En directo
    Sociedad
    URL corto
    0 50
    Síguenos en

    La extradición desde Brasil a Argentina del represor acusado de participar en el secuestro de Rodolfo Walsh, hizo aflorar recuerdos de la singular vida y trayectoria profesional de aquel escritor, periodista y militante argentino. Han pasado más de 43 años de su secuestro y fusilamiento, pero continúa intacta la memoria y la búsqueda de justicia.

    Rodolfo Walsh nació en Lamarque, Río Negro, Argentina, el 9 de enero de 1927, era descendiente de irlandeses. Con 14 años empezó la secundaria en Buenos Aires, y con 29 años encaró una investigación que develaría parte de la historia argentina y marcaría un hito en el periodismo latinoamericano. 

    Estaba jugando al ajedrez en el club Capablanca de La Plata, cuando un hombre se le acercó y le dijo: "hay un fusilado que vive". Walsh, que era militante de Montoneros y para entonces ya se dedicaba al periodismo y afines, no perdió la oportunidad de concertar una entrevista: se trataba de uno de los sobrevivientes del fusilamiento clandestino cometido por las fuerzas represivas contra un grupo de peronistas el 9 de junio de 1956. 

    Ese día en varios puntos del país se desató una rebelión armada conformada por civiles y militares peronistas. En Vicente López, uno de los partidos de la provincia de Buenos Aires, un grupo de siete vecinos jugaba a las cartas y escuchaba la radio mientras esperaban la revuelta, cuando llegó la Policía y los detuvieron. Los encarcelaron en la comisaría de San Martín, pero pronto los llevaron a los basurales de José León Suárez para fusilarlos. Sobrevivieron dos, Juan Carlos Livraga y Horacio Di Chiano. 

    Un año después, Walsh publicó Operación Masacre, un libro en el que narró lo que sucedió esa noche; hasta ese momento desconocido por la opinión pública. "Esta es la historia que escribo en caliente y de un tirón, para que no me ganen de mano, pero que después se me va arrugando día a día en un bolsillo porque la paseo por todo Buenos Aires y nadie me la quiere publicar y casi ni enterarse", escribió.

    La primera publicación sobre el tema la hizo en un pequeño diario nacionalista, Revolución Nacional, después en la revista Mayoría, y al fin, después de junio, publicó el libro, con el subtítulo "un proceso que no ha clausurado", en Ediciones Sigla. Quince años después, en filmación clandestina y militante, la historia fue llevada al cine.

    Walsh había sido oficinista de un frigorífico, obrero, bachero, vendedor de antigüedades y limpiador de ventanas. A los 17, había comenzado a trabajar como corrector en una editorial, donde posiblemente conociera su vocación de periodista y escritor. La inigualable investigación periodística plasmada en Operación Masacre sirvió como precursor del Periodismo Narrativo o Novela Testimonio. Su obra recorre el género policial, periodístico y testimonial, con libros que alcanzaron gran difusión y buena crítica, como Quién mató a Rosendo (1969). 

    Etiquetas:
    Rodolfo Walsh, periodismo
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook