pantalla de su isla en el juego, en la que se observa una pancarta con el mensaje: "Free Hong Kong, revolution now".

    Esta práctica parece haberse extendido a escala global, pues en diversos puntos del mundo se ha integrado a Animal Crossing a las formas de protesta: varios jugadores han comenzado a usar sus islas para simular manifestaciones en espacios físicos.

    Las protestas no se detienen: "marchan" por los feminicidios en México

    Las protestas masivas aumentaron anualmente en un promedio de 11,5% —entre 2009 y 2019—, en cuanto a "frecuencia, alcance y tamaño", según un informe del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS).

    El estudio del CSIS, que se realizó antes de la pandemia de COVID-19, también alertaba sobre la posibilidad de que la tendencia de protestas masivas fuera al alza por las constantes inestabilidades en los regímenes de cada país. 

    No obstante, a pesar de que esta ola de protestas masivas parece haberse detenido por el COVID-19, las manifestaciones han continuado su curso en el espacio virtual —como espejo de las congregaciones físicas—. 

    Uno de estos casos es México, en el que un grupo de jóvenes decidió realizar una marcha virtual para exigir justicia para Diana Carolina Raygoza Montes, una estudiante de la Universidad Autónoma de Nayarit, que fue asesinada al interior de su casa.

    Las creadoras de esta protesta virtual fueron Aura Molina, Karina Anaya, María José, Daniela Sánchez y Leex. Ninguna se conoce más allá de Facebook —donde se comunicaron por primera vez—, pero ya han participado en la primera marcha virtual contra la violencia de género en México.

    El motivo de la protesta, dijeron en conversación con Sputnik, fue la indignación que les causó el asesinato de Diana Raygoza y las restricciones para realizar manifestaciones de forma tradicional; por lo que, decidieron utilizar Animal Crossing por su popularidad y la posibilidad de poder simular una marcha tradicional.

    "Este [juego] permite personalizar la ropa y el entorno, por lo que es lo suficientemente flexible para esta causa [exigir justicia para Diana]; además, muchas personas hacen altares a sus familiares fallecidos y nadie lo ve como algo malo o de burla. Es una extensión de nuestro modo de vida actual", expuso María José.

    Uno de los aspectos más llamativos de las protestas tradicionales son los elementos simbólicos que las manifestantes suelen portar durante las marchas en los espacios públicos; además, de carteles con leyendas que expresan el motivo de la protesta.

    • Protestas contra el femicidio de Diana Carolina Raygoza Montes
      Protestas contra el femicidio de Diana Carolina Raygoza Montes
      © Foto : Captura de pantalla de Animal Crossing
    • Protestas contra el femicidio de Diana Carolina Raygoza Montes
      Protestas contra el femicidio de Diana Carolina Raygoza Montes
      © Foto : Captura de pantalla de Animal Crossing
    • Protestas contra el femicidio de Diana Carolina Raygoza Montes
      Protestas contra el femicidio de Diana Carolina Raygoza Montes
      © Foto : Captura de pantalla de Animal Crossing
    • Protestas contra el femicidio de Diana Carolina Raygoza Montes
      Protestas contra el femicidio de Diana Carolina Raygoza Montes
      © Foto : Captura de pantalla de Animal Crossing
    • Protestas contra el femicidio de Diana Carolina Raygoza Montes
      Protestas contra el femicidio de Diana Carolina Raygoza Montes
      © Foto : Captura de pantalla de Animal Crossing
    • Protestas contra el femicidio de Diana Carolina Raygoza Montes
      Protestas contra el femicidio de Diana Carolina Raygoza Montes
      © Foto : Captura de pantalla de Animal Crossing
    • Protestas contra el femicidio de Diana Carolina Raygoza Montes
      Protestas contra el femicidio de Diana Carolina Raygoza Montes
      © Foto : Captura de pantalla de Animal Crossing
    1 / 7
    © Foto : Captura de pantalla de Animal Crossing
    Protestas contra el femicidio de Diana Carolina Raygoza Montes

    "Utilizamos pancartas que muchas compañeras diseñaron con temática feminista. Muchas confeccionaron ropa, carteles exigiendo justicia. Estos elementos llamarían la atención de los medios y haría más fácil expresar lo que necesitamos expresar [alto a los feminicidios en México]", explicó Leex sobre los recursos simbólicos que incorporaron a la isla que crearon en Animal Crossing.

    Animal Crossing: el espejo de las protestas sociales

    Los discursos de protestas en los espacios digitales regularmente fungen como una plataforma de manifestación paralela a las protestas tradicionales —las congregaciones masivas—, pero la pandemia de COVID-19 parece haber reconfigurado el panorama de los movimientos sociales.

    De acuerdo con Ángel Garfias, experto en investigación sobre videojuegos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la crisis sanitaria que ocasionó el COVID-19 adelantó la era digital a nuestra vida cotidiana de diversos modos, uno de ellos es la recreación de protestas en los videojuegos.

    "La participación política, en este caso mediante Animal Crossing, es súper importante, pues estás ocupando espacios que tradicionalmente no están hechos para eso. Yo creo que Animal Crossing no advirtió el poder que podía tener este videojuego en la visibilización política; entonces, es una forma disruptiva de ocupar las redes", dijo a Sputnik, Luis Josué Lugo Sánchez, maestro en comunicación política por la UNAM.

    Por otro lado, precisa que este tipo de manifestaciones se suma al amplio repertorio de acciones colectivas —marchas, toma de plazas, fanzines, entre otras— que se generan con regularidad alrededor de la demanda política que dirige el motivo de la protesta en cuestión.

    "Aquí lo interesantísimo es que sumamos al repertorio de acciones, prácticas como la de los videojuegos. (…) Ante el cierre del espacio político tradicional, la imaginación se activa, la imaginación de activistas por temas como el de [la violencia de] género, empiezan a ocupar un videojuego como una forma de movilización", agregó.

    Por otro lado, explica que en una investigación que se realiza actualmente en la UNAM se ha detectado que, dentro de los sectores juveniles, ya no hay una disociación entre el mundo online y offline; en consecuencia, la realidad virtual funciona como una especie de espejo de la realidad del mundo exterior.

    "En Animal Crossing generalmente se trata de recrear nuestras realidades —hay gente que hace tumbas a sus seres queridos fallecidos—, así que lo que intentamos fue reconstruir lo que hacíamos en la vida cotidiana antes del encierro", añadió Aura Molina, una de las creadoras de la manifestación virtual por el asesinato de Diana Raygoza.

    Manifestaciones complementarias: el caso de George Floyd

    La pandemia parecía haber cambiado la lógica de las protestas sociales, trasladándolas, por el momento, a los espacios virtuales; sin embargo, la muerte de George Floyd —un ciudadano afrodescendiente de EEUU— después de ser sometido por un policía de Minneapolis ha retornado a los manifestantes a los espacios públicos.

    Esta semana, miles de ciudadanos estadounidenses han salido a las calles a exigir justicia por la muerte de George Floyd, bajo la consigna Black Lives Matter, con lo cual se pone en evidencia que las protestas tradicionales —con conglomeraciones en el espacio público— no desaparecerán.

    Sin embargo, llama la atención cómo se continúan ocupando espacios virtuales para llevar a cabo manifestaciones como espejo de las protestas que ocurren afuera: en las calles de Estados Unidos.

    Un usuario de Twitter subió una captura de pantalla de su isla en Animal Crossing, en la que aparece su avatar —una creación virtual de sí mismo— portando una camiseta con la leyenda Black Lives Matter.

    Este fenómeno se debe, según Lugo Sánchez, a que el espacio virtual y el espacio físico actúan como agentes que se complementan entre sí; es decir, la protesta virtual —en la realidad online— se convierte en un complemento de las protestas en los espacios públicos tradicionales —en el mundo offline—.

    Etiquetas:
    Hong Kong, México, videojuegos, protestas
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook